#OpiniónTabaré y el rumbo del Frente Amplio hacia la reconquista del 2024

Si algo faltaba para el cierre del año era un mensaje claro y profundo sobre el futuro quehacer de nuestro Frente Amplio, lo que está ligado indisolublemente a su razón existencial de servir al país y su pueblo.

#Opinión por Rubén Martínez Huelmo

Tabaré magistralmente apunta como objetivo principal al funcionamiento responsable, serio y ordenado de la fuerza política.

Y esto es central para transitar el próximo quinquenio. El Frente Amplio hace más de 20 años que es el mayor partido político que sostiene la ciudadanía uruguaya, por muchas razones es el gran partido del siglo XXI, el que proseguirá congregando multitud de compatriotas, lo que hace más que factible que en la próxima rotación electoral de partidos el Frente Amplio pueda guardar lógicas expectativas.

Ello así será tarde o temprano, pero hay que trabajar. Todos sabemos que desde la Reforma política de 1996 en Uruguay tenemos un nuevo bipartidismo para decidir el rumbo del país, y también saben todos, tirios y troyanos, que, en este esquema constitucional, la fuerza fundada por Seregni estará siempre en la final.

Esa es la experiencia tras cinco elecciones desde 1999 al presente y ello no habrá de cambiar. Por lo tanto, ante tal compromiso, ante tal realidad, Tabaré nos plantea como enorme desafío, para este próximo quinquenio, actuar ordenadamente, con respeto y revalorizando los resortes internos frenteamplistas con mayor democracia aún.

Tanta como la que se ha sostenido y respaldado para el funcionamiento del país, teniendo siempre presente a nuestros ilustres muertos que dieron sus vidas en defensa de derechos sagrados para la República. Es muy bueno que alguien de su nivel institucional nos sugiera que el desorden, la descoordinación, el individualismo exacerbado, la irresponsabilidad no es el camino del Frente Amplio, todo lo contrario.

Pero ante el atisbo de conflictos internos que no se están sabiendo canalizar y que van a la prensa antes de procesarse internamente, la gran noticia que alegró nuestro corazón, primero, es su buen estado de salud y segundo, que el 2 de marzo va a estar junto su pueblo, junto a su fuerza política para sumarle su reconocida experiencia. Ello nos congratula, pues Tabaré luego de haber pasado en lo familiar un durísimo y triste año 2019, viene rumbo a nosotros, al encuentro de su gente, de sus amigos y compañeros en todo el país, a seguir en la lucha, porque la causa del pueblo uruguayo es la brújula del Frente Amplio y eso demuestra su grandeza y solidaridad de espíritu.

¡¡Qué mejor que dar su esfuerzo a su gran familia política!!

Demostrando que luego de su largo periplo político de gobierno, no baja los brazos, generosamente retornará desde la oposición, para que se observen los derechos del pueblo y apoyar lo que sea bueno para la gente, pero siempre atentos también a defender derechos y logros fundamentales obtenidos en nuestros gobiernos tanto en el plano material como moral, democracia, cambios, inclusión social, cultural, justicia, derechos humanos y todo el universo de temas.

No deja de ser fundamental la profundidad democrática de Tabaré en cuanto a que percibe que desde la oposición también se gobierna, por lo que tomando como base la poderosa bancada parlamentaria del Frente Amplio, es obvio que desde allí mucho se podrá hacer para construir en ese sentido.

Fundamentar a toda hora, cuando estemos de acuerdo y cuando no lo estemos, «por esto y por aquello», lo cual implicará multiplicar el trabajo de coordinación entre nuestros parlamentarios, la fuerza política y la ciudadanía.

Para esta herramienta de la democracia uruguaya que es el Frente Amplio, nada puede ser ajeno, en consecuencia, mejorarla y prepararla para este próximo quinquenio y otras etapas que vendrán será sustancia de la militancia que llevará a cabo el presidente para luego del 2 de marzo.

Ante un nuevo año la clarinada de Tabaré Vázquez nos debe llenar de optimismo y predisponer para la lucha política, para la reorganización propia, la nuestra, la personal, la de cada uno de nosotros, para luego llevarla a nuestros ámbitos colectivos, con reflexión y respeto por el compañero y con las más altas miras por el país, su pueblo y en particular por los más débiles como marcó José Artigas.

Con humildad republicana volverá a la lucha desde el llano entre las bases frenteamplistas de todo el país, desde los Comités de Base, las Coordinadoras, las Departamentales, para hablar y dialogar con los compañeros y ciudadanos en general, para luchar por los intereses de las grandes mayorías como siempre lo ha hecho en nombre del pueblo frenteamplista que le encomendó la difícil tarea de asumir las más altas responsabilidades republicanas.

La reafirmación de la Unidad del Frente Amplio es una preocupación y oportuna señal que menciona Tabaré, cuidar las alianzas, fomentar las bases y la rica institucionalidad del Frente Amplio, único fundamento que explica cómo en casi 50 años de existencia aquel novel partido de 1971 ha pasado a ser la fuerza política más numerosa del Uruguay, habiendo quebrado con el histórico bipartidismo de blancos y colorados nacido en 1836 en la batalla de Carpintería y situándose en el centro del escenario político nacional.

En este nueva etapa expresa Tabaré que será menester lograr nuevas disposiciones internas que agilicen ciertos asuntos políticos en los niveles ejecutivos frenteamplistas; agregó que será muy importante transparentar los procesos de elección de nuestros candidatos a la Vicepresidencia de la República, que equivale a la presidencia del Poder Legislativo.

No tiene lógica que esa representación tan elevada de la institucionalidad uruguaya no sea procesada por los órganos más representativos, tal como los presidenciables y el programa de gobierno. En fin, ya tendremos tiempo de ocuparnos de todos esos menesteres, siempre centrados en la máxima de que «lo que a todos concierne por todos debe ser deliberado».

Tan solo señalamos que con los aportes de todos podremos perfeccionar al Frente Amplio, como sujeto de máxima representación política de nuestro pueblo y ello no es cosa menor cuando vemos lo que sucede en otros lares. El sistema de partidos del Uruguay es vigoroso y orgullo del país, nosotros los frenteamplistas somos responsables de un partido que representa a la mitad del electorado nacional, a eso refiere Tabaré y en buena hora el llamado a la responsabilidad.

No puedo ni debo obviar a Pepe Mujica, ni a Danilo, ellos son un capital de todo el Frente Amplio y, seguramente, estarán de acuerdo en torno a promover un gran reagrupamiento del Frente Amplio, a vertebrar sus líneas y disponer, con la nueva generación de liderazgos que nacen y a una fenomenal renovación etaria que se viene promoviendo, la revitalización del Frente Amplio con miras al 2024 y con la proyección hacia más adelante teniendo en cuenta la formulación del campo progresista e izquierdista que se da en Uruguay, lo cual debemos tomarnos el trabajo de preservar siempre como herramienta de lucha del pueblo uruguayo.

Las preocupaciones que expresa Tabaré son de recibo, no se trata de atar el futuro con doble moña, todo lo contrario, se trata de mejorar y aprontar una expresión colectiva que ampare los sueños de miles y miles de uruguayos que lo único que esperan es que no se les estafe el porvenir, el de ellos y el de sus hijos, ello es a lo que se refiere Tabaré Vázquez cuando se preocupa por preservar, cuidar y proyectar al Frente Amplio.

Los demás partidos que hagan lo suyo, pero en el sistema democrático representativo, en la llamada democracia liberal, la gente busca y necesita quien la represente dignamente y honradamente, vale entonces la preocupación de Tabaré, será entonces una señal formidable verlo nuevamente recorriendo el país de Norte a Sur y de Este a Oeste como lo hizo en tantas oportunidades y bajo diferentes circunstancias.

Hoy pese a la derrota electoral podemos decir «tarea cumplida» pues hasta Lacalle Pou sabe que cuando reciba la banda presidencial se le entrega un estado general del Uruguay que no es aquel del 1o. de marzo del 2005 cuando el pueblo frenteamplista llevó a Tabaré a la Presidencia de la República. Comenzamos una nueva etapa y el mensaje de Tabaré se lo percibe por parte del frenteamplismo como muy estimulante para seguir trabajando por Democracia y Justicia y construir la próxima victoria electoral del 2024.

¡A los lectores de LA REPÚBLICA, venturoso 2020!

6 Comentarios
  1. rodrigo díaz dice
    Cómo les gusta el poder!!! Aun no terminaron de irse y ya están pensando en agarrar la teta otra vez en 2024. Medio pronto no?
    1. Mirapaarriba dice
      rodrigo ESCUPITAJO DE EXCREMENTO “amarronado” (colorado+blanco+marrón de las cloacas cuarteleras) QUE TE REBASA DEL MEOLLO. EUNUCO.
  2. Mariel dice
    Gracias Tabare por la esperanza y la alegría. Necesitaba tus palabras en estos momentos. Que tengas mucha salud y larga vida. El mejor presidente del mundo. Un abrazo querido presidente.. Te quisiera ahora para la intendencia de Montevideo. Hasta siempre.
  3. Mirapaarriba dice
    ERA MI IDEA LEER LAS ESTUPIDECES QUE ESTE REPUGNANTE MALA ENTRAÑA OBSECUENTE DEL “pepe”, TU PA , TRAIDOR, CO RRUP TO EXPUSIERA, PERO… AL LLEGAR A: “Esa es la experiencia tras cinco elecciones desde 1999 al presente y ello no habrá de cambiar”, DEJANDO EN EL OLVIDO LA DE 1994, QUIEN SABE PORQUE TURBIAS INTENCIONES, ME HARTO Y ME LLEVO A: “EL QUE DESCONOCE LA VERDAD, ES UN IGNORANTE, PERO EL QUE LA CONOCE Y LA DESMIENTE, ES UN CRIMINAL – BERTOLT BRECHT, ME QUITO LAS GANAS.
  4. Carlos dice
    El Uruguay fue Batllista 100 años y volverá a ser F.A. Q Tabaré siga tiene un doble valor 1) organiza la lucha 2) ahuyenta a los buitres q en la fuerza politica pululan.
  5. Aldous dice
    Si esas son las caras lo que seran las baratas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat