Fracasó en 6 Libertadores y en 3 de 4 SudamericanasÚltimas 10 copas: en 9 fue eliminado en 1ª fase

2 166

El cachetazo del Atlético Paranaense despertó a Peñarol demasiado temprano en su sueño copero. La apuesta, indisimulada, era llegar bien lejos en la Sudamericana, pero no pudo superar ni la 1ª fase, algo que viene siendo una constante en los aurinegros.

En efecto, luego de la formidable Libertadores 2011, Peñarol participó en 10 copas habiendo quedado eliminado en 1ª fase en 9 casos, y siempre ante rivales de escaso poderío, como demostraremos en este informe.

Nacional de Medellín y U. de Chile

En la Libertadores 2012, dirigido por Gregorio Pérez, Peñarol pasó el repechaje ante el Caracas y luego tuvo malísimos resultados en la fase de grupos. Una derrota en Mendoza ante Godoy Cruz y un 0-4 ante Nacional de Medellín en el Centenario propiciaron el cese del DT y la llegada de Da Silva. En los dos juegos siguientes ante la U. de Chile, empató de local y perdió en Santiago, quedando eliminado.

Sus verdugos fueron Nacional de Medellín, que quedaría fuera en octavos de final, y la U. de Chile, que llegaría hasta semifinales.

Vélez y Emelec

Para la Libertadores 2013 Da Silva ya llevaba un año al frente del equipo que comenzó la copa con dos victorias (ante Iquique en Chile y Emelec de local), pero luego se derrumbó: sufrió 3 derrotas seguidas, dos ante Vélez y la tercera ante Emelec en Guayaquil, rival con quien peleaba el 2° puesto. Quedó eliminado en la última fecha pese a golear al Iquique en el Centenario.

Sus verdugos en esta copa fueron Vélez y Emelec, que quedaron afuera en la siguiente fase.

Cobreloa

El fracaso en la Sudamericana de hace 3 años fue muy similar al actual. Peñarol venía de ser campeón del Uruguayo y apostó a ganar la Sudamericana. Así lo remarcaban en sus declaraciones los dirigentes, los jugadores y el nuevo DT, Diego Alonso. Con 9 refuerzos encaró esta copa y tras empatar 0-0 de visita ante Cobreloa tenía que rematar la clasificación en el Centenario, pero perdió 2-0.

Cobreloa demostró que no era gran cosa pues quedo fuera de la copa en la siguiente fase ante el modesto La Equidad de Colombia.

Santos Laguna y Arsenal

En la Libertadores 2014 Peñarol volvió a fracasar, esta vez con Fossati de DT. En el debut no pudo ganarle en Venezuela al humilde Anzoátegui, resultado que terminaría costándole carísimo. Luego perdió de local con Santos Laguna y perdió de visita ante Arsenal, por lo que quedó 5 puntos debajo de ese rival y con mínima chance. Le ganó a los argentinos en el Centenario pero luego Arsenal ganó en Venezuela y se quedó con el 2° puesto.

Los verdugos de Peñarol no llegaron lejos en esa copa: Santos Laguna quedó en octavos y Arsenal en cuartos.

Estudiantes

Lo más alto que llegó Peñarol en las últimas 7 copas fue a octavos de final, en la Sudamericana 2014, única participación que zafa de ser calificada como fracaso.

El equipo de Fossati eliminó al Wilsterman (2-0 de local y 4-0 en Bolivia) y al Dep. Cali (2-2 en el Centenario y 1-0 en Colombia), perdiendo por penales ante Estudiantes en octavos de final. En La Plata estaba sacando un gran resultado (1-1) hasta que en la hora Sandoval cometió un tonto penal y perdió 2-1. En la revancha estaba ganando 2-0 y clasificando, hasta que faltando 20 minutos recibió un gol que generó la definición por penales, en la que fallaron Carlos Núñez, Estoyanoff y el “Japo” Rodríguez.

Estudiantes, el verdugo de Peñarol, quedaría afuera en la siguiente fase.

Nacional de Medellín y Huracán

La Libertadores 2016 fue tan mala como las anteriores. Tras auspicioso debut con empate en Lima ante el Cristal, el equipo de Da Silva agarró el tobogán y sufrió 3 derrotas al hilo, de local ante Huracán y dos ante el Nacional colombiano. Pese a todo seguía con chance; debía ganar en Buenos Aires a Huracán para llegar con chance al último partido, ante Cristal en el Campeón del Siglo. Pero empató 0-0 y encaró el último juego ya sin chance, haciendo que el estreno copero de su flamante estadio perdiera interés.

Esta vez, uno de sus verdugos no resultó un equipo de escaso poderío, por el contrario. El Nacional de Medellín terminó ganando esta Libertadores. El otro verdugo, Huracán, quedó eliminado en octavos, precisamente ante el futuro campeón.

El modesto Luqueño

Un nuevo fracaso de Peñarol en copas tuvo como verdugo al Sportivo Luqueño, un rival medio pelo. Fue en la Copa Sudamericana 2016 donde,m tras empatar 0-0 de visita no podía romper el 0-0 de local hasta que recibió el lapidario 0-1 y terminó maquillando su eliminación con un 1-1.

Pero más allá del nivel de este equipo paraguayo, lo que alimenta el fracaso aurinegro es que había traído 10 refuerzos para intentar llegar lejos en aquella copa, y había sacado un empate de visita, teniendo la oportunidad de definir la llave en el Campeón del Siglo.

Tucumán y Wilstermann

Seis meses después, otra Libertadores (2017) generaba el cántico de la hinchada refiriéndose a la copa como “mi obsesión”. Y otra vez hablaron de la sexta. Pero otra vez fue un fiasco. Palmeiras le dio vuelta los dos partidos, el Wilstermann le hizo 6 goles en Cochabamba y Tucumán le ganó el partido decisivo, dejando a Peñarol último en su serie, sin siquiera acceder como 3° a la Sudamericana.

Tucumán de nuevo

La Libertadores 2018 tuvo a Tucumán como repetido verdugo del carbonero, en un grupo ganado por Libertad y en el que Peñarol quedó 3°, por lo que pasó a jugar en Sudamericana.

Y el Paranaense

Al fracaso de la Libertadores de hace unos meses, se suma ahora esta catastrófica eliminación ante el Paranaense, último en la tabla del Brasileirao, que sacó al manya del torneo con un global de 6-1.

También podría gustarte
2 Comentarios
  1. paulin🤘 dice
    Tatuaje y peinado. Peinado y tatuaje. Plena,reggaetón, salsa, cumbia, peinado. Tatuaje, whatsapp, plena. Féisbull, tuýtel, gugling, cumbia. Peinado, salsa.
  2. alfredo alsamendi dice
    Hace muy poco alguien proponía que a las copas internacionales fuesen los “grandes” por sí propios, o sea, independientemente que clasifiquen o no. Peñarol o Nacional podían ser campeones o descender, pero su lugar en la Libertadores estaría siempre asegurado. Algo totalmente descabellado, que va contra toda lógica deportiva. Y los números avalan el rechazo a la disparatada pretensión. Peñarol un año sí y otro también queda por el camino sufreindo goleadas a domicilio, humillaciones muy duras en su porpia cancha, e incluso gastando en la Copa, el doble de lo que realmente percibe, ya que un año sí y otro también se gasta a cuenta de lo que se ganaría. Nacional ídem. Con la fortuna de tener series más accesibles y jugando un poco mejor, alguna que otra vez ha pasado de fase, pero de vuelo corto, ya que rápidamente queda eliminado. Si alguan prueba se necesita para comprobar que la liga profesional (¿?) de la AUF es un mamarracho, aquí una demostración evidente. Con esta estructura deportiva y con los vintenes que manejan los los clubes uruguayos,es imposible competir a nivel internacional con alguna posibilidad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.