Las avispas de la especie Euderus se alimentan para sobrevivir de una avispilla que crece en un árbolUna especie de avispa es capaz de manipular a otra más pequeña para devorarla

0 363

Existe en el mundo una avispa pequeña, de nombre científico Bassettia pallida, que es capaz de generar agallas milimétricas en los árboles, es decir unas protuberancias formadas generalmente por la picadura de ciertos insectos. Esta avispa crea cavidades en las ramas de los robles dentro de las cuales se desarrolla, lo que provoca el engrosamiento característico en la corteza. Es del tejido de estas agallas que la avispa se alimenta para crecer y luego  liberarse. Peo esta libertad está condicionada por la existencia de otra avispa de mayor tamaño: el insecto parasitoide Euderus set.

La hembra de Euderus necesita de la existencia de Bassetia pallida para la perpetuación de su propia especie, por lo que inyecta en las agallas donde crece Bassetia pallida un huevo que dará origen a una escena de terror. Esta es la escena descubierta por un nuevo estudio de la Universidad de Iowa publicado en la revista Biology Letters. El propósito de Euderus es devorar a la pequeña avispa que se encuentra creciendo dentro de la protuberancia del árbol, y la pequeña, de alguna forma, lo sabe, por lo que su crecimiento se acelera y comienza a cavar el camino para su salvación. Pero esto desencadena la cena de la avispa parásita, que comienza a devorar a Bassetia hasta ocupar todo el espacio disponible y lograr su libertad antes que la dueña de casa.

Los investigadores hablan de «hipermanipulación» ya que la avispa Euderus manipula el comportamiento de otra especie que a su vez manipula un árbol para su propio beneficio, aunque el árbol parece ser ajeno a la situación en todo momento. «Todavía no he constatado ningún deterioro de la planta, sus hojas permanecen verdes y la fotosíntesis sigue su curso con normalidad», explicó a El País de Madrid Ana Ward, principal autora del estudio. Aunque el escenario de esta convivencia parece despiadado, el mismo es fundamental para mantener el equilibrio del ecosistema y mantener a raya a otros parásitos que puedan ser dañinos para el árbol. Además, los resultados de este estudio también son interesantes ya que Euderus es capaz de parasitar especies que no tienen ninguna relación entre sí. . «El hecho de que pueda manipular a diferentes hospedadores de géneros distintos [hasta siete en el estudio] me llama mucho la atención. Esta avispa despertó mi curiosidad y he querido ver si su comportamiento existía en otros lugares», sostuvo Ward.

 

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.