Volvió a tropezar: Peñarol ganó 1 de sus últimos 5 partidos

Defensor estuvo dos veces en desventaja y terminó empatando en el Franzini.

1 119

Peñarol se fue del Franzini habiendo ganado 1 de sus últimos 5 partidos: empató con Progreso y Defensor, le ganó a Danubio y perdió los dos ante Fluminense.

Sin embargo, el 2-2 ante los violetas no fue del todo malo. No solo porque en algún momento pareció que lo perdía, sino también porque el punto conseguido le permite seguir 5 puntos arriba de Nacional en la Anual.

Eso sí, ya no está solo en la cima del Grupo A del Intermedio: lo acompaña River, que aparece segundo por tener peor diferencia de goles.

Todo controlado

Peñarol hizo que el primer tiempo se jugara en las condiciones que más le convenían, prueba irrefutable de que el dominio fue suyo.

El del «Memo» fue el equipo que creó más chances, y su dispositivo defensivo mantuvo a raya el peligro prácticamente todo el tiempo.

Un par de líneas compactas esperaban cada ataque de Defensor, que se topaba con un muro al que no podía encontrarle grietas, lo que lo llevaba a probar de larga distancia (un tiro de Boggio de esas características fue una de sus pocas aproximaciones).

En contrapartida, el aurinegro parecía no necesitar exigirse demasiado para poner nerviosa a la defensa rival. Ya a los 6’ se puso 1-0: Canobbio tiró el corner, Acevedo la cabeceó y Formiliano cambió la ruta de la pelota, que terminó en el ángulo ante la mirada de una defensa que perdió las referencias y regaló valiosos espacios.

No fueron las únicas: dos pestañeos después del gol, Lores casi pone el 2-0 con un tiro combado que se fue alto; algo más tarde, Canobbio estrelló un tiro en el palo.

No puede haber sido una sorpresa para nadie que Peñarol se fuera al vestuario del Franzini en ventaja.

Lleno de emoción

El partido se tiñó de violeta desde el amanecer del complemento, cuando Rabuñal ganó por las alturas y transformó el preciso centro de Boggio en el 1-1.

Ese gol cambió completamente el mapa del partido. Toda la naturalidad con que fluía el fútbol aurinegro en la primera mitad pareció quedarse en el vestuario, porque no daba tres pases seguidos.

Mientras, Defensor disfrutaba su mejor momento. Llegaba con mucha gente en ataque, manejaba la pelota con criterio y se imponía en la batalla que siempre se libra en el mediocampo.

El «tuerto» generó tres chances claras al hilo, pero Dawson ahogó los gritos de Pavone, López y Rabuñal.

Pero, muchas veces, la lógica no tiene cabida en el fútbol. Cuando peor jugaba, Peñarol se puso en ventaja: Canobbio trepó por la izquierda y se la dio a Rojas, quien metió un centro que Viatri convirtió en golazo con un cabezazo potente y al ángulo.

La ventaja no duró mucho, porque Peñarol demostró que no era su noche en la marca de la pelota quieta, cuando Menosse apareció como había hecho Formiliano en el primer tiempo para poner el 2-2, que llegó poco después de la expulsión de Canobbio.

Durante los últimos minutos, Peñarol se apropió de la pelota y pasó instalado en campo enemigo. Tuvo chances de ganarlo (un cabezazo de Viatri en la hora hizo que Fuentes se mandara la atajada del partido), pero el empate seguía con vida cuando Matonte pitó el final.

También podría gustarte
1 comentario
  1. alfredo alsamendi dice
    Muy buen partido. Peñarol no perdió dos puntos: ganó uno. No está mal, sobre todo teniendo en cuenta que sus escoltas no ganaron. Nachoio Rissso siguear (aún le falta, es obvio) amalgamando algunos veteranos con pibes de las formativas. El resultado parece promisorio.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.