Primera vez que elige su mansión en el Sur argentino para pasar las fiestasTinelli, lejos del ruido refugiado en Esquel

El conductor de televisión Marcelo Tinelli despidió uno de los años más difíciles a nivel personal y económico. Si bien el exitoso ciclo ShowMatch mantuvo buenos niveles de audiencia, los problemas a nivel empresarial que atraviesa la productora que contrata a Tinelli y a su equipo siguen más vigentes que nunca. Este pasado viernes, mediante una medida cautelar, Tinelli logró trabar por completo la venta de los medios de Grupo Indalo al fondo OP Investments. De este modo, los dos empresarios actualmente detenidos no podrán deshacerse tan fácilmente de sus empresas. La medida cautelar fue a pedido de los abogados de Tinelli, a quien le deben más de 8 meses de sueldos como conductor de Showmatch. Los atrasos en sueldos también lo sufrieron el resto de los trabajadores del programa incluídos los jurados Moria Casán, Marcelo Polino, Angel de Brito y Pampita quien incluso adelantó que no seguirá en el ciclo 2018 molesta por los atrasos en el pago de su sueldo. Cada verano la foto ineludible de Punta del Este era la del «clan» Tinelli celebrando Navidad y Año Nuevo, pero esta vez el ánimo del conductor no estaba para fiestas y decidió despedirlo en su mansión de la Patagonia argentina, en Esquel. Los primeros días los pasó con su pareja, Guillermina Valdés, y su hijo Lolo y su hija menor Juanita Tinelli. A las fiestas en Esquel también se sumó Dante Ortega, el hijo de la modelo y del productor Sebastián Ortega. En tanto, el resto de los hijos de Tinelli sí viajaron a Punta del Este y pasaron en su chacra marítima.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat