Voces que se oponen al Pase Responsable en las salas de teatro

La Sociedad Uruguaya de Actores (SUA) y la Federación Uruguaya de Teatros Independientes (FUTI) manifestaron su rechazo.

En los momentos tan difíciles que está atravesando el país, el arte está a la deriva. Cierre y apertura de  salas debido a la Pandemia. Cierre definitiva de salas, artistas sin trabajo, funcionarios de las salas en seguro de paro y la reconversión a otras actividades para algunos. Bolsillos vacíos, tristeza, muertes  y una incertidumbre que no cesa. Ante una propuesta del MEC del llamado “Pase Responsable”, salimos a buscar opiniones al respecto.

Horacio Merlo, actor, director, docente, comunicador, da su visión como integrante de la recientemente creada Mesa Interteatral de Paysandú

La Mesa Interteatral de Paysandú se manifestó totalmente en contra acerca de la posibilidad de implementación  del «pase responsable» en espectáculos a nivel local.

El domingo 30 de mayo los artistas de todo el país se enteraron por Twitter que Presidencia de la República realizará el primer piloto del llamado «pase responsable» en la Sala Hugo Balzo del Auditorio Nacional Adela Reta, junto con el MSP, el MEC y el SODRE. La obra elegida es el Workshop Coreográfico 2021, que estará a cargo del BNS y será dirigida por María Riccetto.

En su reunión semanal, la Mesa Interteatral de Paysandú tomó posición al respecto y considera que, de concretarse su implementación a nivel local, los nueve grupos  se manifestarán totalmente en contra, por considerar la medida inoportuna y discriminatoria. La actividad teatral no presenta características especiales que justifiquen la aplicación de restricciones que no se aplican en otros rubros, que vienen funcionando en forma protocolizada. Lejos de beneficiar a nuestra actividad, la aplicación de estas medidas desestimularían al público a concurrir a los espectáculos, al tener que realizarse a su costo un testeo rápido para comprobar si se está apto o no para ingresar. Además nos manifestamos contrarios a cualquier medida que restrinja las libertades individuales y los derechos de los ciudadanos.

El jueves de la semana pasada una delegación de la Mesa Interteatral de Paysandú se reunió en la Junta Departamental con integrantes de la Comisión de Cultura, a quienes se les planteó, entre otros temas, lo que se conoce como «pase verde». La Comisión de Cultura se comprometió a elevar un oficio al MEC y consultarlo, además, con las autoridades locales.

Ese mismo jueves mediante Zoom, la Mesa Interteatral se reunió también con integrantes del Consejo Directivo de la Sociedad Uruguaya de Actores (SUA) y, entre varios temas, la consulta específica fue sobre el mencionado pase verde.

Sua y Futi responden

La Sociedad Uruguaya de Actores (SUA)  y la Federación Uruguaya de Teatros Independientes (FUTI) quieren expresar su rechazo ante la prueba piloto  del llamado Pase Responsable, descripto como una herramienta para la reactivación de los espectáculos públicos el 5 de junio en la Sala Hugo Balzo del Auditorio Nacional Adela Reta.

Una vez más el gobierno informa sus propuestas a través de la prensa y sin participación de los sectores involucrados, desconociendo la realidad cotidiana. Nuestro asombro crece al escuchar al Ministro de Cultura sostener que dicha iniciativa tiene como objetivo “dar soluciones a las salas chicas” sin tomar en cuenta costos y logística e ignorando los protocolos  ya existentes para la realización de nuestros espectáculos. Desconocemos si este “Pase Responsable” cumple con los lineamientos sugeridos por el GACH y no entendemos porqué se analiza abrir salas en este momento tan crítico de  la emergencia sanitaria, cuando un año atrás se ponían trabas y objeciones a los reclamos y protocolos del teatro independiente.

Por último señalamos que se vulnera el derecho a la cultura estableciendo que la asistencia a un espectáculo sea solamente para sectores privilegiados. Instamos al Sr. Ministro de Cultura, si su deseo es ayudar al Sector a que reglamente y presupueste La ley 19821 de Promoción del Teatro Independiente y convoque a su Consejo Honorario.

Consultamos al actor, director y escritor Joselo Olascuaga  y nos acercó este texto  que escribió para dos medios La Ondadigital y Resistencia, donde escribe en carácter de militante y este es su razonamiento del momento actual

El 10 de mayo de 2020 la agencia Atlas News y los diarios ABC y Público, de España, replicaban la noticia de los medios chinos informando la reapertura de los últimos teatros en reabrir en la República Popular China, tras la cuarentena por COVID, el Gran Teatro de Wuham y El Huevo de Beijing con 6500 localidades.

El gobierno chino anunció a principios de mayo del año pasado, la reapertura de todos los teatros (faltaba los de Wuham, que empezaron a funcionar con medidas de precaución): “el personal se prepara ya para recibir a los primeros espectadores. Tras controlar los contagios, China ha dado luz verde a la reapertura de cines, instalaciones deportivas y teatros. Al menos durante un tiempo habrá que acostumbrarse a los geles desinfectantes, también los termómetros digitales que miden la temperatura de los asistentes antes de entrar a las salas”.

En Uruguay algunos teatros reabrieron a fines de julio, otros no pudieron hacerlo y siguen cerrados o ya liquidados, vendidas y rematadas, sus instalaciones y plantas lumínicas e incluso sus plateas y, los que pudieron reabrir lo hicieron respetando los protocolos, que al alcohol en gel y los termómetros agregaba un aforo máximo del 30 % de sus localidades. En diciembre hubo que volver a cerrarlos todos por el brote de COVID con pérdida del hilo epidemiológico. Al 6 de junio 2021 todavía permanecen todos cerrados y no hay signos de posible futura reapertura.

¿Cuántas salas pueden reabrir, después de haber pasado más de un año o casi un año sin ingreso alguno y pagando los servicios y el BPS las que mandaron a sus técnicos a seguro de paro? ¿Cuántos técnicos y actores sin cobertura pueden volver después de sortear la epidemia?

 

Aparte del de la Sociedad Uruguaya de Actores (SUA-PIT-CNT), de la Federación Uruguaya de Teatros Independientes (FUTI) y de la solidaridad gremial y social, el apoyo del Estado fue insuficiente. Incluso el Ministerio de Cultura le quitó a FUTI la mitad de la subvención anual que en tiempos normales, antes de 2020, recibía para unos pocos de sus gastos. A cambio se implementó por parte del MEC “butaca solidaria” para los espectáculos que pudieron exhibirse y paliativos de la IMM a las salas y artistas sin ningún ingreso, y alguna que otra medida estatal con montos y alcances muy insuficientes.

El sábado 5 de junio el MEC  realizó la primera experiencia de un “pase responsable” en un espectáculo público: los asistentes deberán realizarse un test de antígenos antes de ingresar. El MEC aclaró que este “pase responsable”, una vez implementado, no será obligatorio. “Esto es para aquel que quiera aumentar el aforo”.

El equipo de La Prudencia, de Arteatro, que lleva tres meses en cartel sin poder estrenar, tomó posición porque la sala se reabra lo antes posible y puestos a elegir, que sea con aforo limitado antes que con test obligatorio.

La experiencia demostró que no hubo foco epidémico en funciones con distanciamiento corporal de más de metro y medio entre los espectadores que no concurren juntos. Es imposible contagiarse en una sala teatral con ese protocolo. Se está más seguro que en casa, donde la movilidad es mayor y se produjeron, intrafamiliares, gran parte de los contagios, que en la oficina, el taller, el comercio, el ómnibus, el bar, el restorán, el avión, el Shopping y ni qué decir, el free shop con cientos de brasileños que cruzan la frontera.

El Ministro Da Silveira explicó que la idea es “que cada actor cultural pueda decidir su uso en función de las condiciones en las que opere. No está pensado para ser impuesto al conjunto del sector”.

La Federación Uruguaya de Teatros Independientes se había expresado: “El gobierno plantea un plan piloto desconociendo todo lo trabajado hasta ahora. Hay protocolos que son totalmente dejados de lado y vamos a esto, que implica que la gente que vaya al teatro llegue 45 minutos antes para someterse a un test, después del cual le dirán si puede entrar”.

“Además del gran desequilibrio económico, le agregan esto. Consecuencia: la gente se va a quedar en la casa. Se prohíbe y se seguirá prohibiendo, así, el hecho artístico. Esto puede ser la estocada final a la cultura”.

Coincidimos con FUTI, es preferible, incluso por seguridad del público, porque los test rápidos no son definitivos, si dan negativos en las consultas médicas cotidianas, se aconseja hacer hisopado, es preferible que se mantengan los protocolos ya trabajados y probados efectivos.

Personalmente no culpo en exclusiva al gobierno de que estemos en esta horrible situación. El gobierno es el máximo responsable y culpable porque toma las decisiones o las indecisiones políticas, en todo el espectro, pero -personalmente, reitero y desde mi personal adhesión frenteamplista, que no es la de todos nuestros artistas (aunque a veces me da la sensación de que a todos están haciéndoles pagar vendeta porque la mayoría somos de izquierda)- considero que además la oposición es otra culpable, porque sigue deslumbrándose con lo que hicieron los gobiernos imperialistas de España, Francia, Reino Unido y Nueva York, con una mentalidad colonizada de la que surge copiar estos experimentos, igual que se copió, desde un comienzo, la pésima gestión de la pandemia que hicieron esos míticos lugares, donde nunca se propusieron eliminar el virus, sino tan solo “aplanar la curva”, “ganar tiempo”, “mitigar consecuencias” y así les fue de horroroso. (Por excepción, hubo un par de altos dirigentes opositores lúcidos, los médicos Tabaré Vázquez -ya fallecido- y Marcos Carámbula).

Pero del resto, parece que nadie se fija en los países que hace más de un año se libraron del virus, Nueva Zelanda, Vietnam (que ahora demostró también sus avances tecnológicos, descubriendo, en sus drásticas medidas fronterizas, una nueva cepa indobritánica), Islandia, China, entre otros; sin tantas confusiones ni aturdimiento hacen vida normal con crecimiento económico desde abril de 2020. Por eso celebro más de un año de la reapertura ininterrumpida de las más de siete mil salas de teatro de China continental. Confío que vamos a lograr con las vacunas lo que ellos lograron tempranamente con decisión política.

El problema es que la totalidad de nuestros medios de comunicación miran un mapamundi que no refleja el mundo actual sino uno del siglo pasado. El mapmundi con el océano Atlántico y el mar Mediterráneo en el centro, a los efectos operativos, es igual a las cartografías que se usaban en Europa antes de Cristóbal Colón. El mundo de hoy pasa en un sesenta por ciento por el océano Pacífico y en otros significativos porcentajes por el mar Negro, el mar Rojo, el estrecho de Ormuz, el Ártico y el Antártico, que tiende a fortalecerse a la espera de los resultados electorales del domingo en Perú y México.

Opinión de los Técnicos/as del Auditorio Nacional Adela Reta

Desde la Asociación de Técnicas/os del Auditorio Nacional Adela Reta queremos expresarnos con respecto al Plan Piloto «Pase responsable» previsto para este 5 de junio en la sala Hugo Balzo.

Debemos señalar que la situación sanitaria actual en nuestro país, muestra un elevado número de casos activos de covid19 así como de fallecimientos, cuestión que nos tiene a todos en alerta y extremando todos los cuidados.

Sin perjuicio de lo cual, de forma intempestiva nos fue comunicada la realización del evento del próximo sábado, lo que ha causado inseguridad en los/as trabajadores/as y preocupación por la ausencia de garantías efectivas para la realización del mismo.

Es el deseo de todos/as la reactivación del sector cultural, pero de forma segura y comprometida, cumpliendo con la debida responsabilidad y seriedad que el estado sanitario actual amerita.

Hace tres años los/as trabajadores/as organizadas/os en sindicatos tenemos dentro de la institución una mesa bipartita de seguridad y salud ocupacional, cuyo fin es dar cumplimiento a la obligación del empleador de proteger las condiciones de trabajo en materia de seguridad y salud. Desde el inicio de la Pandemia esta mesa ha abogado por el estudio de protocolos, medidas sanitarias específicas y viabilidad dee ventos y espectáculos.

A partir de las medidas del pasado 23 de Marzo, que incluyó la suspensión de los espectáculos públicos, a pedido de los Sindicatos, nos comenzamos a reunir semanalmente.

La semana pasada, la mesa bipartita semanal de seguridad prevista para el jueves 28 de mayo, fue suspendida por la Institución, alegando que no habían nuevas medidas para analizar. No obstante, sorpresivamente dos días después, nos enteramos del evento de manera fragmentada, con información incompleta e imprecisa. Mientras tanto, de forma simultánea, se publica la confirmación de espectáculo en la prensa.

En consecuencia, de forma inmediata los/as trabajadores/as organizados planteamos a la Institución varias interrogantes relativas a la seguridad sanitaria en torno al espectáculo, las cuales llegan dos días antes del evento gracias a la insistencia de los/las trabajadores/as. A su vez se nos envía un protocolo sanitario elaborado por el MSP que hace referencia principalmente al público asistente y no a los/las trabajadores/as.

Detectamos una cantidad de incongruencias con relación a este evento, como son: faltas administrativas, organizativas y comunicacionales que entendemos como atropellos a nuestros derechos como trabajadoras/es. Se omite la confección y comunicación de un protocolo sanitario concreto, claro y seguro para el evento específico, silenciándose las voces de las y los trabajadores en un ámbito que se viene construyendo hace tres años.

Por último y lo que encontramos más grave, es que consideramos que esto es una desatención y desviación de los reclamos que sistemáticamente ha venido elevando el sector cultural desde el cese de sus actividades.

Nuestro compromiso con la cultura nos encontrará realizando este simulacro pero siempre del lado de los/las trabajadores/as acompañando los reclamos de nuestra filial y los/as trabajadores/as de la cultura, pero no sin antes manifestar nuestro repudio para con la forma en la cual se establece este experimento, el que puede poner en riesgo la salud de los/as trabajadores/as del Auditorio.

Queremos que se reactive el sector cultural de manera segura y comprometida, sin presionar a las/os trabajadoras/es y sin cargar sobre ellas/os una responsabilidad que corresponde al Estado.

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Cultura

Abrir chat