Sheila, la líder de la barra brava

3 340

Yo soy la “Sheila”, la líder de la barra, llevo puesta en el corazón la número 12, acá manejo a todos los pibes, los controlo, los ordeno, y no dejo que se arme mucho relajo. Porque acá nuestro lema es “relajo, pero con orden”. Es un tema de valores, ¿vio?
Desde botija soy apasionada del fóbal, ya en el liceo estoy segura que el maestro Tabárez miraba mi boletín de calificaciones y se le hacía agua la boca con mi estrategia: 4-3-3…
Me iba a todos los partidos, y de más grandecita jugué en los juveniles y alterné en la primera de Progreso, fanática de los gauchos del pantanoso soy. Así como me ven, llegué a jugar tres partidos en primera cuando el “Cata” Roque era el DT. Claro, me tuve que disfrazar, porque mujeres no aceptaban. No me depilaba, para parecer más macho. Bueno, ahora tampoco me depilo, pero por rebelde nomas. Y para disimular, mina que pasaba cerca del vestuario de la cancha le tiraba algún piropo bien ordinario para quedar como un crack, entre los machos eso te hace quedar como más viril, cuando más ordinario terraja sos, mejor:
-Mammmita, con ese culo te llevo a cagar a casa.
Lo más complicado era dentro del vestuario, ahí me hacía llamar “Sheilo”, y todos me gritaban:
-Dale, Sheilo, vení a darte un jabonazo, sucio.
Y ahí, para hacerme el macho, cosa de dejar bien marcada mi masculinidad, me rascaba los genitales así, aspiraba, y escupía un buen gargajo. Porque escupir haciendo bastante ruido, es de macho.
-Que decí, bo, maraca, me está esperando la patrona allá en las casa, pa darme un bañito, tomarno una birra y acostarno haciendo cucharita en la cama.
Y había veces que se complicaba, porque se ponían pesados para que una se bañase ahí. Y de última le decía que había pescado un resfriado. Y si de pescar hablamos, si habré visto cada pescado en aquellos vestuarios: bagres, tarariras, surubí, mojarritas, anguilas… Y de las anguilas eléctricas también, sólo que esas eran al revés, estaban muertas esas anguilas y calculo que sólo con choques eléctricos funcionaban.
(Se sienten ruidos de bombo)
Vamo a agitar che, vamo a agitar. No lo dejen atrás al Kevin, no lo dejen solo, che. No sean mal compañeros. Lo aíslan, pobre gurí, nadie se le acerca por la baranda a podrido que tiene, alergia al jabón le tiene. Es la propia avioneta fumigadora, lleva el veneno en las alas. Ya le dije que se bañara, que así con ese tufo no le podemos seguir haciendo el aguante. Él me dice que es una forma de hacer homenajes a jugadores que dejaron una huella en la selección uruguaya. Lleva al “cebolla” bajo el brazo.Se tira unos pedos matadores, “el matador”, en homenaje a Cavani.
Menos mal que el “Tata” González no está más en la selección, porque éste siempre se metía en el Ta-Ta y se afanaba algo de la góndola, y decía que era para homenajear. Los guardias de seguridad lo sacaban a patadas, y lo peor que ligábamos nosotros también.
La mujer está desesperada preguntándole para cuándo el homenaje a Muslera, porque nunca le manda mano. Este sigue calentando el agua y un día otro le va a tomar el mate.
Nosotros estamos buscando profesionalizar la función de barra brava. Acá con los muchachos estamos sondeando el mercado para crear una aplicación, la “App del barra brava”.
Por ejemplo, viste cuando estás haciendo cola en el cajero automático y siempre hay un rompe coco que tranca todo, no sabés si fue retirar el sueldo o hacer un picnic ahí. Te dan ganas de matarlo o gritarle de todo pero no podés, tenés que cuidar la imagen, no podés quedar como un incivilizado. Bueno, ahí usted recurre a la aplicación, digita en el celular la palabra “Sheila”, y ahí caemos nosotros en patota, con bombos, platillos, redoblantes, banderas, y empezamos a cantar con tono intimidatorio
(Ritmo de “movete, chiquita movete):
-Movete loquito, movete; movete ya de una veeez, acá se arma kilomboooo, y nadie nos puede mover.
Ahí al tipo le va a empezar a dar un poco de vergüenza, nervios o miedo, y se va a apurar para salir rápido del cajero. Y usted manso, tranquilo, un campeón, todo un señor, porque el trabajo sucio lo hacemos nosotros.
Lo mismo en cualquier trámite en OSE, USE, Antel, etc. Cuando va a hacer reclamo, ve que relativamente no faltan tantos números para llegar al suyo, pero las oficinistas hablan y hablan, atienden a uno, hablan entre ellas, van al fondo, porque siempre van al fondo como a buscar algo, que es todo un misterio, esa puerta del fondo parece el triángulo de las Bermudas, desaparecen por allí, y uno mirando el numerito, rogando que la tipa aparezca. Aparece como a la media hora, con las manos vacías o con la misma carpeta con que fue, y vuelve a mirar la computadora y conversa algo más. Bueno, cuando usted sienta que ya va a estallar, toma el celular y envía la palabra “Sheila”, y aparecemos nosotros, meta bombo y cantarola:
-Ole lé, ola lá, si no me atiende ahora, relajo se va armar…
Y si no se ablanda, la seguimos impresionando:
(Ritmo de salta, salta, salta, pequeño canguro…)
-Mirá, mirá, mirá, sacale una foto, y la subimo al Facebook a esa culo roto…
También vamos a extender la “app” a la política, pero hojilla, profesionalmente, nosotros no nos casamos con nadie.
Y este año ya estamos moviendo con la barra para jetear e ir a ver a la selección uruguaya a Rusia, estamos moviendo los hilos para garronear algo. Siempre a las barras bravas le dan algo. Vamos a armar una movida de entrenamiento allá en San Javier. Así como la selección se recluta en el “Complejo Celeste”, nosotros nos vamos a reclutar en San Javier, para ir adaptándonos a Rusia. Vamos a construir un complejo allá, ya le jeteamos a las empresas públicas para construir. Ancap donó portland, Ute pedregullo, y Antel arena.
Pero con lo del idioma vamos a andar bien. Con las hinchadas el tema del idioma es diferente, después del segundo vino en tetrabrick, todos hablamos el mismo idioma:
-Y dale booo y aalebooo ale booooaleboooo.
Nos tomamos un vinito tinto caliente antes de entrar a la cancha, abrimos el tetra con la boca, así, que nos queden las tiritas de nylon entre los dientes, nos chorree vino tinto por la comisura de los labios. Le prendemos al tinto y al ratito ya estamos como monos, nos sacamos la remera, nos rascamos los sobacos, eructamos y saltamos como chimpancés en celo. Igual, algunas canciones para los rusos vamos a tener que irlas preparando:
-Mirá, mirá, mirá, sacale una foto, se van para el Kremlin con el culo Trosko.
-Que lo vengan a veeer, que lo vengan a veeer, esto no es un arquero es una mamushka de cabaré.
Y en la política, como les decía, nosotros somos imparciales, vamos con los que pongan la tarasca arriba de la mesa. Pero profesional lo nuestro, eh, nada de andar mostrando preferencias por uno u otro. Ya el “Guapo” me anduvo enviando solicitud de amistad en el Facebook y me preguntó por Messenger como era el tema del apoyo que nosotros dábamos. Y le dije clarito, que ahora que está de moda abandonarlo y dejarlo solo, nosotros le vamos a cualquier acto, y él con esa voz de papa en la boca puede decir cualquier cosa:
-¡Quiero ser el presidente de todos uruguayos!
Y nosotros meta aplaudir y meta bombo, platillo y redoblante.
-Queremos que se vaya el ministro Bonomi y salgan los militares a la calle.
Y le aplaudimos, meta bombo, platillo y redoblante.
Otros que anduvieron sondeando nuestros servicios fueron los de Unidad Popular. Dijeron venían de parte de Rubio, y ta, como les dije, nosotros lo tomamos como un negocio a esto, no le hacemos asco a nada. El tipo dice:
-¡Arriba los que luchan!
Y le aplaudimos con todo.
-¡Hasta la victoria, siempre!
Y le aplaudimos con todo.
También nos pidieron que hiciéramos mucho bochinche de algarabía cuando Rubio dijera que no quieren una reforma en la caja militar. El único problema que ahí parece que no nos pagarían un cachet específico, porque nos piden que vayamos “a la gorra”.
Bueno, bueno, los dejo que ahí viene la barra y los tengo que organizar para entrar al estadio, la seguimos la semana que viene y les cuento de otros políticos que también están interesados en nuestros servicios. Nos vemos, gente. ¡Vamo a organizarno manga de lagartos, hay que entrar al estadio en orden hay que entrar! ¡Acá vino la Sheila a organizar la barra, y al que no haga caso le unto el lomo a trompadas, le unto!

También podría gustarte
3 Comentarios
  1. Juancito Sangredulce dice
    Hay un mucho de “igualdad de género” en todo eso… Más de una “política feminista” se sentirá identificada. En varias ocasiones he solicitado a las político-feministas” que den ellas el primer paso, dejándose de depilar. La verdadera igualdad se gestaría con mujeres bigotudas, con largos pelos en las axilas y las patas. Sinembargo, la gran mayoría de ellas (las políticas feministas) son amantes de la moda de aute couture… Contradictorio no?
  2. censu dice
    Es cierto. El lumpenaje otrora pachequista, hoy es del Fa. Mucho quilom… y poca cabeza. Y autocrítica: CERO. Así estamos.
    1. María dice
      CENSU Vos en tu partido (el que traicionó a Aparicio votando en masa a Batlle), tenés a varias que visten moda francesa y hacen discursos de igualdad de género. Será por eso que te gusta.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.