#OpiniónVolveremos al modelo liberal y concentrador? Algunas reflexiones sobre lo que viene

3 561

EL MODELO LIBERAL Y CONCENTRADOR

La década de los 90 consolido un modelo económico y social cuya génesis estuvo en el Plan Nacional de Desarrollo impulsado durante los años 70.

La base de ese modelo se sustentaba en las recomendaciones que, para los países «subdesarrollados» (dependientes llamaremos nosotros), definían los organismos internacionales de créditos y los países desarrollados (dominantes llamaremos nosotros). Dichas recomendaciones fueron sistematizadas en los que se conoció en 1989 como el Consenso de Washington . Sus principales ejes eran la liberalización reduciendo al máximo las regulaciones estatales en la economía, la apertura irrestricta y sin condicionamientos y la privatización de los servicios públicos.

Uruguay ya había iniciado ese proceso en los 70 con la liberalización financiera, la liberalización de los precios de bienes y servicios, todo ello acompañado de una profunda concentración de los ingresos. Los años 90 completaron ese proceso con la liberalización irrestricta del comercio exterior, la desregulación del mercado de trabajo, la reducción de las principales regulaciones en varios servicios sociales como por ejemplo salud y vivienda, y un proceso parcial de reducción de la acción de las empresas públicas. (parcial pues la venta de ellas fue aprobado por el parlamento y derogado por un plebiscito popular).

Se consolidó así un modelo liberal y aperturista por su concepción y concentrador y excluyente por sus impactos, que hemos denominado modelo LACE.

EL MODELO REGULADOR Y DISTRIBUTIVO

La gran tarea de los últimos 15 años fue desmontar esa visión liberal, dando al estado un papel relevante en la regulación de los procesos económicos y sociales y revertir los procesos de concentración y exclusión, dando al Estado igualmente un rol relevante en los procesos de distribución del ingreso y de inclusión social.

Hemos escrito mucho sobre esto; tan solo resumo ejemplos relevantes. Para el primer objetivo la reglamentación de la ley de inversiones, la nueva ley de educación, la reforma del sistema de salud, entre otros. Para el segundo objetivo, el restablecimiento de los consejos de salarios acompañados de una política activa del Estado para aumentar los salarios, en particular los más bajos, otra vez la reforma de la salud, la reforma tributaria, las políticas de inclusión del MIDES, entre otras.

Todo ello dio como resultado una mejora en la igualdad y al mismo tiempo una política pública alineada con esos objetivos y con la clara intención de generar equilibrios de poder que las relaciones de mercado agudizan en favor de los sectores más concentrados, tanto entre capitalistas y trabajadores, como al interior de la competencia entre empresas.

Y esta política fue posible por la concepción de economía política que primó en la gestión pública.

Y en esa concepción estuvo ligada a la visión de gasto público en la que por un lado se dio prioridad al gasto social y por otro se apuntó a un crecimiento del gasto sustentado en ingresos públicos y en una estrategia sostenible de endeudamiento público.

Y fue así que a fines de 2011 en un contexto de reformas y profundización de las políticas de inclusión social se decidió aumentar el gasto social con orientaciones bien específicas y programas definidos, como Jóvenes en Red, Uruguay Crece Contigo, Cercanías, modificaciones sustantivas en los programas de transferencias monetarias, la creación del programa de asistentes personales para personas con discapacidad (antecedente central del sistema de cuidados creado en 2015) y un aumento adicional al del presupuesto en el gasto educativo.

Ello impactó de manera relevante en el gasto social de 2012 a 2014 y fue financiado por una sostenible política de deuda pública. A esto hay que sumarle un relevante refuerzo presupuestal para el Ministerio de Vivienda para ampliar la construcción de 4 mil viviendas cooperativas.

Y al mismo tiempo hubo un aumento de la inversión pública que llevó al ratío Inversión Pública sobre PBI más alto de la historia del país, con un promedio en la década del 4,2% del PBI, creando obras claves para el Uruguay productivo, como la conexión energética con Brasil, la fibra óptica, la mejora de los muelles de los puertos y la desulfurizadora.

Esta y no otra es la explicación del aumento del gasto público y por ende del resultado fiscal culminado 2014.

QUE NOS ESPERA EN EL FUTURO?

Como hemos dicho la política pública del próximo quinquenio va a tener tres definiciones centrales: La ley de Urgente Consideración. La ley de Presupuesto y las pautas del poder Ejecutivo para la negociación salarial de este año 2020.

La ley de urgente consideración ya conocemos una primera propuesta a consideración de la coalición multicolor y tenemos algunas pistas dadas sobre todo en la campaña y en el documento de compromiso de dicha coalición. Sobre esas bases comenzaremos a analizar el futuro.

La ley, que es aun un proyecto ya da muchas pistas que iremos analizando en el correr de estas columnas.

Queremos a cuenta de ello adelantar una visión primaria cuyo fundamento es que el carácter liberal y concentrador se expresa en esta ley.

¿Por que decimos esto?

Primero porque se impulsa un regla fiscal que limita el aumento anual del gasto y quita flexibilidad para atender necesidades sociales relevantes. Cin ella no hubiéramos creado 2012 Jóvenes en Red ni Uruguay crece contigo ni el programa de asistente personales, etc.

El concepto de balance estructural y de crecimiento potencial de la economía planteados como ejes para esta regla no podemos considerarlos temas neutros y son parte de la economía política.

Sobre este punto particularmente ahondaremos en próximas notas.

Pero afirmamos que en realidad se la piensa como una estrategia de contener el gasto público.

Segundo porque la eliminar la obligatoriedad del pago de salarios y honorarios por inclusión financiera así como grandes pagos, abre el camino a la reducción de la transparencia por un lado y a impactar sobre los mas débiles. Otra vez el rol del estado para equilibrar poder se reduce para beneficiar a los más poderosos.

Tercero porque abre un amplio espectro de limitaciones a las empresas públicas, dando mayor poder a los organismos reguladores y en particular insiste con la derogación del monopolio de importación y refinación de ANCAP que claramente pone en peligro la empresa pública. También sobre esto profundizaremos en notas posteriores y sobre esto también el debate se centra entre una supuesta economía técnica que pretende dar fundamento a una visión empresarial de estas empresas con una visión de economía política.

En síntesis, y más allá de la versión final y del desarrollo en profundidad de cada punto que iremos desarrollando la primera visión nos da pautas de identidad con el modelo LACE (liberal aperturista concentrador y excluyente).

Otro tema que quiero insistir en este debate sobre nuestro futuro es la repetida frase de: Hay que ser cauteloso en la política salarial para no afectar el empleo».

Esta frase de orientación neoclásica traslada la contradicción capital – trabajo al ámbito de unos trabajadores contra otros, no presenta evidencia empírica de que el problema del empleo obedece a los salarios. De hechos en los dos últimos años el salario real creció 1,44 promedio y si comparamos diciembre de 2019 con diciembre de 2017 no creció y sin embargo el empleo no se reactivó.

Por ello, y a espera de cual será la pauta salarial para la ronda de consejo de salarios, advertimos sobre esta insistencia y la de vincular el aumento salarial a la productividad.

En síntesis vemos con preocupación el futuro.

También podría gustarte
3 Comentarios
  1. RICOTERO dice
    SI ES EL MODELO QUE SOPORTAMOS DESDE SIEMPRE O VIVIMOS EN EL SOVIET
  2. Alvaro dice
    Convengamos que si vamos a hablar de modelo de concentración de recursos el FA no sale muy bien parado que digamos; nunca cerraron tantos establecimientos rurales como en estos 15 años (sobretodo pequeños productores). Y en lo que hace a las empresas públicas, el FA hace gárgaras con su defensa pero en estos 15 años de mayorias parlamentarias mantuvo casi todas las privatizaciones de los rosados, a saber; reforma del puerto, desmonopolizacion del BSE, reforma de la UTE de 1997, mantuvieron 2 empresas de telefonia celular en manos privadas, las AFAPS, etc, etc. Lo unico que reestatizaron fue la Compañía del Gas porque Petrobras se quería ir desesperadamente. Como será la cosa que el FA prefirió cerrar Pluna antes que reestatizarla. Como dije, muchas gárgaras defendiendo las EEPP cuando eran oposición pero a la hora de gobernar mantuvieron las reformas de los rosados. Se ve que no eran tan malas despues de todo…..
  3. Pedro de la Heroica dice
    A este pais no es el modelo socialista ni el liberal lo que lo mantiene sumergido en la miseria.. es el modelo del embudo centralista, de ciudad estado Mesopotamica todopoderosa que esquilma al resto para pagar pensiones, empleo públicos y mantener monopolios obsoletos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.