"Es imprescindible tender puentes entre los de abajo", teniendo en cuenta el contexto continentalSUTCRA: condena a la ofensiva imperialista

1 284

Una delegación del Sindicato Único del Transporte de Carga y Ramas Afines (SUTCRA) participó del Seminario Internacional de la Intersindical Central de la Clase Trabajadora y Federación Sindical Mundial – FSM, que se desarrolló los pasados 13 y 14 de marzo en San Pablo, Brasil.

Con la presencia de representantes de centrales sindicales de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Nicaragua, Panamá, Perú, Venezuela y Uruguay, las delegaciones analizaron la coyuntura actual del continente, los embates que sufre la región, pusieron énfasis en la lucha por la paz y «contra la ofensiva imperialista de los Estados Unidos de América contra Latinoamérica y Caribe, y en especial, contra la República Bolivariana de Venezuela».

Según explicó al Marcos Lombardi, coordinador general del SUTCRA, «es imprescindible tender puentes entre los de abajo», teniendo en cuenta el contexto continental. Lombardi fue designado vicepresidente de la Unión Internacional de Sindicatos del Transporte (UIS-Transporte), estructura sectorial de la Federación Sindical Mundial (FSM).

Según Lombardi, uno de los ejes del encuentro fue el mundo del trabajo y la denominada cuarta revolución industrial. «Los trabajadores coincidimos en San Pablo que tenemos que estar preparados y tenemos que preparar a las nuevas generaciones para lo que se nos viene, que es un nuevo modelo de trabajo en el mundo, y por tanto, tenemos que generar mayor capacidad de conocimiento para que no se abra una brecha cada día mayor entre el conocimiento que pueden adquirir las clases altas con el que pueden acceder las clases populares» señaló.

En este sentido, hubo consenso en la necesidad de «fortalecer» el desarrollo y la creación de nuevos conocimientos «formando a los nuevos trabajadores». Lombardi explicó al Portal que en los intercambios desarrollados durante el Seminario Internacional también se coincidió en que «las nuevas tecnologías en manos del capitalismo van a terminar generando en el futuro una reducción del 50% de la mano de obra ocupada, y eso es algo que ya está estudiado y previsto» aseguró.

«Por tanto los trabajadores tenemos que dar una respuesta conjunta, y esto está entrelazado con la realidad que estamos viviendo en el continente, ya que el continente ha venido experimentando cambios en las orientaciones de las políticas en distintos países de la región, por ejemplo el ascenso del gobierno de Mauricio Macri en Argentina y el de Jair Bolsonaro en Brasil, después de un golpe de estado que sacó a Dilma Rousseff de la Presidencia» acotó.

En este marco, Lombardi incluyó la «embestida mediática y judicial» contra el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva. «Las acciones de desprestigio y posterior encarcelamiento de Lula apuntaron directamente contra las políticas sociales» agregó.

Para el vicepresidente de la Unión Internacional de Sindicatos del Transporte, las fuerzas conservadoras que pretenden imponer el modelo neoliberal han contado a su favor «la prensa más retrógrada» y las redes sociales, para «desprestigiar» los proyectos populares en América Latina «que intentan erradicar la pobreza y generar mejores condiciones de vida para las capas más bajas».

Así las cosas, las delegaciones sindicales reunidas en Brasil coincidieron en la necesidad de «tomar las riendas» porque desde la perspectiva histórica de los trabajadores, no se puede «ser indiferente» a lo que está sucediendo en todo el continente.

«Algunos intentan despolitizar el presente diciendo no se metan que ustedes no tienen nada que ver cuando es todo lo contrario porque los proyectos de países progresistas son los únicos que contemplan a los trabajadores y a las clases más bajas y por tanto, nosotros tenemos que defenderlos porque si bien somos trabajadores de Uruguay, somos trabajadores en cualquier parte del mundo y así como mañana podemos emigrar nosotros hoy están migrando compañeros de otros países hermanos, también por eso tenemos que generar lazos más estrechos y fuertes entre los de abajo, tender puentes de solidaridad y comprensión de cada realidad entre los propios trabajadores y de ahí también la importancia de estos encuentros como el de San Pablo».

Otro de los ejes centrales del seminario internacional fue el abordaje propuesto por la comisión de género de la Intersindical de la causa judicial del asesinato de la activista Marielle Franco.

En la resolución aprobada se exige «la investigación y condena» de quienes ordenaron y ejecutaron el crimen de Marielle Franco.

El documento final del Seminario Internacional de la Intersindical Central de la Clase Trabajadora y Federación Sindical Mundial señala que «el imperialismo intensificó el uso de golpes parlamentarios, del ataque mediático y de los procesos judiciales ejecutado por los magistrados sirvientes a los intereses de los EUA contra los gobiernos progresistas en todo el continente. Esta ha sido la marca de esta nueva etapa de ofensiva de los EUA en nuestro continente».

En este sentido, sostiene que «el punto más crítico de ese ataque contra la soberanía de los pueblos de nuestra América es -sin duda- Venezuela. La oposición venezolana, subordinada y orientada por la Casa Blanca, se ha demostrado incapaz de ganar elecciones limpias.

Su fracaso electoral la lleva a utilizar de recursos más bárbaros contra el conjunto da la población. Como ejemplo, promover la guerra económica con el secuestro de alimentos e insumos básicos por parte de los empresarios, con el fin de generar escasez, hambre y caos en la sociedad venezolana».

El documento agrega que «el gobierno venezolano ha denunciado que los EUA están detrás de todas las medidas adoptadas por la oposición burguesa, porque el objetivo central del imperialismo es derrumbar el gobierno para robar y controlar los recursos naturales del país, en especial el petróleo».

Asegura que «después del fracasado intento de invadir Venezuela, con un discurso falso de ayuda humanitaria de los EEUU, utilizaron alta tecnología para cortar la energía de mas de 70% del territorio. Esos dos últimos ataques hicieron que el conjunto de la población venezolana saliera a las calles del país para decir no a la intervención norte americana y en defensa de la soberanía nacional.

La crisis Venezolana no es un proceso aislado. La crisis de la hegemonía de los EEUU, lo lleva a buscar recomponer sus pérdidas geopolíticas y económicas en Asia y África en el aumento del control sobre los recursos latinoamericanos. Para eso, pretenden llevar el conjunto de las naciones de nuestro continente al pantano del conflicto armado».

Asimismo, señala que «el gobierno brasileño, bajo la presidencia de Jair Bolsonaro, se transformó en una marioneta del imperialismo. El primer orden de Washington para el nuevo gobierno brasilero fue romper definitivamente con los BRICS, y utilizar del peso regional brasileño para atacar a Venezuela por medio de amenaza militar directa y de la presión diplomática a través el Grupo de Lima. La postura del gobierno brasileño agrieta los intereses nacionales, la constitución y la tradición diplomática brasileña».

También podría gustarte
1 comentario
  1. Mario Conde dice
    Bien por el compañero Lombardi!! Ni siquiera Nicolás hubiera argumentado tan bien!!! Por la ruta del Comandante Eterno!!! Ni un paso atrás!!! Chávez Vive!!!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.