Símbolo de los sueños compartidos

Dirigentes del FA resaltaron la figura del presidente a quien «se lo debe reconocer por su mayor logro: con él recuperamos nuestro derecho a soñar».

0 338

«La sonrisa de Tabaré diciéndonos «festejen uruguayos, que la victoria es de ustedes», será nuestra llamita encendida para resistir estos cinco años de ‘se terminó el recreo’», expresaron dirigentes del Frente Amplio que se deshicieron en elogios y agradecimientos al presidente Vázquez, «un estadista a nivel nacional e internacional».

La diputada del MPP Lilian Galán dijo no tener «un recuerdo de alguna instancia personal con Tabaré, pero para mí él es parte de muchos recuerdos forjados colectivamente, lo cual es mucho más importante».

«Fueron innumerables las ocasiones en que miles de uruguayos nos convocamos para acompañar a Tabaré, en un acto, una marcha, una celebración. Y aquí no puedo evitar evocar la frase del historiador José Rila sobre Artigas, que describía al prócer como «el conductor conducido». Porque no debe existir honor mayor para cualquier dirigente, que constituirse en el símbolo de los sueños compartidos. Algo de esto creo que sucedió con Tabaré».

«Desde que integró la Comisión Por el Voto Verde, la primera vez que el Frente ganó la Intendencia de Montevideo, hasta la noche en que ganamos el primer gobierno nacional. Él encarnó la subida imparable de un pueblo movilizado por los cambios. La sonrisa de Tabaré diciéndonos «festejen uruguayos, que la victoria es de Uds.», será nuestra llamita encendida para resistir estos cinco años de ‘se terminó el recreo’», expresó.

A su vez el senador Charles Carrera indicó que «el compañero Tabaré Vázquez cesará su segundo mandato presidencial con varios puntos altos de una gestión que tendrá -a partir del 1º de marzo de este año- un punto referencial ineludible para compararse».

«Lideró sendas reformas estructurales que el país necesitaba y que ninguno de los partidos tradicionales, que gobernaron el país tras la recuperación democrática, se animaron a realizar. Una reforma tributaria con la premisa de que pague más el que gane más, que hizo más justa la carga tributaria de los uruguayos.

También una reforma de la salud que llevó la atención médica de calidad a todo el país y a todos los estratos sociales, permitiendo que hoy los Hospitales Públicos sean centros de referencia nacional en la materia compitiendo en un plano de igualdad con los prestadores de salud privados.

Una reforma que cuenta -además- con un altísimo grado de aceptación de los usuarios, verdaderos evaluadores de los servicios que presta la salud pública».

«En seguridad -donde cierra su segundo mandato sin poder cumplir la promesa de campaña de bajar los hurtos y las rapiñas en un 30%- si bien no se logró ese ambicioso objetivo, se realizaron profundas transformaciones que dieron origen a una nueva Policía que más temprano que tarde alcanzará los resultados previstos.

Reformas que no pudieron llevar adelante los gobiernos anteriores y que sí se realizaron durante los del Frente Amplio», destacó.

A su vez Carrera remarcó cómo el presidente dio batalla por la «salud de los uruguayos enfrentando a poderosa multinacional saliendo airoso en la contienda, posicionándolo como referente mundial en la materia».

Completó un ciclo de tres períodos frenteamplistas donde «es necesario destacar el mandato de Pepe Mujica con su agenda de derechos que fuera ratificada por Tabaré en su segundo período.

Un país más libre, que se atrevió a intentar un camino alterno al combate a las drogas con la regulación del cannabis, permitieron que Uruguay se conozca en el mundo más allá de una pelota de fútbol».

«Dejará el mando este 1º de marzo y lo hará con la frente bien alta, orgulloso de lo realizado y habiendo mantenido siempre a la institucionalidad democrática, orgullo nacional de todos los uruguayos», finalizó.

Todo un estadista

El dirigentes astorista Sebastián Hagobian por su parte comentó a LA REPÚBLICA que Tabaré Vázquez va a ser recordado por los libros de historia como el primer presidente de la era progresista del Uruguay. «A su vez uno de los presidentes que siempre se ha retirado de su gobierno con mayor aceptación de la población. Eso no es menor en un país en el que los presidentes dejan los gobiernos con baja popularidad».

También realizó «grandes hitos a nivel internacional que lo marcan como un estadista global, donde con su política antitabaco que llevó adelante en Uruguay fue reconocido por grandes organismos internacionales, y tuvo que afrontar un juicio de Phillip Morris.

Uruguay lo ganó, y creo que la humanidad le debe mucho a la figura de Tabaré Vázquez que pudo llevar adelante esa política antitabaco que es de las primeras razones de muerte en el mundo». «Tabaré es un estadista a nivel nacional e internacional», expresó el dirigente.

El exsenador Marcos Otheguy expresó que con «el tiempo, indispensable para que la historia acomode los acontecimientos, los cambios impulsados por el FA y con un rol trascendental de Tabaré, tendrán en el siglo XXI el impacto que tuvo el batllismo a principios del siglo XX en el Uruguay. Un país modelo de democracia de calidad y justicia social».

Sin conocer a Tabaré

«No tengo el placer de conocer a Tabaré», así comenzó señalando Andrés Carvajales lo que le representa la figura del presidente. Sin embargo, tuvo «el privilegio de crecer, formarme como profesional, y construirme un lugar en el trabajo y en la militancia, en estos quince años en los que la política nacional cambió y los que siempre importaron menos pasaron a ser de los que se habló más».

En esa línea dijo que el legado del médico, el del profesor, incluso el de dirigente deportivo, «es para que otros lo juzguen. Yo lo valoro como ciudadano y creo que, a Tabaré, al presidente, se lo debe reconocer por su mayor logro: con él recuperamos nuestro derecho a soñar. Vázquez es un hombre de profundas convicciones y destacado compromiso social que en 2005 nos llamó a festejar y que en 2020 deja un país que puede pararse sobre sus propios pies y que sabe, que incluso en la adversidad, lo mejor todavía está por venir».

«Es verdad, no conozco a Tabaré», reconoció. «Pero creo reconocer al que siendo hoy un político prestigioso, una vez supo contar cómo le marcó lo que le costó conseguir su primer laburo, porque nada le fue dado, y tener por fin un trabajo estable.

Quizá fue esa juventud en La Teja, que este 28 se va a vestir de fiesta para abrazarlo, la que motivó su camino de lucha y compromiso. Por eso al mismo tiempo siento que sí, que lo conozco, porque lo encuentro y lo encontraré en cada historia de vida, cada primer universitario en familia obrera, cada derecho conquistado y celebrado, cada verdad sobre nuestro pasado reciente arrancada dolorosamente de la tierra y del olvido, cada nuevo CAIF, escuela, hospital, espacio artístico o ruta.

Tabaré es también y en definitiva, cada nueva esperanza que nos invita a seguir», continuó. «Salud compañero. Estás llegando, y aquí te esperamos», sentenció Carvajales.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.