"Tengo una relación con lo electrónico y la filosofía de fabricar cosas medio que desde siempre"Tata Laxague: Antilutheria electroacústica, «entre la magia y la ciencia»

El argentino Tata Laxague hace más de 10 años que se dedica a fabricar instrumentos musicales únicos, en apariencia y sonido.

Laxague Contó a LA REPÚBLICA que su formación es como músico básicamente, lo demás es pura intuición y experiencia.

Alrededor de los 5 años comenzó a estudiar violín, después estudió viola en la etapa más adolescente y se formó en composición. Cuando tenía 12 o 13 años empezó a romper sus propios instrumentos y a arreglarlos tratando de no causar estragos irreparables.

«Tengo un vínculo con los instrumentos de cuerdas desde siempre y mi formación fue como músico, estudié un bachillerato de orientación en composición, música contemporánea y música académica; y después, en la universidad, estudie música electro acústica y me aboqué ya en mi etapa más de formación profesional al desarrollo de tecnologías aplicadas al arte. Es decir, tengo una relación con lo electrónico y la filosofía de fabricar cosas, desde siempre» destacó Laxague.

Con los instrumentos musicales, comenzó a dedicarse profesionalmente hace 10 años, porque en principio, se instruyó en ebanistería y todo lo que es el trabajo fino con madera, y después, lo que es la luthería tradicional, reparaciones y restauraciones de piezas clásicas, de piezas Standard.

«Mientras tanto, iba desarrollando un concepto más artístico, si se quiere, que tenía que ver con la construcción de diseños no tradicionales y de piezas que si bien tienen una funcionalidad como herramienta para hacer música, y es totalmente efectiva, hay una búsqueda sonora distinta, capaz más orientada a una sonoridad o una versatilidad en el campo más de la música contemporánea o de la música moderna», porque es música que siempre compuso y en la que ha trabajado diseñando.

También contó que trabajó mucho para teatro, componiendo piezas musicales y diseños sonoros, entonces la idea sonora de los instrumentos se desprende un poco de ahí.

Ahora desde el punto de vista constructivo y estético, los instrumentos realizados por Laxague tienen que ver más con el artista visual que hay dentro de él, en donde intenta buscar una estética más propia de la materia prima con la que trabaja, ya que lo hace con materia prima recuperada, con maderas recuperadas y fabrica todas las piezas, los tornillos, casi todo el instrumento los fabrica en su taller y todo esto lo terminó bautizando «Antilutheria electroacústica», porque la lutheria, cuenta Tata, «es un campo enorme y generalmente sucede algo que es que los instrumentos se diseñan para solventar ciertas necesidades en los músicos, mi luheria de alguna manera, es la propuesta inversa, es una propuesta estética donde mi interés es que los músicos al encontrarse con el instrumento se replanteen cosas, que se encuentren con ciertas cosas, peculiaridades que los hagan a ellos mismos ser mas creativos».

Por otro lado, cuenta que la estética de las piezas remite un poco a una cuestión muy propia de los materiales, del material visto, de las texturas, de la materia como cosa, tiene un aspecto de material recuperado pero es logrado, las maderas que encuentra en la calle se llevan a cero y pasan a ser piezas de madera muy seleccionada y de muy buena calidad y que después los vuelve a transformar en piezas donde se exponen cualidades texturales de la materia propiamente dicha.

«A mi me interesa que tenga una connotación con un aspecto vivo, que tenga cierta reminiscencia a la naturaleza y cierta reminiscencia a las cosas que están vivas en el mundo y llenas de texturas y llenas de complejidades y también que el sonido que generen tengan ciertas cualidades peculiares «afirmó.

Laxague cuenta que si bien son instrumentos modernos tienen gran influencia de instrumentos antiguos, de la época barroca, o de la edad media, sobretodo en la búsqueda tímbrica, ya que a lo largo de la historia los instrumentos han tendido a ganar sonoridad, volumen, hacia ganar proyección, para llegar a más gente, más ruido, más fuerte, más alto, entonces la idea de los instrumentos que construye Laxague, es volver a al criterio más personal de la música de cámara. Incluso cuenta que los micrófonos de los instrumentos eléctricos que construye, también son diseñados por él, para cada pieza en particular y orientándose en la búsqueda de ese sonido más cercano, más íntimo.

El trabajo de «La Antilutheria electroacústica» de Tata Laxague se puede definir como un collage, como universo en construcción donde se mezclan la creatividad, el arte y la magia.

1 comentario
  1. Alberto dice
    Habiendo tanto Luthier serio haciendo un trabajo msravilloso, a ustedes le parece mas interesante darle publicidad a esto

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat