/

Cajas militar y policial, “exigen una asistencia financiera, a mediano plazo insostenible”

Seguridad social: llamó al sistema político a lograr acuerdo nacional

Foto: FocoUy

¿Cómo incide la transferencia que se ha dispuesto para este año con destino al servicio de retiros y pensiones militares?. La resolución  menciona un monto de $ 15.186:479.000 (pesos uruguayos quince mil ciento ochenta y seis millones cuatrocientos setenta y nueve mil).
– Bueno, ahí tenemos un gasto endógeno, que el país va a tener que revisar. Yo lo englobé en la respuesta anterior, en seguridad social. Pero la seguridad social cubre muchas cosas. Cubre sí estímulos y subsidios a lo que podríamos llamar la seguridad social civil. Pero la seguridad social militar y también todavía la policial, exigen una asistencia financiera importantísima, y a mediano plazo insostenible. Yo estoy hablando en el caso militar, de un promedio de 600 millones de dólares por año. En un marco global, en el que la seguridad social le está costando al país en este momento 3500 millones de dólares al año aproximadamente. Todo sumado, ¿verdad? Este es un tema que… lo tengo muy claro, no va  a ser encarado en lo que resta de este ciclo político, pero el país necesita imprescindiblemente encararlo en el próximo ciclo, y ojalá en el primer año del próximo ciclo. O sea, lo más lejos posible de todo… de toda… de todo evento electoral.

¿Cómo debería abatirse esa cifra?
-No lo voy a adelantar en términos de detalles, porque a mí me gustaría que esto surgiera como un gran acuerdo nacional. Este no es un tema partidario, es un tema del país. Es el tema de un país que ha envejecido mucho, que tiene… digamos un alto porcentaje de la población en edades adultas, y significativamente adultas avanzadas. Que tiene una proporción muy reducida respecto al resto de América Latina, de su población joven, su población menor de 15 años. Un país que por ahora tiene más actividad que pasividad. Pero que está ahí… a punto de revertir esa relación. Y a pocos años de que la pasividad sea más importante que la actividad. Entonces en ese marco es que Uruguay va a tener, sobre la base de un gran acuerdo, una política de estado, cambiar esta situación y atacar los grandes parámetros naturalmente, que están en juego. Habrá que trabajar con edades de retiro, con haberes de retiro, con salarios… de pasividad en relación a los salarios de actividad, en fin, todos los parámetros que hacen a un sistema de seguridad social. No me quiero pronunciar sobre ellos, porque repito, esto lo vamos a tener que estudiar entre todos los uruguayos, sea cual sea el gobierno próximo.

A propósito de la reforma del Servicio de Pensiones militares, acaba de firmarse el decreto reglamentario. ¿Cuándo cree que comenzarán a  apreciarse los resultados?
-No quiero adelantarme en los acontecimientos, que… esto no tiene que ser un obstáculo a la consideración global de todo el sistema de seguridad social. Y por lo tanto, al considerar todo el sistema de seguridad social, esto que se acaba de reglamentar ahora también va a tener que entrar en consideración. Personalmente, soy de los que opino que… la ley aprobada debió haber sido un tanto más… digamos profunda en cuanto a su propuesta, pero eso es lo que aprobó el Parlamento del Uruguay, hay que respetarlo. Es ya una ley reglamentada, pero reitero, a mí  me parece que hay que revisarla como parte de un análisis global del sistema. No podríamos tener un análisis global del sistema, dejando de lado esta importantísima parte de la seguridad social del Uruguay, porque se acaba de aprobar una ley. Se acaba de aprobar una ley, como antes se aprobaron las leyes de la caja bancaria, o de la caja policial, como ahora se introdujeron modificaciones a la… jubilación civil en el caso de los llamados cincuentones. Pero todo esto va a haber que analizarlo nuevamente, con una visión sistemática.

Volviendo al resultado de 2018. ¿Hubo alguna cifra que haya sorprendido al gobierno?
-No, lo que nos muestran las cifras es la desaceleración.

Hay analistas que sostienen que estamos ante una recesión.
– No, no. No absolutamente no es recesión. Sin perjuicio de que a medida que avanzó el año, se vio que la economía dejaba de crecer, es verdad. No caímos en condiciones que técnicamente nos habiliten a hablar de recesión, entre otras cosas porque una recesión… supone una caída más importante de la producción de la que hubo en algunos de los trimestres del año pasado. En los últimos meses del año pasado, no creció. Y eso es verdad, eso hay que saberlo bien. En un panorama general muy extendido. Pero el promedio general de crecimiento de América Latina, anduvo entorno al 0,9 o 1%. El promedio. O sea, Uruguay es un país que se desaceleró, pero se desacelera en un contexto global, mundial muy complicado, con una guerra comercial entre EE.UU. y China, mercados muy volátiles, confusión, contradicciones. En un vecindario complicadísimo, complicadísimo. Donde Argentina no solo no crece, sino que está en un proceso de decrecimiento muy importante. El último trimestre de la economía uruguaya, del año pasado, muestra una caída de 0,6% respecto al trimestre anterior. En la Argentina la caída es de 6%. ¿Me explico? O sea, muchísimo más grave que en el caso de Uruguay. Y, sin embargo Uruguay logra mantener condiciones razonables de funcionamiento económico, en un contexto muy turbulento.

En ese contexto, ¿qué es lo que más preocupa al Ministerio de Economía?
– En ese marco, nos preocupa mucho el resultado fiscal, sin duda. Que ha crecido más de lo que quisiéramos, con el cual estamos… librando un combate todos los días. Que también va a avanzando lentamente, por las razones que yo expliqué antes, pero con cuyo mejoramiento estamos muy comprometidos, muy comprometidos. Y ese resultado fiscal también es un problema generalizado en América Latina. El año pasado, 27 de los 32 países de América Latina tuvieron déficit fiscal. Y para este año, según los pronósticos, las previsiones, más que pronósticos, realizadas, 29 de los 32 países de América Latina van a tener déficit fiscal. En ese marco, yo no lo digo por aquello de mal de muchos, consuelo de tontos. Lo digo porque Uruguay no es una isla. Uruguay se diferenció de la región y logró precisamente, desacoplarse de los problemas argentinos y brasileños, pero es afectado por esta situación, sin duda que sí. Desacoplarse no es vivir en una isla. Desacoplarse no es aislarse en un tubo de ensayo, en un lugar cerrado. Desacoplarse es tener resultados que mitiguen el daño que otros lamentablemente han tenido, pero sin impedir la afectación. Y la afectación se ve también en estos casos, en los temas que estamos hablando.

3 Comentarios

  1. LEEMOS: “¿Cómo debería abatirse esa cifra? – -No lo voy a adelantar en términos de detalles, porque a mí me gustaría que esto surgiera como un gran acuerdo nacional. Este no es un tema partidario, es un tema del país.”. POR SUPUESTO QUE NO DEBE ADENTAR NADA, NO SE DEBE AVIVAR GILES Y DARLES LA SENSACION DE QUE DESGRACIADAMENTE GANAN LA ELECCION, TENDRAN UNA HERENCIA MALDITA DE AQUELLAS.

  2. En Uruguay trabajadores y jubilados deciden una elección nacional.Desde el 2005 hubieron los salarios y jubilaciones aumentos que hacía muchos años no recibian . Los uruguayos debemos pensar y decidir democráticamente que gobierno queremos .Las banderas no dan de comer ni brindan salud.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Edición Impresa

Abrir chat