Esperan progresos en próxima ronda de negociaciones en marzoSector agrícola sufre por la falta de avances en acuerdo Mercosur-UE

0 53

Las dificultades para cerrar un acuerdo comercial entre la Unión Europea (UE) y los países del Mercosur están lastrando las exportaciones de cítricos y arándanos de Uruguay al bloque europeo, según las empresas del sector y el gobierno uruguayo.

Las exportaciones hortofrutícolas de nuestro país a la UE cayeron en 2018, según los datos que maneja la Unión de Productores y Exportadores Frutihortícolas del Uruguay (Upefruy), hasta los 4 millones de dólares (3,5 millones de euros).

“Las exportaciones a Europa fueron el año pasado algo menos que en el anterior por distintos factores. Está la coyuntura, la caída de la demanda, pero también la poca capacidad para alcanzar un acuerdo comercial”, reconoció el embajador de Uruguay en Alemania, Gabriel Bellón.

Las negociaciones para sellar un acuerdo comercial entre Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) y la UE llevan años abiertas sin muchos progresos, aunque en los últimos dos se han registrado importantes avances por una renovada voluntad política por parte de Europa tras la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos. Una nueva ronda de negociaciones se realizará en marzo en Buenos Aires, bajo la presidencia pro témpore de Argentina (ver recuadro), sobre la cual, el sector, que es vista con expectativa por el sector.

“El acuerdo podría generar que parte del volumen perdido vuelva, aunque no creo que se alcancen los niveles anteriores”, asegura por su parte a Efe Alejandro Buratovich, presidente de la Upefruy.

En este sentido, Heraldo Méndez, gerente de Upefruy, apunta que “Mercosur no está dando las ventajas” que el sector pensó en un primer momento que conseguiría, pese a que la exportación entre los países miembro sí que se ha facilitado.

Otro escollo, desde el punto de vista uruguayo, son las trabas no arancelarias que impone el bloque europeo, a juicio de Buratovich, quien indicó que “cada día es más difícil trabajar con Europa” por el aumento de los requisitos fitosanitarios.

A esto se añade que los productos frutihortícolas de nuestro país deben pagar desde hace tres años aranceles para acceder a la UE, cuando hasta entonces -por ser considerado país en vías de desarrollo- quedaba exento gracias al denominado Sistema General de Preferencias.

Buratovich se refirió también a que Uruguay es un productor que cumple con unos estrictos estándares sanitarios y que además ofrece buenas condiciones a sus trabajadores.

“Somos lo que Europa dice que quiere, pero no lo que compra”, lamenta.

Nueva ronda en marzo

Una nueva ronda de negociaciones a partir del 11 de marzo se realizará en Buenos Aires entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) para arribar a la firma de un acuerdo de asociación estratégica en materia económica, poliítica y de cooperación. Estiman que el encuentro de marzo servirá para confirmar que de ambos lados sigue habiendo voluntad política para continuar, sobre todo luego del recambio de gobierno en Brasil y la llegada de Jair Bolsonaro a escena. Entre muchos aspectos, los grandes temas por cerrar tienen que ver con las indicaciones geográficas de alimentos y bebidas, entre ellos los lácteos y bebidas alcohólicas; el resguardo de la propiedad intelectual en términos de licencias y patentes; las reglas de origen aplicadas a productos industriales, y el permiso o bloqueo de los servicios marítimos, entre otros.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.