Solo Messi y Cristiano superan a Forlán en las últimas 15 Botas de Oro

Diego fue dos veces máximo goleador europeo, cifra solo superada por los dos colosos del fútbol mundial.

0 595

Diego Forlán ya es un exjugador de fútbol. Hacía ya un año largo que no pisaba una cancha a nivel profesional.

Su último club fue el Kitchee de Hong Kong, con el que ganó la Premier y la Copa de ese país. Fue su penúltima contribución a un deporte en el que, como logro individual, fue dos veces Bota de Oro europea: 2005, junto a Thierry Henry (Arsenal), tras marcar 25 goles en Liga con el Villarreal; y 2009, tras anotar 32 dianas con el Atlético.

Dos conquistas particulares que ahora, tras ver la era Messi-Cristiano, tienen más valor que nunca. «Me siento muy querido por los hinchas de todos los equipos por los que he pasado. Me quedo con el cariño y el recuerdo de la gente. En España, los hinchas del Villarreal y del Atlético (con quienes logró las Botas de Oro) me muestran mucho afecto. También me impresiona que fans de otros equipos a los que enfrenté me muestran su respeto y admiración».

Es indudable que se despide del fútbol un goleador con unas cualidades muy plásticas. Sin ser un jugador de área puro, aprovechó su inmenso talento para festejar tanto tras tanto. Villarreal (59 goles en todas las competiciones) y el citado Atlético (99) fueron los clubes, de todos los que vistió, en los que más dianas pudo celebrar. Un buen dato.

Por eso, ayer no tenía dudas a la hora de elegir un país entre todos los que pudo habitar: «El mejor para vivir, comer y jugar al fútbol es España. Vivir en Madrid no tiene comparación. Para que un jugador prefiera irse de Madrid tiene que haber mucho dinero en el medio». Los aficionados del Atlético le recordarán siempre por sus goles, su clase y su educación dentro y fuera del campo. Forlán siempre dejó valores, los mismos que le enseñó Don Pablo, su padre, ídolo, como defensa, de la selección uruguaya y de clubes como Peñarol y Sao Paulo.

Se va Forlán, pero no se va el deportista. Un tipo que es capaz de jugar al tenis, al fútbol y al golf en un mismo día. Un apasionado de la actividad deportiva, aunque ayer nos confesara que no juega al balompié desde hace un año: «Todos mis amigos trabajan y sólo pueden jugar por la tarde. Y yo, a esa hora, quiero estar con mis tres hijos en estos momentos» -Martín de tres, Luz, de dos, y César, que recién nació en febrero pasado-.

Tampoco se va el Forlán entrenador. De hecho, nace ahora tras conseguir en Argentina el título correspondiente. «Voy a ser entrenador y quiero ganar. No es una respuesta tribunera, sino que no puedo decir si seré defensivo u ofensivo, ya que me adaptaré a lo que me toque en ese momento. Uno, como jugador, se volvía selectivo. Ahora, como entrenador, bajas un escalón y tienes que remangarte y trabajar desde cero», dijo. En teoría, quedaría mucho para eso, pues, como dice El Cacha, irá poco a poco. Hará dupla con su hermano Pablo, que fue jugador profesional, y con su padre de mentor pues fue DT.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.