¿Y cuándo se va Trump?

3 351

 

Al parecer, los republicanos no quieren pagar los platos rotos por haber ascendido a Donald Trump a la Presidencia de la República, por ello, le dejan la faena al Partido Demócrata, que seguramente se levantará con la mayoría del Congreso en noviembre. Sin embargo, día tras día los conflictos aumentan y el país se agrieta más, exhibiendo una insoslayable fracción que nos hace recordar la verdad de fondo: EEUU nació dividido y sin nombre.

Es muy difícil comprender cómo la nación que se autodenomina el país más democrático del planeta, sostiene a un autócrata ocupado en eliminar todos los acuerdos que EEUU mantiene con el mundo y en consecuencia, bombardea la estructura política-económica que lo mantienena la cabeza del capitalismo mundial y al dólar como la divisa planetaria.

Al parecer, Trump está convencido que debe pisar fuerte al estilo empresarial donde solamente manda el dueño. En esta línea, agudiza un grave problema, el replanteamiento de la relación con la Unión Europea, su aliado histórico debido a que dejó de ser confiable (Angela Merkel, dixit). No hablamos de un rompimiento, los políticos más sesudos saben que el tsunami del “fajador” pasará y le corresponderá a otros enmendar aquello que descompuso.

En relación a lo anterior, el “coloso del norte” sigue dividiéndose y la mayoría acusa un repudio insoslayable por el magnate fácil de comprender. A casi dos años de gobierno, su gestión se reduce a deshacer lo que Obama levantó, bajar los impuestos que a mediano plazo solamente beneficiará a los más ricos, perseguir y criminalizar a los migrantes (cuando está casado con una), asimismo, se encargó de insultar a todos los discrepantes: Estados, instituciones, personalidades, deportistas, periodistas, científicos, artistas, intelectuales. Es tanta su ineptitud como gobernante que proclamó un hecho inverosímil: a su parecer, si las conclusiones del fiscal Müeller (rusiagate) le son adversas, él retiene la potestad de autoindultarse. O lo que es lo mismo, recusar las leyes.

Su guerra comercial es un desatino que resalta su aversión por la historia y los procesos económicos globales. Grita desaforado que debe haber reciprocidad en el comercio internacional, esto es, déficit cero en la balanza de pagos, empero, cuando se vive en un mundo con distintas capacidades productivas, se puede exigir poco una reciprocidad al cien por ciento. Peor, cuando muchas de las compañías norteamericanas laboran en el extranjero enfocados en vender su manufactura en el mercado estadounidense. En el caso mexicano es claro que lo exportado a EEUU, fuera del petróleo, son mercancías de aquellas transnacionales que anclaron en territorio azteca para aumentar sus cuotas exportadoras hacia el gran mercado allende el río Bravo. Además, buena parte de lo que México compra a EEUU, además de alimento y gasolinas, son partes y bienes intermedios necesarios en la producción de esas transnacionales. El TLC es un gran negocio que beneficia a las corporaciones pero jamás a los mexicanos que aportan mano de obra casi esclava, salvo algunas excepciones.

Otra de las pugnas abiertas, es el apoyo irrestricto a Israel en el conflicto del Cercano Oriente. Trump le ha firmado un cheque en blanco al sionismo y gracias a este sostén, Netanyahu embiste a los palestinos que han perdido el 70% de su territorio en los últimos setenta años. Otro tanto lo hace en oposición a Siria argumentando que ataca a las huestes solidarias iraníes y en cuanto subcontinente, a Irán mismo. La lógica política indica que los bombardeos israelíes en las cercanías de Damasco es casus belli, incrementado la tensión entre los dos países. Por un lado, EEUU fue conminado a abandonar Siria dado que intenta sesionarlo creando una Siria kurda y por otro, la estrella de David se hace fuerte en los Altos de Golán luego que Trump lo reconoció como israelí un territorio que ocupan ilegalmente. De este modo, lo oculto detrás de la victoria sobre el EI/ISIS es una nueva conflagración que pone en aprietos a Rusia, aliado insustituible del país agraviado.

Asimismo, la guerra contra Irán es imposible operarla sin involucrar a un tercero ubicado en el golfo Pérsico.En solitario, la única salida sería lanzar misiles ICBM (¿atómicos?) desde Israel a las ciudades más importantes. Por tanto, las bravuconadas pueden derivar en algo más aterrador, lo que lo instigadores propalan con la intensión de atemorizar a sus vecinos y robarles sus tierras bocado a bocado, hecho testimoniado en Cisjordania.

Y si faltaba la cereza del pastel, entre los logros del gran estadista neoyorquino tenemos la reunión de Trump con el presidente-heredero de Corea del Norte, una bufonada que procura un relumbrón sin repercusiones ciertas. En verdad se juntaron para la foto. Solamente ellos ganaron: el norcoreano consiguió el reconocimiento de EEUU y Trump levantó una falsa presea(a convertirse en premio Nobel) que significaprácticamente nada en el teatro político internacional. Su conducta zigzagueante le permite reventar cualquier acuerdo pretérito, igual a un niño jugando con un “mecano”. No obstante lo usará como demostración de su destreza en relaciones internacionales en días en que resquebraja su histórica alianza con Europa y apoya el retorno de la derecha cerril en América Latina.

El primer resultado del ¿exitoso? encuentro (léase, la foto), Mr. T. desató una guerra comercial contra China, la que el gran dragón respondió en los mismos términos. Es imperativo traer a colación que en el capitalismo, toda guerra armada comienza con un choque económico.

Ante tanto desbarajuste, los republicanos meten la cabeza en la tierra y los demócratas esperan noviembre jugando solitarios, en tanto, el badman sigue destrozando la paz mundial. Su más reciente locura es el “enjaulamiento” de los niños migrantes separados de sus padres. Una medida que mereció la repulsa mundial. En respuesta, el presidente norteamericano ordenó a su embajadora, Nikki Haley, abandonar la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

 

También podría gustarte
3 Comentarios
  1. alejandro Morales dice
    Ni en un manicomio hay tipos tan incoherentes
  2. Davis dice
    Primero que nada la culpa comienza en su pueblo que vota cualquiera que le dé el convencimiento de que mantendrá su inmenso egoísmo de mantener su status de vida. Aunque después sea todo una fantochada y ya llegan a 60 millones de pobres.
  3. juliomaciel dice
    la mejor democracia del mundo ??? donde gana quien menos votos saco ??? unos 300 mil menos que gilary , hay votos que valen 1 una unidad y otros valen 0,9 en eeuu la tal democracia amiga de gobiernos dictadores afines a ellos y enemigos de dictadores detractores no jodan

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.