El padre, la madre , dos jóvenes y dos niñas participaronUna familia realiza varios ataques kamikaze

0 52

Al menos 13 personas murieron y decenas resultaron heridas ayer en una serie de atentados contra iglesias en Indonesia, reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y cometidos por seis miembros de una misma familia, incluidas dos niñas.

Los tres atentados fueron cometidos en tres lugares diferentes con 10 minutos de intervalo. La primera explosión se produjo a las 7 y 30 precisó la policía de Surabaya, segunda ciudad de Indonesia, en el este de la isla de Java. El padre detonó una bomba colocada en un automóvil, dos de los hijos, de 18 y 16 años, utilizaron una motocicleta para perpetrar su ataque, y la madre estaba con las hijas, de 12 y 9 años, para efectuar el tercero, informó Tito Karnavian, jefe de la policía nacional.

La familia había regresado a Indonesia tras pasar un tiempo en Siria, donde hasta hace poco el grupo ISIS controlaba una parte importante del territorio

Un portavoz de la policía, Frans Barung Mangera, confirmó que 13 personas habían muerto y que 41 resultaron heridas. “Tres ataques suicidas” causaron muertos y heridos “entre los guardias de las iglesias y cristianos en la ciudad de Surabaya”, afirmó Amaq, órgano de propaganda de los yihadistas del EI.

Una familia, formada por la madre, el padre, dos hijos de 16 y 18 años y dos niñas de 9 y 12 años, es responsable del ataque, anunció el jefe de la policía nacional, Tito Karnavian. Estaba vinculada al movimiento radical Yamaah Ansharut Daulah, un grupo afín al EI.

Los ataques se llevaron a cabo unos días antes del comienzo del ramadán en este país del sureste asiático, en alerta tras los atentados allí ocurridos en los últimos años, algunos de los cuales por el EI. Los medios de comunicación difundieron imágenes en las que se veía un cuerpo yaciendo delante de una de las puertas de la iglesia católica de Santa María, en Surabaya, y agentes de la policía examinando el lugar, lleno de escombros.

“Estaba aterrorizado. Mucha gente gritaba”, contó a la AFP Roman, un hombre de 23 años que presenció la explosión en la iglesia de Santa María. Los ataques se produjeron días después de que un policía y un detenido perdieran la vida en violentos enfrentamientos en una cárcel de alta seguridad de las afueras de la capital, Yakarta. El EI reivindicó el incidente pero la policía indonesia descartó su implicación.

La intolerancia religiosa ha aumentado en los últimos años en Indonesia, un país donde casi el 90% de sus 260 millones de habitantes es de confesión musulmana, pero donde también viven minorías como los cristianos, los hindúes y los budistas.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.