Según un análisis del ADN materno de las poblaciones nómadas africanas, la especie humana actual surgió en un humedal de BotsuanaUn estudio genético revela el origen preciso de la humanidad

0 686

El origen más aceptado de la evolución de nuestra especie según los genetistas es hace tiempo el continente africano, pero hasta el momento no se sabía con exactitud qué país sirvió de cuna para nuestro desarrollo. Según los estudios genéticos, los ancestros de los Homo sapiens vivieron en África hace alrededor de 200 mil años, pero los fósiles más antiguos hallados por los paleontólogos descansaban en diferentes puntos del continente alejados entre sí. Sin embargo, un nuevo estudio publicado en la revista Nature por la investigadora Vanessa Hayes, de la Universidad de Sidney (Australia), demostró que nuestros ancestros provienen de un humedal ubicado en el norte de Botsuana. El estudio consistió en analizar una gran base de datos de secuencias de ADN mitocondrial de los khoisán, unas tribus africanas que mantienen un estilo de vida nómade. Las secuencias que se analizaron son exclusivamente de ADN de origen materno, ya que el ADN mitocondrial que se hereda de generación en  generación proviene de las mitocondrias de la madre.

Estudiar la evolución del ADN mitocondrial equivale a estudiar en qué grado dos poblaciones están emparentadas por herencia materna, permitiendo así conocer la antigüedad del primer linaje existente, conocido como L0.   El estudio de Hayes analizó el ADN mitocondrial de 1217 africanos de L0, lo que les permitió trazar un origen entorno al lago Makgadikgadi, el mayor en África hace 200 mil años. Ya en esa época el lago habría empezado a secarse, formando humedales propicios para la prosperidad de grupos cazadores y recolectores. Aunque actualmente esta región de Botsuana es desértica, según las reconstrucciones climáticas realizadas por los investigadores esta zona habría mantenido a los primeros sapiens durante 70 mil años. Luego, hace alrededor de 130 mil años, un sendero fértil habría facilitado la emigración hacia el noreste de África, y otro habría llevado hace 110 mil años a otros ancestros hacia el suroeste. Esto se coincide con otros estudios genéticos anteriores que ubican en esta época a las grandes migraciones humanas fuera del continente africano, aunque se cree que la verdadera oleada humana que prosperó fuera de África data de hace 70 mil años. Aun así, muchos fósiles encontrados no tienen un lugar dentro de esta línea narrativa, el más antiguo teniendo una edad 100 mil años mayor al tiempo estipulado en qué supuestamente vivieron nuestros ancestros en Botsuana y existiendo fósiles en Israel que datan de 180 mil años. Pero esto puede deberse en parte a la imposibilidad de extraer ADN directamente de los fósiles, lo que obliga a los investigadores a realizar sus análisis evolutivos a partir de seres humanos actuales.

“Este trabajo presupone que la humanidad ha estado congelada los últimos 100.000 o 200.000 años, es decir, que allí donde surgieron los linajes más basales es allí donde se encuentran hoy en día”, advirtió a El País de Madrid el genetista del CSIC Carles Lalueza-Fox. “Otro problema es que el ADN mitocondrial es un único marcador genético, e inferir los cambios genómicos a partir de éste es problemático. Por ejemplo, en nuestro reciente trabajo, veíamos que una migración básicamente masculina transformó toda la ancestralidad ibérica hace unos 4.000 años pero dejó intacta la composición materna (mitocondrial). En África, mi equipo tiene en prensa un trabajo paleogenómico con muestras antiguas africanas donde mostramos que había varias poblaciones ancestrales en el continente que contribuyeron al origen de nuestra especie y que proporcionan un panorama mucho más complejo que el mostrado aquí”, informó.

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.