Ximena Torres: “Pensamos que el uruguayo consume solamente asado”

0 1.189

Ella sin dudas tiene incorporado en sus genes el don de preparar platos exquisitos. Su abuelo fue el fundador de la reconocida confitería Carrera y para no quedar atrás, sigue los pasos de su familia al haber emprendido sus propios locales de “La  Dulcería” en el barrio Pocitos y en breve en el Mercado Agrícola de Montevideo (MAM). La cocinera, empresaria y comunicadora Ximena Torres en diálogo con República Radio en programa especial transmitido desde el MAM se somete a las 10 preguntas para contarnos sobre su formación como cocinera y otras áreas académicas, su experiencia escribiendo libros, como ve la gastronomía uruguaya actualmente y mucho más. 1- ¿Cómo nace Ximena Torres cocinera?, ¿cómo nace el amor por la cocina? La cocinera nace conmigo misma, porque desde que tengo memoria recuerdo que quiero ser cocinera, me crié entre las cocinas. Toda la familia por parte de mi mamá son catalanes, vinieron desde Barcelona en épocas muy difíciles y se instalaron en la gastronomía uruguaya. Mi abuelo fue el fundador de la confitería Carrera, es algo que viene en mis genes, sin embargo me preparé en muchas cosas. Estudié Comunicación Social, también me licencié en la Facultad de Química para ser sommelier, estudié Bellas Artes, hice de todo un poco en ese intento de dar la mejor versión de uno mismo. Pero, lo de cocinera fue algo muy nato y todo lo demás se fue agregando para poder transformarme en emprendedora y empresaria. 2- Sos multifacética, también escribiste libros, contame sobre eso. Si tengo 2 libros y también unos coleccionables en mi haber; el primero fue “Recetas para contar” y después con Manuela Da Silveira en coautoría hicimos “Comer y reír”. Los libros siempre son una partecita del corazón de uno, que lo plasmas en papel y no hay nada más lindo que verlos curtidos y usados. Yo siempre digo que no los dejen en la biblioteca, si tienen mi libro métanlo en la cocina, ensúcienlo, márquenlo, que tenga esas manchas de honor. Incluso que se animen a cambiar las recetas, si hay un pastel de boniato y no tenés boniato, cámbialo por zapallos o por papas, anótalo para acordártelo la próxima vez y hace tu propia receta. 3- En base a tu experiencia, ¿cómo ves la gastronomía uruguaya? Tenemos una identidad que muchas veces nos olvidamos y pensamos que el uruguayo consume solamente asado o carne. Si te pones a recordar esos platos que te llevan a tu infancia, decís esto lo comía en la casa de mi abuela o esto lo preparaba mamá. Tenemos una identidad clarísima de un zapallito relleno, que no se prepara en ningún otro lado que no sea en nuestras casas, un pastel de carne, una milanesa napolitana, que si vas a Milán no te la preparan, es muy uruguayo y también todas las comidas de olla. 4- ¿Qué te ha sorprendido de la gastronomía extranjera, que tal vez lo hayas incorporado a tus recetas?     Yo soy fanática de las especias, las consumo mucho, en “La vuelta al plato” el año pasado con Pablo (Silvera) estuvimos metiéndonos mucho en la cocina del Medio Oriente, eso me apasiona mucho. Yo cuando viajo, la mitad de la maleta son especias, porque no hay nada más lindo que traerte algo y poderlo reproducir acá e incorporárselo a tu gente. 5- ¿Qué le dirías a los jóvenes que se quieren dedicar a la gastronomía? Siempre en mis redes, en mis libros, en los programas, mi inspiración y lo que intento desde que estoy en los medios; es esa evangelización hacia lo casero.De tomarse ese  tiempito para estar en la cocina. Porque la realidad es que la gastronomía en un momento se proceso tanto, se ha industrializado tanto que nos acostumbramos de alguna manera a algo que esta muy mal, que es a no consumir productos frescos. Nos acostumbramos a que si comemos algo que procede de otro país  o que estuvo embasado hace tres meses este bien y no nos ponemos a pensar que ese producto para durar tanto tiene un montón de conservantes , no es fresco y pierde muchas propiedades . Por eso hay que volver a tomarse ese tiempito de estar en la cocina y no tomarlo como una tarea tediosa, sino como parte natural de la vida, preparar tu alimento, para alimentarte a ti y a tu familia. 6- Justamente, ¿qué le decís a quienes dicen “no tengo tiempo para cocinar”? Pero si tienen tiempo para Facebook y para Twitter, yo creo que el tiempo se puede hacer, eso es un mito. Te das cuenta cuando ves las ventajas que te da, no solo a nivel de sabor, sino de salud, y emocional. Por ejemplo, cuando la casa tiene olor a comida, el que este la mamá o el papá en la cocina y este el hijo ayudando a revolver, esa actividad que ocurre alrededor de la cocina soy una creyente de que es incomparable. Son esos recuerdos que después van quedando en la memoria de uno y son esos recuerdos felices que luego los queres reproducir, para volverlos a vivir. 7- ¿Recuerdas algún consejo de tu familia, que tengas como bandera a la hora de tus emprendimientos? Mi abuelo siempre decía que con la calidad no se machetea, hablando de la cocina, pero también del trabajo en general. Que uno puede sacrificar muchas cosas pero nunca la calidad del trabajo. 8- ¿Cómo es un día en la vida de Ximena Torres? Arranca muy temprano y termina muy tarde, no tengo ningún día igual al otro. Me despierto con Juan Jacinto (hijo), luego voy a mi planta de elaboración donde realizamos todo para las dulcerías y también las barras de cereales que están en otras tiendas. Durante el año vengo al MAM a grabar “La vuelta al plato”, que vuelve este año después del Mundial. Pero por lo general estoy en las dulcerías, tenemos una en Pocitos y en breve estaremos abriendo en el MAM. 9- ¿Cuándo va estar disponible La dulcería de Ximena Torres para el público en el MAM? Estamos en obra aún, de hecho yo estoy acá y en un ratito me voy a ver cómo viene todo. En unas semanas vamos a estar abriendo, a partir de abril van a poder disfrutar de nuestros dulces en el MAM. 10- ¿Qué es lo que no puede faltar en tus dulcerías?       Los muffins que gustan mucho, después la torta Piedra que es una torta que yo hago desde los 9 años, que la hacia mi mamá y los amigos se la pedían mucho siempre que venían a casa y un día me dio la receta a mí y me dijo: “a partir de ahora hacela vos”.  Empecé a venderla, a pasar papelitos debajo de las puertas de los vecinos y me la empezaron a encargar y hasta el día de hoy es la torta que más se vende en la dulcería.                          

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.