Un estudio reciente ha permitido a un hombre paralítico caminar dentro de un robot que es controlado a través de ondas cerebralesUn exoesqueleto controlado mentalmente permite caminar a un hombre parapléjico

0 487

Una investigación de la Universidad de Grenoble, en el sureste de Francia, buscaba controlar mediante el pensamiento un exoesqueleto robótico como una forma de devolverles a las personas paralíticas la capacidad de movimiento. Los investigadores lograron así que un francés de 28 años lograra volver a caminar haciendo uso de este exoesqueleto en conexión con su mente. «El nuestro es el primer sistema de cerebro-computadora inalámbrico semi-invasivo diseñado para uso a largo plazo para activar las cuatro extremidades», explicó a The Lancet el profesor Alim-Louis Benabid.

Los investigadores informaron que el paciente francés había sufrido una lesión grave en la columna cervical, perdiendo así la sensibilidad en sus piernas. Como conservaba el movimiento de su muñeca izquierda, el hombre podía desplazarse a través de una silla de ruedas que controlaba con su brazo izquierdo. Recuperar la capacidad de caminar parecía una broma de mal gusto, pero la ciencia prometía milagros. Los científicos colocaron dos sensores debajo de la piel de la cabeza del paciente, sin ser éstos implantados en el cerebro mismo, como ya se había realizado en otros experimentos anteriores. Estos sensores permitieron registrar la actividad cerebral en la corteza sensor-motora, de una forma menos invasiva de lo que era costumbre en este tipo de experimentos ya que los sensores se conectaron al cerebro de forma inalámbrica.

Una vez establecida la conexión, los investigadores entrenaron un algoritmo para que sea capaz de interpretar señales eléctricas y traducirlas en movimientos. Los primeros ensayos consistían en que el paciente lograra mover una plataforma virtual (similar a la barra del videojuego «Pong»), así como extender una mano y girar una muñeca dentro de una simulación digital.

Una vez superada la etapa virtual, tocaba probar la tecnología con un exoesqueleto mecánico. El mismo poseía 14 articulaciones y permitía manipular diferentes objetos. Al inicio el paciente logró accionar varias palancas gracias a los brazos mecánicos del exoesqueleto, y finalmente el francés logró caminar sólo con el poder de la mente. Aunque la idea de caminar dentro de un exoesqueleto articulado es prometedora y futurista que nos recuerda a la escena final de la segunda película de «Alien», esta victoria de la ciencia traería un montón de beneficios más inmediatos para las personas parapléjicas como la posibilidad de operar sillas de ruedas solo con el pensamiento.

“Nuestros hallazgos podrían acercarnos un paso más a ayudar a los pacientes tetrapléjicos a manejar computadoras usando solo señales cerebrales, tal vez comenzando con sillas de ruedas usando actividad cerebral en lugar de joysticks y progresando para desarrollar un exoesqueleto para una mayor movilidad”, afirmaron los responsables del estudio.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.