Teatro El Tinglado; ayer, hoy, mañana

“El arte teatral es un arte de resistencia”, manifestó el director José María Novo.

0 68

La Institución Teatral El Tinglado fue fundada el 30 de mayo de 1947 por la Sra. María E. Abelenda Pons de Mendizábal y el Prof. Roberto Olivencia Márquez, siendo el grupo teatral en actividad más antiguo de Uruguay. Para saber más al respecto, LA REPÚBLICA dialogó con su director José María Novo.

El pasado

¿Cuándo se inaugura El Tinglado?

El 30 de mayo de 1947 se inaugura el grupo en la Sala del Sodre. Y en 1949 inaugura su primera sala en la calle Sierra 1620 (hoy Fernández Crespo). Cuando se construye la terminal de ómnibus la Intendencia expropia ese lugar y termina dándole un galpón al grupo.

Es en 1952 empieza la transformación de ese galpón que era el lugar donde guardaban los aerocarriles de Malvín. En 1956 se inaugura la sala ubicada en la calle Colonia y Martin C. Martínez.

¿Sigue siendo de la IM?

El predio es Municipal, en comodato desde 1952, es uno de los más viejos que tiene la comuna montevideana en esa modalidad.

Presente

¿Desde cuándo están ustedes al frente de la institución?

Ingresé en 1998 como aspirante, en el 2000 pasé a ser integrante y en el 2002 como directivo, primero fui tesorero y desde el 2004 como Presidente de la Comisión Directiva.

¿Cuántos integrantes tiene el teatro?

Somos 23 integrantes. La mesa Directiva está integrada por: Carina Méndez, Ignacio Novo, Ángel Carballedas y Micaela Chocho.

Nuestro organigrama sigue siendo regulado por los estatutos fundacionales de 1947.

¿Cuál fue la primera obra que dirigiste en El Tinglado?

Fue una para niños y no puedo recordar su nombre. En el año 2000 hice una codirección con Eduardo Virells. Éramos 10, mucho para la primera vez, no fue nada fácil pero tuve un compañero de ley.

Teatro del Centro y otras salas

¿Qué sentís con el cierre del Teatro del Centro?

Mucha lástima. Llegar a trabajar en ese teatro era un placer enorme para todos.

Cuando se cierra un espacio cultural que trabaja bien y cierra por una interna comercial a mí me da pena y dolor. No llegás a entender cuáles son las prioridades hoy, asusta bastante este tipo de actitudes. Hay otras salas que han cerrado, por ejemplo el cine Trocadero, hoy convertido en una casa de ropa. Son pérdidas culturales que a nadie le importa.

Por suerte hay salas qué abren, más chicas, muy interesantes. Cuando ingresé al Tinglado era una de las salas más chicas con 160 butacas, hoy somos de las más grandes. Mantener un espacio cultural es muy complicado.

Por otro lado tenés a Roberto Suárez con la reapertura del teatro Odeón. Necesitamos recuperar la Máscara, el Astral.

¿Qué opinás de la ley de teatro independiente?

Estamos felices por la ley de Teatro Independiente que puede significar un respaldo para las salas independientes y para los actores que no pertenecen a ningún grupo. Puede favorecer el desarrollo de espacios y revitalizar la idea de nuestros fundadores que era que el artista fuera dueño de su herramienta de trabajo. El arte teatral es un arte de resistencia.

¿En qué andan en la actualidad?

Actualmente estamos representando “Maldito”, obra con 32 actores en escena.

Empezamos con ensayos parciales de 6 actores cada vez durante 1 mes y 1/2, así es más fácil coordinar al principio y luego de ese mes y medio arrancamos con los 32.

Fue un proceso largo de 5 o 6 meses, con ensayos de lunes a sábado a partir de las 23 horas pero nunca empezamos antes de las 00.30. No es fácil, hay que tener actores comprometidos y dispuestos a ensayar después de trabajar todo el día.

¿Y qué se viene en el futuro del Tinglado?

Tengo muchas ganas de hacer una obra de Arthur Miller, pero sabemos que los derechos son muy caros. Hay una obra de este autor que nunca se hizo en Uruguay, fue la última obra que él escribió, son 8 personajes, muy compleja en la parte técnica. Es una trilogía que hace de su relación con Marilyn Monroe y los medios.

No está traducida al español ya que se hizo en Argentina. Hay una traducción en España pero muy difícil de conseguir.

La representación está en Argentina al igual que Tennessee Williams y algunos autores franceses.

Tenemos otros proyectos también, hay un musical, un clásico y muchas ganas de trabajar.

Queremos proyectos que entretengan aunque sean tragedias. Queremos un público enganchado.

Un poco de historia

El Tinglado fue uno de los fundadores de Federación Uruguaya de Teatros Independientes (FUTI) y el único que sigue en actividad. El teatro El Galpón se inaugura en 1949 y su antecesor era La Isla de los Niños pero ya no existe con ese nombre.

Su actividad fue ininterrumpida porque en la dictadura Alfredo de la Peña adoptó una mecánica muy divertida, hacía una obra llamada el Monostáculo, era una crítica a la dictadura y siempre en platea había 2 señores esperando que terminara la función para llevarse a Alfredo detenido, se iba con ellos y dormía en la seccional. Así pasaba los viernes, sábado y domingo. Se lo llevaban y volvía a hacer las funciones y fue así que el gobierno de facto no cerró la sala.

Al preguntarle qué opinión tiene sobre el mito que dice que el espíritu de Alfredo anda por el Tinglado, José María dijo que “ojalá ande su dedicación y entrega porque fue un tipo que renunció a un montón de cosas por tener la conciencia clara de hacer teatro, de hacer teatro independiente. Esperemos que su espíritu ande por acá”.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.