Rodrigo Amaral dijo ser "el hombre más feliz del mundo por estar en mi club"“Volver a Nacional es una revancha y un gran desafío para mí”

1 403

Rodrigo Amaral no ocultó su felicidad por volver a Nacional durante su presentación como flamante incorporación tricolor. El habilidoso atacante de 21 años llegó a préstamo desde Racing de Avellaneda, que lo cedió por un año sin costo.

“Soy el hombre más feliz del mundo por estar en mi club, el club que amo”, dijo en Los Céspedes el jugador, que luce un físico mucho más estilizado que hace algunos años, cuando su sobrepeso motivó diversas críticas.

Además, Amaral se disculpó por su polémica salida a mediados de 2017, que incluyó un publicitado enfrentamiento entre Daniel Fonseca (empresario con el que cortó relaciones a inicios de 2018) y la dirigencia tricolor de entonces, encabezada por José Luis Rodríguez.

“A los hinchas de Nacional les pido disculpas por la forma en que me fui, y les agradezco los mensajes de aliento que muchos me hicieron llegar al confirmarse mi vuelta. Les voy a demostrar en la cancha porqué volví”, dijo.

“Es un gran desafío”

Acompañando por José Decurnex y otros miembros de la directiva, y ya ataviado con el uniforme que lucirá durante todo 2019, Rodrigo Amaral ofreció una conferencia de prensa desde una de las canchas de Los Céspedes.

“La verdad que volver a Nacional es una revancha para mí, un gran desafío. Estoy acá para demostrar, ese es el primer desafío”, sostuvo, antes de contar una aspiración nacional de todos los que patean una pelota: “Y después, claro, todo futbolista tiene la ilusión de vestir la camiseta de la selección en algún momento”.

Luego, dijo que aún no se encontró cara a cara con Eduardo Domínguez, pero sí mantuvo una charla telefónica con él: “Hablé con Domínguez, me llamó por teléfono. Me explicó lo que viene a hacer en Nacional, y yo le conté de mis ganas de estar acá y de superarme día a día. Me habló de sus expectativas y yo de las mías”.

Además, contó que “Desde que fui padre tengo el sueño de entrar con mi hija al Parque Central. Ojalá ocurra, y seguramente se me va a caer alguna lágrima si tengo la suerte de que eso pase”.

Las piedras en el camino

Las palabras invitan a pensar que Rodrigo Amaral es una persona diferente a la que se fue de Nacional. El año y medio en Argentina, lapso en el que además nació su hija Delfina, contribuyeron a una maduración que lo hace estar más enfocado de lo que estaba antes.

Su cambio físico es una de las pruebas que respaldan esta transformación. Consultado sobre el exceso de peso que tenía antes, y sobre todo de sus motivos, comentó: “Creo que era un problema de conducta, de cabeza. Era la cabeza, necesitaba cambiar muchas cosas, y lo hice. Creo que lo fundamental fue el nacimiento de mi hija. Ahora pienso mucho más en mi familia. Todo lo que hago es por ella y por salir adelante”.

Más allá de su evolución personal, en el plano futbolístico está estancado. No jugó ni un minuto en la Primera de Racing, club en que debió contentarse con alternar en la Reserva (como llaman en Argentina a nuestra Tercera División), por lo que llega con cierta inactividad.

Al respecto, declaró: “Se dice mucho que últimamente no he jugado, y es cierto. En realidad, estuvo jugando en la Reserva de Racing, aunque tengo claro que el ritmo no es el mismo que en Primera. Pero yo me siento positivo, con ganas de darlo todo”.

Evaluando su paso por el fútbol del otro lado del Río, sostuvo: “El pasaje por Argentina fue muy lindo. No pude debutar, pero acumulé muchas experiencias, lindas y malas. Lo bueno es que cambié la cabeza y estuve concentrado en lo que tenía que hacer”.

Para terminar, contó cuál fue la lección más importante que aprendió durante los últimos tiempos, en los que las cosas no le salieron como había imaginado: “Nunca bajar los brazos. Siempre me dieron para atrás, no sé si la gente o lo que fuera, pero yo tenía en mi cabeza dejar todo para mejorar, física y futbolísticamente”.

Ahora, Rodrigo Amaral tendrá revancha. En el pasado demostró que calidad le sobra, por lo que seguramente el paso del tiempo le permita readaptarse al ritmo de Primera y lo guie hacia una versión que Nacional pueda disfrutar.

También podría gustarte
1 comentario
  1. alfredo alsamendi dice
    No soy bolso, pero estando a pleno, en el medio local puede ser desequilibrante. Ojalá le vay bien, no sólo por el club, sino por sí mismo y por el fútbol. Podría llegar a ser jugador de selección (ya estuvo en sub 17 y sub 20). .

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.