Siria e Irán en el hervidero

3 110

Con la única lógica de demoler lo construido por Obama, Trump rechaza formalmente los acuerdos nucleares que su antecesor signó con Teherán; y, dejándose impregnar del odio que destila el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, transformó una proximidad en una enemistad a punto de convertirse en guerra.

Hemos insistido en señalar la estrategia desestabilizadora norteamericana, la que comenzó cuando los talibanes afganos enfrentaron al gobierno pro socialista de Kabul, lo que propició la intervención del malogrado Ejército Rojo. En esos días nació Al Qaeda, grupo yihadista reaparecido en Siria -tiempo después- convertido en Al Nusra, de esta matriz surgió el EI/ISIS cuyas operaciones empezaron en Irak en plena ocupación estadounidense cooptando a los militares que los invasores desemplearon.

El Estado Islámico creció y eligió a Al-Raqqa, Siria, como la capital del califato que pretendían erigir. Desde ese momento, se apropiaron de buena parte del territorio iraquí pletórico de petróleo e hicieron lo mismo en Siria. Lo hidrocarburos robados los vendieron al mercado internacional gracias a Erdoğan padre e hijo. Petróleo más reliquias arqueológicas fluyeron hacia Turquía en inmensas caravanas detenidas a sangre y fuego luego de que cayó el primer caza ruso. Impresiona ver al dictadorzuelo turco rectificar su estrategia regional, sobre todo, su nueva amistad con Putin.

El asunto es que combatir al peligroso EI/ISIS fue el pretexto para la incursión del ejército norteamericano en Siria disfrazada de coalición. En verdad, su participación en la conflagración no favoreció la paz sino que intentó someter al país, previa destitución de Bashar al-Ásad. Fue el Ejército leal a Damasco junto a Rusia, Irán y Hezbolá los que consiguieron reducir la amenaza, mientras las unidades estadounidenses se hicieron fuertes en Al-Raqqa aliados a fuerzas kurdas locales. Desde el comienzo se dedicaron a proteger a EI/ISIS y Al Nusra (esta última, considerada “fuerza moderada”). Ahora que fueron derrotados, alistan a sus aliados kurdos en otro propósito, segregar el territorio que habitan al este del país. Esa es la estrategia: balcanizar la región a partir de exacerbar los ánimos independentistas kurdos. En Siria este proyecto es casi una realidad, sobre todo, porque en el este del país se encuentran yacimientos petroleros altamente productivos. Les faltaría controlar Dierez Zor (hoy en poder del gobierno) y así redondear el apoderamiento de la región en cuestión.

La desafiante independencia del Kurdistán afectará también a Irak, Irán y Turquía, donde Ankara desataría una carnicería brutal si hubiese un intento en esa dirección. Es por ello, que la tensión entre Erdoğan y Trump ha crecido.

Lo novedoso es la involución de las negociaciones sostenidas entre Washington y Teherán. Esta corrección señala una nueva contradicción con el gobierno de Bashar al-Ásad, ya que el apoyo iraní es imprescindible para defender ese país amenazado, ahora, por los mal llamados “americanos”. Los 103 misiles que arrojaron hace poco como castigo por un improbado uso de gas sarín en Duma, es apenas el inicio de una ofensiva que pretende debilitar a Damasco.

Lo anterior toma un cariz sumamente peligroso toda vez que obliga a Rusia a volver a escena con un propósito diferente que enfrentar a un grupo islámico radical, sino a EEUU. Por otra parte, esta balcanización alienta las aspiraciones marciales del primer ministro israelí, empeñado en incoar una guerra contra Irán pese a no tener fronteras comunes. En esta intentona canalla Trump pretende que las hostilidades en Siria las financie Arabia Saudita, en tanto, ellos, lo hacen con Israel. Esta nación es la única en recibir cuantiosos fondos de su aliado incondicional, cuando les fue recortado a los demás países del área. En efecto, el Congreso estadounidense aprobó reforzar con 700 millones el programa defensivo contra misiles enemigos, sumados a los 31 mil millones de dólares de ayuda militar anual; cantidad que expresa bien, la colusión israelí en la desestabilización del Cercano Oriente.

En días recientes “Bibí”: “…acusó a Irán de introducir armas modernas a Siria recientemente para dañar a Israel, y advirtió: estamos decididos a frenar la agresión iraní, aunque eso implique una lucha. No queremos una escalada, pero estamos preparados”.

Nos preguntamos cómo lo haría ya que esas naciones no poseen fronteras comunes. ¿Cruzarían Irak?, una solución improbable ya que ambos gobiernos son enemigos. La otra posibilidad es atravesando Turquía lo que resulta poco factible, así que solamente les queda trasladarlos por mar dando un inmenso rodeo a través de la península arábiga, remontar el mar Rojo y luego llegar a puertos sirios cuidándose de las patrullas israelíes que custodian el Egeo. Lo ilógico es la razón del esfuerzo si Rusia surte de armamento a su aliado. Sin lugar a dudas, la imaginación israelí es legendaria.

*          *          *

Hace cuatro días Tel Aviv denunció que Irán bombardeó territorio israelí con 20 misiles; un supuesto ataque respondido inmediatamente provocando gran destrucción, de paso, le exigieron a presidente Al-Ásad que expulse a los iraníes ipso facto. ¡Qué conveniente! Cuando apura la guerra cualquier pretexto ayuda. Otra vez, desempolvamos el sentido común: ¿por qué lo harían? Además, los Altos del Golán donde cayeron los supuestos misiles no es territorio israelí sino sirio ocupado por Israel desde la “guerra de los seis días”. Por otra parte: “La Casa Blanca indicó en un comunicado que Washington condena los provocadores ataques con misiles del régimen iraní y apoya el derecho de Israel a actuar en defensa propia”. ¡Dios los crea y ellos se juntan!

También podría gustarte
3 Comentarios
  1. carlos musso salomon dice
    je je ….un par de “ciudadanos ejemplares” para el mundo …!!…. ¿ habrá alguien que los pare ? ….podrán sus ciudadanos removerlos de sus cargos antes que hagan mas daños ..??
  2. lorenzo neyra dice
    por favor Hitler resucita
  3. Juancito Sangredulce dice
    Calma, calma. Israel entrará en razones. Dejará su belicismo e intransigencia. Trump dejará de lado su soberbia e ignorancia, y el mundo vivirá en paz. Sin provocaciones; justipreciando la vida humana y los derechos de los demás. Jugarán e irán a la escuela juntos niños judíos y palestinos. Compartirán el pan que les da esa tierra. Luego despertaré, y será otro día más de trabajo, y uno menos para la jubilación.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.