El Sindicato Único Portuario y Ramas Afines (SUPRA) ha desarrollado un largo y extenuante camino para lograr las condiciones mínimas que supone contar con trabajo decente para una vida dignaVanesa Peirano (SUPRA): «la estabilidad laboral en los puertos ya no se negocia»

Años de negociación, diálogo, elaboración de propuestas y documentos para lograr lo básico de cualquier trabajador. No piden ni pidieron nunca nada extraordinario. Luchan contra la precarización laboral y abogan por trabajo decente.

En relación al largo camino transitado, el sindicato recuerda que «durante todo este proceso ha demostrado su clara intención de negociar de buena fe, y que sea a través de los acuerdos que se logre llegar a la tan ansiada estabilidad para todos los trabajadores». Asimismo sostienen enfáticamente que no pretenden «que nos paguen sin trabajar, pero nos oponemos a la estrategia de especulación de los empresarios, que manejan a su libre antojo el sistema de altas y bajas.

De esta forma, utilizan plantillas de cientos de trabajadores, a los cuales convocan a su libre antojo, repartiendo la miseria de unos pocos jornales al mes. Estamos convencidos que gracias a nuestra lucha y a no haber bajado los brazos en ningún momento estamos cerca de lograr por fin, volver a regular la mano de obra del sector.

Trayendo a los trabajadores portuarios y a nuestras familias la estabilidad laboral que necesitamos para construir una vida digna y de oportunidades de superación. Queremos desempeñar nuestro trabajo de forma segura, profesional, obteniendo por ello un sueldo que nos permita vivir dignamente. Este es nuestro objetivo principal, conseguir un piso, una base de ingresos fijos, que nos de la tranquilidad de tener un trabajo y desterrar del sector la changa».

Vanesa Peirano, presidenta del SUPRA-ANP, explicó al Portal del PIT-CNT que «ya no hay margen para negociar». La dirigente reveló que en las últimas semanas se han desarrollado asambleas en todos los puertos del país «para dialogar y repasar todo lo que ha hecho el sindicato hasta ahora y para escuchar a los compañeros, para explicarles que no tenemos más margen y que antes del fin del mes de junio deberíamos tener avances por parte del gobierno con relación al mínimo de estabilidad laboral».

En relación a las dilatorias para cumplir lo firmado, la presidenta del SUPRA aseguró que el escenario actual es complejo, «Nosotros exigimos que se apruebe y se cumpla un mínimo de estabilidad laboral para el trabajo en el sector portuario; en la Rendición de Cuentas se estableció que son 13 jornales laborales, con el Ministerio de Trabajo negociamos una escala que tiene un mínimo de 5 pero la estrategia patronal que nos quiere aplicar es seguir rebajándonos, seguir dándole largas hasta que cambie el gobierno, venga otro y no tengamos nada, eso es lo que buscan».

Un poco de historia…

Desde el año 1992 con la Ley de Puertos (Ley 16.246) la Administración Nacional de Puertos (ANP) deja de ser la responsable de los servicios terrestres y marítimos. La ANP brindaba a las empresas navieras los servicios terrestres a la mercadería a través de su sector Oficina de Personal Obrero.

En tanto, la Administración Nacional de los Servicios de Estiba (ANSE) proveía la mano de obra de Carga y Descarga para trabajar a bordo, contratados por las agencias marítimas en representación de los armadores, y con salarios basados en acuerdos tripartitos privados. ANSE no fue eliminado de forma directa en la Ley; sin embargo, ésta sí dispuso que los registros de trabajadores debían extinguirse, y además que fueran cerrados.

Por la vía de los hechos, la puesta en funcionamiento de los operadores portuarios en régimen de libre competencia implicó la caída del monopolio de los estibadores de a bordo. Paralelamente, se implementó un programa de incentivos para la reducción de personal que promovió la reducción a través de indemnizaciones e incentivos a los trabajadores.

En este escenario, la ANP ofreció a los estibadores de a bordo un pago de 24 sueldos más una prima extra, con la condición de que más del 90% renunciara. Prácticamente todos los trabajadores de ANSE aceptaron el retiro. Con esta serie de cambios se desreguló todo el sector, dejando a los trabajadores en una situación de precariedad que arrastramos hasta hoy.

Esto trae como consecuencia una cantidad de problemas para estos trabajadores como:

– No contar con un salario mínimo que le permita cierta estabilidad económica.
– No contar con la adecuada seguridad social, tanto para el trabajador como para su
– Aumenta la posibilidad de siniestros mientras se realiza la
– Poco profesionalismo lo que repercute en la productividad y calidad del trabajo

Situación actual

Desde los comienzos de estas políticas de precarización del trabajo, nuestro sindicato se ha opuesto a este tipo de modalidad para el trabajo portuario, por considerarlo injusto. Y ha ensayado diversas formas para transformar esta realidad y lograr que todo el trabajo portuario se desarrolle de forma decente.

Si bien nuestro país ha ratificado el Convenio de la OIT Nº 137 a través de la ley 14.984, no se ha respetado alguna de las recomendaciones que allí se hacen. En su Artículo 2ª establece:

«1. La política nacional deberá estimular a todas las partes interesadas a que, en la medida de lo posible, se asegure el empleo permanente o regular de los trabajadores portuarios.

2. En cualquier caso, deberán asegurarse a los trabajadores portuarios períodos mínimos de empleo o ingresos mínimos, cuya amplitud e índole dependerán de la situación económica y social del país y del puerto de que se trate.»

Desde la juntada de firmas para derogar la ley de Puertos en el año 1992, hasta la fecha hemos intentado generar por diversas formas la regulación de esta actividad.

A partir de la re-apertura de las negociaciones en el ámbito de los Consejos de Salarios en el año 2005, nuestro Sindicato ha planteado insistentemente, en este ámbito tripartito, generar las condiciones para acordar un mínimo de jornales asegurados. Lamentablemente hemos recibido una negativa permanente a este planteo por parte de la delegación empresarial.

En el año 2010, promovemos, junto a algunos legisladores, la presentación de un proyecto de ley de «Registro de Trabajadores Portuarios», el cual fue rechazado por los empresarios del sector, y algunos parlamentarios de los diferentes Partidos Políticos.

En el año 2015, luego de un conflicto con la empresa Katoen Natie TCP, el Poder Ejecutivo reguló, por Decreto el pago de 13 jornales obligatorios para la estiba de contenedores (Decreto 248/015). El cual fue derogado por el Tribunal de lo Contencioso Administrativo en el 2018.

Llegamos así a la aprobación por parte del Parlamento de la ley de Rendición de Cuentas N° 19.535 del año 2017, que en su Artículo 116, establece:

«Las empresas prestadoras de servicios en depósitos portuarios o extraportuarios, y en muelles o explanadas, deberán mantener una dotación de personal estable suficiente para asegurar los requerimientos básicos de su actividad, garantizándole a dicho personal un mínimo de 13 jornales.

En caso de que las empresas requieran mano de obra eventual la misma deberá ser aportada por un operador portuario de la misma categoría o inscripto en la categoría E, correspondiente a empresas prestadoras de servicios varios y conexos a la mercadería, mano de obra y equipos, tal como se encuentra definida en el artículo 13 del Reglamento de la Ley N° 16.246, de 8 de abril de 1992, aprobado por el Decreto N° 412/992, de 1° de setiembre de 1992.

Las empresas inscriptas en la categoría E garantizarán 13 jornales a su personal eventual. En los puertos del interior, para las empresas que trabajen con lista de estiba, cuyos trabajadores sumen jornales en más de una empresa, deberá computarse el acumulado de jornales realizados en el mes, asegurándose 13. En caso de no alcanzarse este mínimo, se considerará una remuneración no menor a 1,25 veces de la base de prestaciones y contribuciones, de forma tal de asegurar la inclusión de dichos trabajadores en el Fondo Nacional de Salud».

Al otro día de aprobada esta rendición de cuentas, varios actores, principalmente Parlamentarios tomaron posición ante el Articulo 116, manifestando su preocupación por su aplicación, por lo que nuestro sindicato mantuvo reuniones a nivel político, tanto en el Parlamento como a nivel del Poder Ejecutivo.

Es así que el Poder Legislativo aprueba la ley 19.578 que prorroga la aplicación del artículo 116.

En el mes de Enero del 2018 asistimos a la primera reunión de la comisión generada por esta Ley en el ámbito del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS). En dicha reunión se nos manifiesta las dificultades que para la delegación empresarial tiene la aplicación del articuelo 116. En pos de conseguir acuerdos que nos permita llevar estabilidad a los trabajadores, nuestro Gremio manifiesta su voluntad de buscar las alternativas necesarias para la implementación, dejando clara nuestra postura de la voluntad de diálogo y negociación.

A fines de febrero, fuimos convocados a este ámbito donde el MTSS nos manifiesta que el Sector Empresarial no negociará y que entiende que este Artículo debería ser derogado. Esto demuestra a las claras la poca voluntad del sector empresarial en acordar la reglamentación del artículo.

El Ministerio el día 5 de Noviembre de 2018 realizó una propuesta, donde si bien no contempla los 13 jornales y por lo tanto no es lo que los trabajadores plateamos, contempla sí jornales estables de forma gradual y progresiva. Esta fórmula que quedó redactada como Acta de Preacuerdo, el Ministerio hasta el día de la fecha no lo ha elevado en el formato de Proyecto de ley. Hoy en día estamos siendo convocados al MTSS con el objetivo de renegociar algo que entendemos ha sido lo suficientemente discutido.

Producto de tantas vacilaciones en la aplicación de este articulo nuestro Sindicato conjuntamente con nuestro PIT-CNT realizó una denuncia en la OIT, para que se aplique lo establecido por el Convenio Internacional 137.

Por último el ministerio elevó un decreto prorrogando por 120 días más la aplicación del artículo 116, hasta fines del mes de Agosto del 2019.

En definitiva nuestro Sindicato durante todo este proceso ha demostrado su clara intención de negociar de buena fe, y que sea a través de los acuerdos que se logre llegar a la tan ansiada estabilidad para todos los trabajadores. Hemos asistido incansablemente a los diferentes ámbitos de negociación, conscientes de la importancia del tema.

NO QUEREMOS QUE NOS PAGUEN SIN TRABAJAR, pero nos oponemos a la estrategia de especulación de los empresarios, que manejan a su libre antojo el sistema de altas y bajas. De esta forma, utilizan plantillas de cientos de trabajadores, a los cuales convocan a su libre antojo. repartiendo la miseria de unos pocos jornales al mes.

Estamos convencidos que gracias a nuestra lucha y a no haber bajado los brazos en ningún momento estamos cerca de lograr por fin, volver a regular la mano de obra del sector. Trayendo a los trabajadores portuarios y a nuestras familias la estabilidad laboral que necesitamos para construir una vida digna y de oportunidades de superación.

Queremos desempeñar nuestro trabajo de forma segura, profesional, obteniendo por ello un sueldo que nos permita vivir dignamente. Este es nuestro objetivo principal, conseguir un piso, una base de ingresos fijos, que nos de la tranquilidad de tener un trabajo y desterrar del sector «la changa».

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat