Varios equipos se armaron bien y se ilusionan con dar pelea en el UruguayoSueñan en grande: los chicos que aspiran a tener un Apertura memorable

0 167

Los grandes fueron y serán, eternamente, los primeros equipos mencionados cuando se hable de candidatos a pelear por el título del Campeonato Uruguayo.

Y es comprensible que así sea, pues los antecedentes y las enormes diferencias presupuestales, que usualmente derivan en planteles mucho más poderosos que los de sus competidores, lo justifican.

Sin embargo, en cada temporada hay equipos chicos que se permiten soñar con un año para recordar. Los buenos períodos de pases contribuyen a fortalecer ese deseo.

En las siguientes líneas, repasaremos cuáles son, en la previa al Apertura que comenzará el fin de semana, los clubes que se armaron mejor para darle pelea a los grandes.

Los goles están asegurados

Un equipo que tuvo un buen 2018 y aspira a tener un 2019 aún mejor es Liverpool. Bajo la interesante idea futbolística de Paulo Pezzolano, los negriazules prometen ser un duro rival para cualquiera. Si no que le pregunten a Bahía, que fue derrotado en Brasil por la Copa Sudamericana.

Los de Belvedere no hicieron mil incorporaciones, pero contrataron jugadores que pueden serles sumamente útiles. Por goleada, el nuevo nombre más pesado es el de Maureen Franco.

El efectivo delantero, que decidió dejar Cerro y buscar nuevos horizontes, la rompió durante la pretemporada (hizo muchos goles en los amistosos y mostró un nivel que invita a los hinchas a ilusionarse), y promete mantener su costumbre de ser una pesadilla para las defensas rivales.

Además, Liverpool sumó a su plantel a Diego Guastavino, Christian “Pichón” Núñez y Steve Makuka, quien viene de tener un muy buen año con Progreso. El ex Racing Franco Romero completa la lista de contrataciones.

¿Será el año de Rampla?

En casi todas las conversaciones entre futboleros que juegan a imaginar qué equipo puede sorprender durante el Uruguayo 2019 aparece el nombre de Rampla Juniors.

Es que los “picapiedras”, que tuvieron un gran cierre de 2018, nutrieron su personal con varios nombres interesantes.

La más grande novedad fue la contratación de Álvaro Fernández. El “Flaco”, integrante del recordado plantel celeste en Sudáfrica 2010, fue sondeado por Nacional, pero la propuesta no prosperó y terminó sumándose a Rampla.

El experimentado delantero Walter Ibáñez y el ex Nacional Juan Albín son otros de los jugadores importantes con los que contará Julio César Toresani.

Lucas Rodríguez, Mathías Saavedra, Leonardo Melazzi e Ignacio Panzariello fueron otras de las contrataciones realizadas por el club rojiverde.

Aunque perdió jugadores importantes, como Diego Martiñones, Matías Rigoleto y Cristian Olivera, entre otros, Rampla se está armando como para que su nombre no pase desapercibido en el Uruguayo que se viene.

Quiere más que mantenerse

Plaza Colonia será una de las novedades del Uruguayo 2019. Junto a Juventud y Cerro Largo, los “pata blanca” se destacaron en la “B” y lograron el ascenso a Primera División.

Usualmente, los equipos que llegan de abajo tienen por principal objetivo no perder lo que tanto les costó conseguir. Aunque la prioridad de Plaza lógicamente será no volver a Segunda, sus movimientos en el período de pases demuestran que no se conformarán con evitar el descenso.

La incorporación más resonante de Plaza fue Jorge Fucile, el lateral que Nacional dejó libre pese a que había tenido un buen 2018. Su experiencia y capacidad elevarán el nivel de un equipo que también sumó a dos jugadores que le traen buenos recuerdos a los colonienses: Matías Caseras y Facundo Waller.

Además, Mario Szlafmyc, quien con apenas 29 años será el entrenador más joven del fútbol uruguayo, contará con otras novedades como Marcelo Tabárez y Joaquín Boghossian, delantero que en el pasado demostró su efectividad en las canchas nacionales.

Todo esto hace que Plaza Colonia se cuele en el grupo de posibles sorpresas del Apertura.

Los mismos de siempre

Sabido es que, si bien no pertenecen a la misma categoría que Nacional y Peñarol, Defensor y Danubio tampoco están en el mismo escalón que el resto de los chicos.

Alimenta esa realidad tanto su historia como su constante producción de jugadores importantes, que se suma a la costumbre de ser los más frecuentes dolores de cabeza de los grandes durante los torneos cortos.

De los dos, fueron los “tuertos” quienes realizaron mejores incorporaciones. Además de cambiar de entrenador, pues Jorge “Polilla” Da Silva llenó la vacante que dejó Eduardo Acevedo, sumó a sus filas al “Tata” González, Alejandro Villoldo, Maximiliano Perg, Nicolás González, Sebastián Fuentes, Mauricio Gómez y Robert Ergas.

La columna de bajas tiene muchos más nombres, y varios son importantes: Mathías Cardacio, Ayrton Cougo, Mathías Suárez, Ernesto Goñi, Cecilio Waterman y Gonzalo Maulella, por citar algunos ejemplos, abandonar el club.

Pero, pese a las múltiples partidas, el potencial del plantel y la presencia del “Polilla”, quien conoce en profundidad el paladar del pueblo violeta y le ha dado varias alegrías, transforman a Defensor en un rival de cuidado.

Mientras tanto, Danubio también cambió de entrenador. Marcelo Méndez, quien logró darle a Progreso una idea futbolística que despertó varios halagos, se hizo cargo del equipo de La Curva.

Del “Gaucho”, el DT se trajó a Leandro Onetto y Gonzalo Montes. Las otras incorporaciones de los franjeados fueron Briam Acosta, Ernesto Goñi, Renzo Ramírez y Bryan Bentaberry.

Aunque sus bajas fueron muchas (se destacan Ribair Rodríguez, Ignacio González, Agustín Peña, Gastón Bueno y Jorge Graví) y no realizó ninguna contratación rimbombante, seguramente Danubio sea capaz de complicarle la vida a más de uno.

¿Podrá algún chico robarle el título a Peñarol o Nacional?

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.