Turismo de catástrofe en Chernóbil: «Por favor, recuerden que una terrible tragedia ocurrió allí»

Fue el escenario del peor desastre nuclear del mundo, pero tres décadas después, Chernobyl se está convirtiendo en uno de los puntos turísticos más populares del planeta después de que HBO lanzara su popular serie de televisión

0 180

Con la serie de HBO ya finalizada, Chernóbil está más de moda que nunca y el «turismo de catástrofe» también. Conocer con detalle la historia del accidente nuclear ha despertado el interés de mucha gente que ha decidido convertir la curiosidad en turismo, pero no se dan cuenta de que Pripyat no es Auswitch, sino una ciudad ucraniana donde la contaminación radioactiva aún sigue presente.

Cientos de turistas e influencers están visitando el lugar del desastre en Ucrania y colmando las redes sociales con fotos inapropiadas, así lo ha reconocido el creador y guionista de la miniserie, Craig Mazin.

El realizador pidió respeto a todos aquellos adolescentes y no tan adolescentes que están compartiendo contenido inapropiado de sus visitas a Pripyat y Chernóbil. En su cuenta de Twitter, Mazin dijo: «Si la visitan, por favor recuerden que una terrible tragedia ocurrió allí. Compórtense con respeto por todas esas personas que sufrieron y sacrificaron sus vidas».

33 años después de la catástrofe, aunque la radioactividad ha disminuido mucho y no es peligroso pasar un par de horas allí, Chernóbil no es un resort de vacaciones al que ir a pasar tus días de descanso. Allí hubo más de 4 mil muertos, entre ellos, un centenar de bomberos y personal de emergencias que —como muestra la serie— casi se inmolaron por el bien común.

Tras la explosión, quedaron contaminados 2 mil 600 kilómetros alrededor de Chernóbil y hubo que asolar (no quedaron ni árboles, ni rocas, ni animales, ni personas) cien kilómetros cuadrados.

Ahora, desde el lanzamiento de la serie de HBO Chernobyl, el interés en el lugar donde ocurrió la horrible explosión nuclear ha aumentado dramáticamente, según los operadores turísticos locales. Un flujo constante de visitantes aventureros ha sido atraído «al macabro espectáculo de la ciudad desierta y en descomposición alrededor de la central eléctrica».

Aunque Chernobyl se filmó principalmente en Lituania, su éxito ha hecho que la demanda de visitas a la zona cerca del infame lugar ucraniano aumentara en alrededor de un tercio.

Situado cerca de la ciudad de Pripyat, a unos 110 kilómetros al norte de Kiev, Chernóbil es uno de los lugares más contaminados del mundo y solo se puede visitar con un guía autorizado.

Varias compañías de turismo ofrecen viajes guiados a la «zona de exclusión», que cubre un área de más de 4 mil kilómetros cuadrados alrededor de la planta de energía nuclear.

«Hemos visto un aumento del 35% en las reservas», dice Victor Korol, director de SoloEast, una compañía de viajes que ha ofrecido viajes a partes de Chernóbil durante dos décadas. «La mayoría de las personas dicen que decidieron reservar después de ver el programa. Es casi como si lo vieran y luego saltaran a un avión».

Como si la ciudad de Pripyat fuese un parque temático más, la gente está yendo a visitar la zona de exclusión y los alrededores más cercanos a la central nuclear. Lo mismo se hacen fotografías con las pocas personas locales que allí quedan, que se acercan a los animales salvajes que viven allí.

Y es que no podemos olvidar que Pripyat fue desalojada en 1986 porque su habitabilidad era peligrosa para la población.

El turismo en la denominada zona de exclusión, desde que la serie fue estrenada en mayo, se incrementó entre un 30 y 40 por ciento. Entre quienes han sido blanco de críticas están los influencers de redes sociales, quienes han sido señalados de tomarse fotos que glamoriza un lugar marcado por la tragedia.

En una de las fotos se vea a una modelo mostrando su ropa interior ante un edificio abandonado. ¡Horror! Los visitantes deberían respetar el entorno donde se vivió la catástrofe nuclear, no solo por ética sino por sentido común.

Es cierto que actualmente se organizan tours por el interior de la central donde la organización se asegura de proporcionarte todas las medidas de seguridad necesarias para poder ver las instalaciones sin correr peligro, pero este tipo de visitas no son accesibles para todo el mundo, la más barata es a partir de los 400 euros.

El mortal accidente de Chernóbil, el 26 de abril de 1986, ocurrió después de que una prueba de rutina en uno de los reactores de la planta de energía saliera catastróficamente mal.

Mientras que la explosión causó directamente alrededor del 31 muertes, millones de personas estuvieron expuestas a niveles peligrosos de radiación.

Posteriormente, el número final de muertes como resultado de la exposición a la radiación a largo plazo ha sido muy discutido.

Aunque la ONU predijo hasta 9 mil muertes relacionadas con cáncer en 2005, Greenpeace estimó posteriormente hasta 200 mil muertes, teniendo en cuenta otros problemas de salud relacionados con el desastre.

Considerado el peor accidente de la central nuclear del mundo, la operación de limpieza de Chernóbil aún está en curso 33 años después.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.