#IdearioTragando sapos

La coalición conformada por ex-rivales «Frente de Todos», con Alberto Fernández como candidato a presidente de la República Argentina, derrotó en primera vuelta a la alianza de Macri, «Juntos por el Cambio», por un porcentaje de votos bastante menor al esperado por encuestadoras y los propios candidatos.

11 1.057

La brillante estrategia de Cristina Fernández, quién ofreció a Alberto Fernández, con generosidad, no demasiado habitual en el peronismo, la posibilidad de ser candidato a la presidencia en las elecciones presidenciales 2019, es el principal motivo del triunfo del Frente de Todos. Estrategia de Cristina que fue motivo de innumerables artículos laudatorios en los principales medios del mundo, que dejaron en claro la calidad de superlativa estadista de la ex-presidenta de Argentina.

Esta estrategia no hubiera dado los resultados expuestos en la elección, que dio como ganador a Alberto Fernández, un político pragmático, capaz y con talento para relacionarse con quién sea, sin la incapacidad demostrada por Mauricio Macri en casi cuatro años de gobierno, en los que no ha sabido manejar las variables básicas de la macroeconomía y microeconomía, incapacidad que ha dado índices de pobreza e indigencia inimaginables, inflación, ajustes tremendos y corridas cambiarias, que hicieron que la posibilidad de reelección de este presidente quedaran anuladas.

En un juego sádico de dominio y servidumbre, que pudimos apreciarlo en el gobierno de Macri, en un país como Argentina, donde las instituciones son débiles, y las relaciones móviles e intercambiables se agudizan de manera impiadosa, donde ese «otro» sujeto que está atado a un «collar de perro» o a los juegos perversos y pervertidos del sacrosanto «torturador», puede ocupar el lugar de dominio, subvertir la ley que rige el destino de los cuerpos, puede cambiar el porvenir y provocar el pasaje de esclavo a amo… sin descontar adhesiones a este tipo de administración neoliberal desinstitucionalizada, donde los seguidores fanatizados de Macri, heredero del conservadurismo feudal del pasado, -que pareciera no termina nunca de desaparecer- conformaron de manera contundente una oposición «dura» aferrada a activos incorpóreos, a promesas incumplidas por su líder, un mentiroso serial, que aseguró en campaña de 2015 «Pobreza cero», o que eliminar la inflación «sería la cosa más simple», entre otros delirios de ocasión.

Macri y & tuvieron una visión bastante ingenua del devenir histórico, al creer que con una campaña cuasi delictiva de medios corporacionistas y sus esbirros, lanzando difamaciones y fake news a repetición día a día, iba a eliminar al kirchnerismo, un obstáculo gravoso para los mercados, que no votan, el desarrollo de un país para pocos sería un hecho, pero no fue así… sin embargo el resultado en porcentaje de votantes, fue digno para este presidente, que vale puntualizarlo, más allá de lo diplomático, la promesa de aperturas de mercados comerciales que no han tenido espacio y una ¿exitosa? cumbre del G20 en Buenos Aires a fines de 2018, la prometida «lluvia de inversiones» nunca llegó, sólo una deuda de miles de millones con el FMI, que si llegaron y no se sabe a ciencia cierta donde se encuentran.

Macri se quiso abrir al mundo cuando el mundo se estaba cerrando, le envío señales y frases seductoras a los mercados, pero los inversores -insisto- no votan, votan los ciudadanos, un mal karma para Macri, que pareciera no se sensibiliza con los que sufren políticas bestiales de ajuste, de hambre y de ausencia de libertad de expresión, presentes en esta administración de evasores offshore, legitimados por un «núcleo duro», odiador patológico de la expresidenta Cristina Fernández.

Macri solo logró atraer a inversores especulativos, que terminaron provocando las corridas cambiarias de 2018 y 2019, cuando perdieron confianza en la posibilidad de reelección del presidente. Los seguidores del gobierno consideran que solo fue mala suerte.

No olvidemos que en sus primeros años el kirchnerismo gozó de un contexto internacional muy favorable, con precios récord de materias primas que le permitieron a este país agroexportador crecer a «tasas chinas». De todos modos, más allá de la suerte, hubo un mal diagnóstico de la realidad y una pésima respuesta de Macri, como presidente de un país emergente.

Cristina Fernández, a pesar de todos los contratiempos a los que debió enfrentarse, tenía la llave de la unidad peronista-kirchnerista, pues para todos era el factor que dividía y de manera contundente, oportuna, talentosa y generosa supo utilizarla, con un feliz resultado. Ha vuelto contra todas las previsiones de los agoreros del síntoma, los escribas del poder omnívoro del neoliberalismo en su cenit, que todo lo degradan.

Un 40% del electorado ha votado a Macri, tan limitado en su hacer y tan funcional a sus intereses. El odio a la demonizada Cristina Fernández ha ayudado a que este impensado porcentaje de votos se volcara al vetusto relato del candidato posverdadero, con tique de ida y vuelta, Mauricio Macri… un voto irresponsable, cimentado desde hace años por la corporación de medios y sus personeros nefastos, que en Argentina, manipula la realidad de millones de ciudadanos, plenos de resentimiento hacia la ex-presidenta, vilipendiada, difamada, escarnecida, injuriada, como nadie en este país.

Considero indispensable, para quién lea este editorial, dejar en claro, que no he adherido jamás al peronismo ni al kirchnerismo, ni ninguna otra ideología de ocasión, milito desde la soledad y el exilio en mi calidad de iconoclasta y heterodoxo, por la libertad, igualdad y solidaridad de los seres que componen la comunidad, lo que devino en una censura total y absoluta de mi obra… pero jamás he negado a Cristina Fernández en su calidad de potente estadista y talentosa política, quien lo hace, es simplemente un imbécil y de estos está plena Argentina.

Alberto Fernández ha comenzado a conformar en este período de transición, hasta que asuma como presidente de la República Argentina el 10 de diciembre, su gabinete, al que no adhiero puntualmente, en la posible elección de un personaje espectral, Gustavo Beliz del Opus Dei, ex-ministro del Interior de Carlos Menem, compañero de fórmula con Domingo Cavallo en 2000, ex-ministro de Justicia de Néstor Kirchner, quien lo echó del cargo por una interna con un tal Stiuso, autoexiliado en EEUU durante años, donde formó parte del staff del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), una de las organizaciones prestamistas de los países centrales, con fuerte peso en EEUU… a este CV podemos agregar que Gustavo Beliz, el ultracatólico, de orientación económica liberal, también adhiere a la «mano dura», impulsor como ministro de Kirchner de la ley denominada «Blumberg», que propiciaba una serie de normas que endurecían el aparato represivo del Estado.

Necesario e indispensable tomar conocimiento de quienes son los que ocuparán cargos trascendentes en el próximo gobierno, pues la memoria debe perdurar, sin ella la historia se distorsiona y seremos sojuzgados y víctimas de nuestros olvidos. La derecha conservadora fascista en Latinoamérica eliminó nuestra memoria física y ancestral, objetivo del neoliberalismo. Honremos la lucha de quienes lo han dado todo, pues somos parte del pueblo que lucha por su libertad arrebatada desde el inicio de nuestra historia, Tiempo de reinventar la resistencia, asumiendo nuestros dolores, indispensable, para llegar a conformar la tan ansiada Patria Grande… pareciera que han muerto sin dejar descendencia el «Che» Guevara, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Salvador Allende, Víctor Jara, Violeta Parra y tantos otros referentes de la historia eliminada. Ruego que la exclusión no sea norma y regla de los nuevos gobiernos de aparente tinte progresista, pues la ficción política está degradando la esencia de la democracia.

También podría gustarte
11 Comentarios
  1. Federico Rojas dice
    Cristina La entrañable Cristina! Sabemos que está preocupada por la salud de su hija. Yo le mando los deseos más a fuertes que tengo, para que Florencia se restablezca pronto!!!!! Excepcional artículo del Filósofo de la Patria Grande, marcando las grandezas y los puntos de inflexión de la realidad que se presenta. ¡Saludos Maestro!
  2. Matilde Iraola dice
    La contundente victoria de Alberto Fernández y de Cristina Fernández de Kirchner abre el horizonte de esperanza hacia un futuro mejor para la Argentina. ¡Un Abrazo Eduardo Sanguinetti!
  3. Federico Usandivaras dice
    Que tipo lúcido perspicaz y claro Eduardo Sanguinetti… lo admiro en sus convicciones y templanza en cantar clarito los obstáculos que se pueden presentar en el nuevo gobierno. Tal el caso del «chupa cirios» Beliz. Absolutamente rechazable. Formidable columna sobre las elecciones, con mirada equilibrada.
  4. Manuel Reynoso dice
    Este filósofo propone algo que no he leído en ningún artículo sobre estas elecciones, que es empezar por abrir las perspectivas de análisis y entender que la acción social se impone siempre sobre los modelos que funcionan “tan bien” solo en sus manuales, esto para los políticos de cualquier color. ¡Muy bueno Sanguinetti!
  5. Nahuel Johnson dice
    Tus palabras son muy eficaces Filósofo de la Patria Grande, cuando nos muestran otro punto de vista y\o el comienzo de acciones! Sonríe! Venceremos!
  6. Facundo Marco del Pont dice
    Excepcional artículo de un gran silenciado en Argentina, por Macri y los K. Como argentino que vive en Uruguay, muy orgulloso de mi compatriota el humanista Eduardo Sanguinetti.
  7. Raúl Almirón dice
    Las estrategias del neoliberalismo representado por el mentiroso ignorante Macri son pocas, se remiten a agredir, violentar, reprimir y asesinar y la participación real del pueblo en la política es el único muro de contención a sus agresiones. Le teme al pueblo el cobarde, por eso lo denigran con calificativos desde «cabecitas negras» a »choriplaneros». En Argentina lo único que quedaba es votar a Cristina, a Alberto Fernández no lo conozco, pero la ex-presidenta en camino de vuelta, no se va a jugar por alguien que traicione. He leído el mejor artículo sobre las elecciones que se ha escrito. Muchas gracias a LA REPÚBLICA por publicarlo.
  8. Franca Tosato Apolloni dice
    Excepcional de punta a punta. Eduardo Sanguinetti la tiene clara y narra el panorama político argentino sin tapujos, ni «blanduras». Estoy absolutamente alineada con su aguda visión a la cual agregaría las innumerables denuncias de fraude que sumadas explican la poca diferencia entre el que se va y el que debía haber llegado con los veinte que sacó en las Paso. En fin, es lo que hay y los que soñamos con la Patria Grande debemos seguir de pie como la Argentina que nos prometió Alberto Fernández.
  9. RICOTERO dice
    CAPO LAS CANTÁS TODITAS. NO DEJÁS PASAR UNA, LOS EMPRESARIOS Y POLÍTICOS ESTAFADORES NO TE BANCAN Y LAS MINITAS CAEN A TUS PIES. VAMOS QUE VOLVIMOS Y TE LA BANCAS CON COJONES GENIO.
  10. Tupac dice
    El colosal problema de Argentina es la paupérrima calidad de su clase política,cosa que parece estar lejos de solucionarse.Siempre se vota por el menos malo. De haber habido un candidato potable,Macri no llegaba ni al 10% de los votos. Todos los demás que lo votaron,en realidad lo hicieron por el miedo al regreso de la banda de ladrones K.,impresentables y siniestros también.
    1. RICOTERO dice
      POLÍTICOS FICCIONALIZADOS. COMUNIDAD TEMEROSA IGUAL QUE EN URUGUAY, EL RESULTADO ES DESASTROSO. CON PP URUGUAY GANÓ EL OSCAR DE LA ACADEMIA. EL MEJOR MENTIROSO Y TRAIDOR DEL CONTINENTE. SEMILLA DE RESENTIMIENTO Y DOBLE ROSTRO, SUPERA A LA CRISTINA.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.