No quieren la reelección del presidenteUn muerto en protestas de católicos en el Congo

Un hombre murió ayer de un disparo de la policía en Kinshasa, al margen de las manifestaciones de católicos contra la continuidad del presidente de República Democrática del Congo, Joseph Kabila, informaron fuentes hospitalarias. «Desde las 7 de la mañana recibimos tres heridos vinculados con la marcha de católicos, dos de ellos graves con heridas de armas de fuego. El tercero, que recibió un balazo en el pecho, falleció», declaró a la AFP el doctor François Kajingulu, director médico del hospital St Joseph de Limete, en el centro de la capital congoleña. Según un corresponsal de la agencia AFP en la ciudad de Kisangani (noreste), al menos dos personas resultaron heridas de bala cuando la policía dispersó a los manifestantes. Cientos de feligreses que salían de misa en la catedral de Kisangani empezaron a protestar antes de ser dispersados por las fuerzas de seguridad, que dispararon contra la gente y emplearon gases lacrimógenos. Los fieles se replegaron en el recinto de la parroquia y entonaron el himno nacional congoleño. Tres curas fueron detenidos cuando lideraban otra marcha en el distrito de Saint Pierre de Wagenia, en el este de la ciudad. Según los periodistas, los agentes de policía se los llevaron en un vehículo policial. Estas marchas fueron convocadas por el Comité Laico de Coordinación (CLC), un colectivo de intelectuales cercano a la Iglesia católica que reclama que el presidente Joseph Kabila diga públicamente que no será candidato a un tercer mandato, algo que está prohibido por la constitución del país. Su segundo y último mandato terminó el 20 de diciembre de 2016 y se ha mantenido en el poder desde entonces, apoyándose en unas leyes que le permiten hacerlo hasta que su sucesor sea elegido. Las próximas elecciones presidenciales están previstas para el 23 de diciembre de 2018. La tensión política en RD de Congo ha ido en aumento desde septiembre de 2016, cuando estallaron enfrentamientos entre jóvenes y fuerzas de seguridad que dejaron decenas de muertos en Kinshasa. En enero, Kabila acusó a la Iglesia de entrometerse en la política congoleña. La marcha en Kinshasa había sido prohibida y la policía se puso como objetivo que no hubiera «ningún muerto» en esta tercera jornada de protestas. En las dos anteriores manifestaciones, el 31 de diciembre y el 21 de enero, murieron unas 15 personas, según el balance de la Iglesia mientras que las autoridades indicaron que hubo dos muertos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat