¿Deberíamos estar preparados para una factible rebelión de las máquinas, que hoy utilizamos como aliadas en tantas de nuestras tareas diarias?Tecnologías de uso cotidiano: ¿ventaja o amenaza para la humanidad?

0 172

Estas y otras muchas interrogantes son una incógnita que los hombres ciencia de la actualidad intentan discernir. Por lo pronto, el mundo del trabajo comienza a preocuparse por el cada vez más creciente desplazamiento de los trabajadores de sus lugares de labor los que son ocupados por máquinas.

El rápido desarrollo de la inteligencia artificial podría provocar el aumento del desempleo o hasta dar lugar a una rebelión de las máquinas en las próximas décadas.

Pero ¿qué amenazas ocultan las tecnologías que usamos a diario, como el aire acondicionado o los mapas electrónicos?

Tratamiento de aguas

Los sistemas inteligentes de tratamiento y purificación de aguas, ubicados a las afueras de grandes ciudades, podrían representar un peligro para la salud en caso de un cambio en su configuración.

Asimismo, la contaminación del agua que causa el plástico o -en algunos casos- las sustancias estupefacientes, representan una amenaza aun cuando la planta funciona sin fallas.

Aire acondicionado

Las «casas inteligentes» nos permiten, entre otras cosas, controlar el aire acondicionado a distancia. Sin embargo, en teoría, puede ser gestionado por una tercera persona o cambiar su «comportamiento» debido a un error en el algoritmo o una «rebelión de las máquinas».

Por ejemplo, la inteligencia artificial «hostil» podría hacer bajar la temperatura en todos los edificios del «sistema inteligente», algo que, a su vez, llevaría a un aumento de los casos de gripe y resfriado, ya que existe un vínculo entre la temperatura y las capacidades del sistema inmunitario del organismo humano.

Sistemas de navegación por satélite

El sistema de navegación GPS utiliza en su trabajo los relojes atómicos -ubicados tanto en las estaciones terrestres, como en los satélites-, así como una secuencia pseudoaleatoria no repetitiva, que se usa para distinguir la señal del ruido ambiental.

Sin embargo, incluso un pequeño cambio en la precisión del reloj o la secuencia de símbolos podría afectar los sistemas globales de telecomunicación que se utilizan, por ejemplo, en las redes eléctricas o hasta en las bolsas de valores.

En caso de una supuesta «rebelión de las máquinas», los navegadores GPS para automóviles también podrían crear rutas de viaje interconectadas para varios usuarios, algo que daría lugar a un caos en el tráfico.

Frenos de automóvil

Los automóviles más avanzados se parecen cada vez más a los teléfonos inteligentes, que obtienen regularmente las actualizaciones del sistema operativo y de las aplicaciones.

Por ejemplo, en el 2015, los usuarios de Tesla tuvieron la oportunidad de descargar el sistema de control de velocidad adaptativo bautizado Autopilot.

Pero ¿qué pasaría si las actualizaciones contuvieran errores capaces de desactivar los frenos o cambiar la ruta del vehículo y expulsarlo al lado equivocado de la carretera?

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.