La mujer trabajaba en un local de cobranzas ubicado en el kilómetro 33 de Ruta 8, a la altura de Pando.

La maniobra era la siguiente: llegaba un jubilado a retirar dinero con su tarjeta Prex, ella le ofrecía ayuda para operar en el automatismo y retiraba el ticket correspondiente a la extracción pero al cliente le decía que el sistema se había caído.

Cuando el cliente se retiraba del local ella se cobraba el dinero. Las extracciones eran por montos de $ 20.000.

Según información policial logró hacerse de $ 120.000, informó Subrayado.

La mayoría de las estafas las cometió contra un hombre de edad avanzada que se percató de lo ocurrido al consultar en otra red de cobranzas. Allí le dijeron que de su cuenta habían extraído dinero.

Sin embargo, cometió la misma estafa con una mujer, también mayor de edad.

Efectivos del Área de Investigaciones lograron detener a la funcionaria de 25 años y conducirla ante el Juez Letrado de 7º Turno de Pando que la condenó a 22 meses de prisión bajo el régimen de libertad vigilada por un delito continuado de estafa.