Un hombre llamado Soleimani

“La gente más joven debería saber que todas las guerras que se han luchado desde que nacieron, TODAS, han sido por petróleo. No podemos perder más vidas, matar a más personas y arruinar el medio ambiente por petróleo y combustibles fósiles”. Jane Fonda

1 173

El asesinato de Soleimani no respondió a un hecho fortuito, es más, en octubre de 2019 el jefe de la Mossad -servicio secreto de Israel- Yossi Cohen decía sobre Soleimani: “él sabe muy bien que su asesinato no es imposible”, y solo es cuestión de tiempo. Israel ya lo había intentado en 2006, pero había fallado. Hoy al parecer también fue partícipe el Mossad, con información para esta operación de asesinato selectivo. Asesinatos selectivos que EEUU lleva a cabo desde casi sus orígenes como nación. Es decir que para ellos es como una norma. O ya nos olvidamos de los asesinatos de Jorge Gaitán, El Che, Patricio Lumumba, Muamar Gadafi; Saddam Hussein: Osama Bin Laden. Ni hablemos de los intentos fallidos llevados a cabo por EEUU. Por eso es muy acertada un título de un diario norteamericano: “Trump no es ni está loco, es más descarado y único”. Es más, podemos agregar que responde a la derecha más belicista de EEUU, a los grandes grupos de empresas que se dedicaran a la fabricación y venta de armas. No hay que olvidar que el presupuesto militar de EEUU asciende a unos 700.000 millones de dólares anuales y detrás de las destrucciones viene la ocupación de los países y la reconstrucción por parte de la empresas que trabajan para la CIA, la Usaid, el Banco Mundial, el FMI, todos ellos como aves de rapiña para apoderarse de sus riquezas naturales. 

Alguien puede creer que George W. Bush estaba loco cuando invadió Irak, porque su ex aliado Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva, él, ellos, CIA mediante, sabían que eran mentiras. Cuando la guerra de los Balcanes, Bill Clinton, bombardea la embajada de China, el justificativo fue que los mapas que ellos tenían estaban desactualizados. Para EEUU la guerra siempre tendrá un justificativo si hay riquezas de por medio que se puedan espoliar, es decir robar. Para ello siempre han estado de acuerdo con los grandes medios de comunicación y desinformación a nivel mundial, pues muchos de esos medios reciben asistencia financiera, por diferentes canales de la CIA y compañía. Basta en ocasiones mirar los titulares de la prensa, para observar que EEUU es la víctima. Masacró poblaciones enteras, mató a civiles a miles de Kms de su país y nada pasó. Hace muy pocos días Trump amnistió a tres soldados acusados de asesinato en esas misiones. Ya nos olvidamos de eso. Que cínicos y obsecuentes que son los medios de comunicación. Hoy, días después de que Irán atacó dos bases de EEUU ubicadas en Irak, país al que el Parlamento y el Primer ministro le solicitaron a todas las tropas extranjeras que abandonaran el país, algunos medios y países de la OTAN le dicen a Irán que bajen los decibeles y se siente en una mesa de conversaciones. Hace muchos años que el filósofo y político norteamericano Noan Chomky dice: “EEUU es el estado terrorista número uno del mundo”. 

Los grandes lobby de las finanzas y de los armamentos saben muy bien que este asesinato de Soleimani no tiene punto de retorno a escala universal en este mundo globalizado y cada vez más pequeño. Trump y todo su séquito sabe que la respuesta vendrá pronto, como vino sin hacerse esperar, el bombardeo a dos bases militares y la zona verde donde está la embajada de EEUU en Bagdad, que se vio bajo una lluvia de fuego y plomo. Cuántos muertos dejó como saldo, no creo que se sepa de un día para otro. ¿Esto se detendrá aquí o sigue de largo? Aquí puede estar la suerte del mundo entero, en especial de los pueblos del mundo, no de sus elites en especial la OTAN, pues ellos son los creadores del ISIS, los que los mantienen financieramente. Son los que provocaron la caída de las Torres Gemela y el bombardeo al Pentágono el 11 de setiembre. El gobierno de EEUU sabe, no será consciente, pero lo sabe, que el asesinato de Soleimani traerá muchas muertes de americanos. 

Michael Morell, ex director de la CIA, decía en un reportaje: “Irán es una potencia militar y en un enfrentamiento militar los muertos pueden sumar miles y esta vez serán norteamericanos y sus aliados en el Medio Oriente”. Morell se refiere a Israel, Arabia Saudita y las tropas estacionadas, en verdaderas ciudades fortificadas en más de una decenas de países al alcance de sus cohetes. Por otra parte, otros militares belicistas dicen que con este ataque de asesinatos selectivos quieren asustar a Rusia y China, para que se vayan del Medio Oriente. Esto lo dicen por “el loco”, que dio la orden, el 3 de enero de asesinar a Soleimani, días después de que las fuerzas navales de Rusia, China e Irán realizaran ejercicios navales conjunto en el golfo de Omán y el Océano Indico. EEUU sigue sufriendo reveses en el mundo real, su moneda se sigue debilitando. Rusia, a pesar del embargo sigue comerciando con los países de Europa. China completó la primera etapa de su Ruta de la Seda. EEUU sigue recibiendo reveces militares en Siria y por ahora sus dos aliados más fuertes Arabia Saudita e Israel se han llamado a silencio. Pero aun así el mundo está al borde de una nueva guerra mundial con resultados impredecibles. 

También podría gustarte
1 comentario
  1. Leonardo dice
    La falta de entrenamiento militar de Soleimani era parte de un déficit escolar más amplio, ya que no tenía otra educación que una remota escuela secundaria del Tercer Mundo. Es por eso que él y otros Guardias Revolucionarios poco educados aborrecieron a los estudiantes manifestantes de Teherán, y en 1999 amenazaron al presidente Mohammed Khatami, un filósofo político, de que si no asaltaba a los estudiantes, los Guardias darían un golpe de estado. Esa es también la razón por la que Soleimani estaba en desacuerdo con el presidente Hassan Rouhani y el ministro de Relaciones Exteriores, Javad Zarif, ambos doctorados con educación occidental. Esa es también la razón por la que el mismo Soleimani, que no estaba equipado para sobresalir como general, no estaba equipado para comprender la inutilidad del proyecto imperial que dirigió en los últimos años. De mente estrecha y mal leída, no entendió que la extensión imperial demanda vitalidad económica, y que sus descaradas provocaciones de la civilización occidental, la nación árabe y, en buena medida, el pueblo judío, deben finalmente resultar en una derrota. Soleimani se convirtió así en un motor de la guerra de Irán contra sí mismo; la guerra que encarnó por primera vez, cuando la revolución lo empoderó a pesar de su ignorancia y tal vez por su ignorancia; la guerra que él inspiró, cuando exigió asaltar a los jóvenes sedientos de libertad y educación; la guerra que lideró en última instancia, cuando desperdició miles de millones en fomentar la violencia en tierras lejanas mientras la inflación en el hogar aumentaba, el desempleo se disparó, los ríos se secaron, las cárceles se desbordaron, las tasas de natalidad se desplomaron y la desesperación se convirtió en una plaga.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.