cosmonauta uruguayoYuri lleva 164.800 votos para llegar a Marte

El uruguayo anotado para viajar recibió el apoyo de la delegación uruguaya en la Antártida

0

Desde que se anotó para viajar a Marte y ser uno de los primeros cuatro colonos del planeta rojo, Yuri López acumuló 164.800 votos en esta primera instancia en que se compite por popularidad y a la vez calidad del voto. En este ultimo ítem, Yuri va tercero entre las cerca de cien mil personas que se anotaron. Si bien hay japoneses que tiene millones de votos cada votante pone un puntuación de uno a cinco y en esa calificación Yuri está bien posicionado. Esta primera fase de la selección, es decir esta instancia de votación, termina el 31 de agosto. Si todo se concretara el viaje se realizaría en 2023, cuando Yuri tenga 37 años. Ahora se sumaron a su campaña, pidiendo al mundo que votaran por él, nada menos que la delegación uruguaya en la Antártida y  Nobuo Uematsu (compositor de Final Fantasy y una eminencia mundial en videojuegos) y Arnie Roth, director de orquesta ganador de un Emmy. Yuri ya es conocido y no pasa desapercibido en la calle. “Me reconocen y me gritan ‘vamo arriba marciano’ y cosas por el estilo”, contó en diálogo con LA REPÚBLICA.

Cuando se enteró de esta especie de certamen a través de foros, la decisión de anotarse de Yuri fue instantanéa. “Cuando vi que podía anotarme saltaba de alegría. Nunca lo dudé ni un momento, nací para esto, es algo que me apasiona desde siempre”, contó. Pero lógicamente el viaje a Marte, que duraría unos siete meses, no tiene retorno y es de difícil asimilación para sus familiares. “Ellos me comprenden pero no quieren que vaya, están esperando que no salga seleccionado”, comentó Yuri que trabaja en una multinacional, donde ha tenido mucho apoyo de compañeros y hasta de su jefe que le pagó la suscripción para competir por ser uno de los astronautas.

Pero el viaje no es lo más complicado. Marte es sumamente hostil para la vida humana y basta con imaginarse que tiene temperaturas menores de 50 grados, tormentas de polvo rojo que alcanzan los 40 kilómetros de alto, un nivel de oxígeno casi inexistente y tal vez lo peor sea la facilidad con que la atmósfera de Marte es atravesada por los rayos ultravioletas del Sol, miles de veces más dañinos que lo que pasa aquí en la Tierra. Los colonos saldrían en una nave que luego se dividiría en cuatro naves individuales las que al llegar a Marte se transformarían en las casitas de cada uno.

“Durante los ocho años que lleva la selección está previsto que se adquieran habilidades para ser astronauta. Hay una segunda ronda con exámenes psicofísicos y médicos. Quedan 40 personas y se hace una competición para ver quiénes son los cuatro primeros. En estos dos primeros años mandarán un  satélite y luego otros para buscar el mejor lugar para la colonia. Cuando se llegue ya habrá instalada una huerta orgánica y una tonelada de suplementos alimenticios. Está previsto que cada dos años lleguen cuatro colonos más. Esto no es ir a morir a Marte es crear una colonia”, explicó Yuri que se prepara con todo, tanto físicamente como leyendo todo lo que llegue a sus manos sobre ese planeta que quiere colonizar, a 55 millones de kilómetros de la Tierra.

No se puede regresar del planeta rojo

No se puede regresar de Marte no solo porque no hay plataforma para salir, no se puede volver por el cambio de atmósfera. En la atmósfera terrestre hay una gravedad mucho mayor que la de Marte. En el viaje de siete meses el astronauta se somete a la gravedad cero que hay entre nuestra atmósfera y la de Marte, en esas circunstancias los huesos se empiezan a expandir con la masa. Al estar muy expuesto a esto, si se intentara regresar a la atmósfera terrestre, pasaría que los huesos humanos colapsarían como si se tuviera una feroz osteoporosis”, explicó Yuri.

Se llaman Fobos y Deimos las lunas que tiene Marte, que van a distintas velocidades: una da la vuelta cada siete horas y la otra, cada treinta. Fobos, la más grande, se encuentra tan cerca del planeta que está cayendo lentamente hacia él; dentro de unos 50 o 100 millones de años (otra posibilidad es que se desintegre formando anillos). Otro espectáculo recurrente, que a veces surca todo el planeta como una gran nube roja de 40 km de altura durante varios meses, son las tormentas de polvo.

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.