Un Mensaje al Corazón: «Quiero a mi mamá»

Necesitaba encender la calefacción del auto para evitar el frío. La jornada aquella noche de invierno había sido cruel. En mi casa, me esperaba mi esposa con el fuego encendido y solo podía pensar en ello.

El semáforo logró detener mi marcha y en ese lapso de espera, se acercó un niño a la ventanilla. Me extrañó su vestimenta, un poco desaliñada y desprolija, como no lo acompañaba nadie supuse que estaba viviendo en la calle.

Me embargó cierta culpa al sentir la calefacción y el cobijo que mi auto me ofrecía. Al llegar junto a mi ventanilla, el niño que vestía un pantalón corto, unas zapatillas rotas y un abrigo que apenas le cubría la cintura, me pidió unas monedas.

Le di lo que pude e inmediatamente le realicé una pregunta, que a él le pareció extraño escuchar: «¿quieres algo más?». Supuse que me contestaría que lo alcanzara a algún lugar o le diera más monedas. Sin embargo, su respuesta fue inmediata y contundente: «Quiero a mi mamá».

Amigo lector, no puedo más que decir que quedé paralizado. Todo mi ser se contuvo y la perplejidad que me produjo un niño desnutrido viviendo la indiferencia de las personas que pedían la presencia de su mamá, me dejó impactado hasta el día de hoy.

En ese momento, los impacientes conductores tocaron las bocinas para que reanudara la marcha. En ese momento de distracción el niño desapareció.

Usted podrá sacar sus propias conclusiones, tal vez culpe al gobierno de turno, a la insensibilidad que gobierna la sociedad, a la falta de valores o de educación o tal vez señale como única culpable a la ignorancia de sus progenitores. Personalmente, creo que a través de la palabra de dios, nos podemos encontrar con la verdad absoluta de que el creador nos dio la vida, diseñó al hombre con sus míseras, con sus pecados, y en estos planes el alejamiento y la indiferencia también cuadran.

Pero sólo en Jesús la persona encuentra los cambios suficientes para llegar a la plenitud.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat