Vizcarra recurre a corte constitucional para paralizar proceso de destitución en Perú

El gobierno del presidente peruano, Martín Vizcarra, recurrió este lunes ante el Tribunal Constitucional para intentar paralizar el proceso de destitución del mandatario que el Congreso votará el viernes.

Paralelamente, el gobernante de 57 años se disculpó ante sus compatriotas por los comprometedores audios filtrados que generaron esta sorpresiva crisis, y afirmó que el jefe del parlamento, Manuel Merino, quien lo sustituiría en el mando si es removido, es parte de una «conspiración» en su contra.

El Congreso debe votar la destitución de Vizcarra por haber supuestamente instado a mentir a dos asesoras ante una comisión parlamentaria en un caso de presuntas irregularidades en el contrato de un cantante, según los audios difundidos el jueves.

Pero Vizcarra, que ha tenido altos índices de popularidad en sus dos años y medio en el poder, insistió este lunes en un mensaje al país por televisión en que no ha cometido delitos y prometió colaborar en las indagaciones de la fiscalía. Además, arremetió contra el jefe del parlamento.

Vizcarra, que carece de partido y bancada, debe comparecer ante el plenario este viernes para ofrecer sus descargos, tras lo cual los 130 legisladores debatirán y procederán a votar. Se necesitan 87 votos para destituirlo.

Sin embargo, la votación del parlamento podría ser suspendida por orden del Tribunal Constitucional, aunque no se pronuncie de inmediato sobre el fondo del recurso presentado este lunes, según Eloy Espinosa-Saldaña, uno de los siete magistrados de esa corte, cuyos fallos son inapelables.

«Eso significa que el día 18 estaba programada una sesión para vacar al presidente y si hay una [medida] cautelar dada por nosotros, esa sesión no podría darse», aclaró.

El mandato de Vizcarra culmina el 28 de julio de 2021, y las elecciones presidenciales y legislativas están convocadas para abril del próximo año.

En medio de esta crisis institucional que levanta nubarrones sobre la economía, la organización de la cúpula empresarial peruana, la Confiep, pidió a los poderes del Estado «unidad para enfrentar la delicada emergencia económica y sanitaria».

Por su lado, la Iglesia Católica llamó al Congreso desestimar la moción contra el presidente y destinar los esfuerzos a mejorar la atención de los enfermos con la Covid-19 en el país más enlutado del mundo en proporción a su población.

«Una vacancia presidencial, en estos momentos, sería catastrófica para el Perú», expresó el cardenal Pedro Barreto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat