Sebastián Piñera cambia su gabinete en un complejo escenario político

Se trata del segundo cambio que realiza en medio de la pandemia del coronavirus y el quinto desde que asumió su mandato.

Es un escenario complejo para el gobierno de Piñera, tras la derrota sufrida en el Congreso luego de la aprobación de retirar un adelanto del 10% de la jubilación, a la que se oponía. Esto implicó un quiebre dentro de la coalición oficialista, Chile Vamos, por el apoyo de varios parlamentarios a la iniciativa impulsada por la oposición. Piñera busca nuevamente cerrar líneas.

Además, Chile se prepara para el reférendum del 25 de octubre en el que la sociedad debe decidir si aprueba o rechaza cambiar la constitución que se mantiene desde la dictadura de Augusto Pinochet.

Este martes se realizó la ceremonia de cambio de gabinete. Víctor Pérez (UDI) asumirá como ministro del Interior, en reemplazo de Gonzalo Blummel (Evópoli), y Andrés Allamand será el nuevo Canciller, mientras que Mario Desbordes estará en el Ministerio Defensa. Los tres nuevos ministros, han declarado su postura de «rechazo» al cambio constitucional.

Cristian Monckeberg sigue en el gabinete, pero pasa a la Secretaría General de la Presidencia, en reemplazo de Claudio Alvarado. Jaime Bellolio asume la Secretaría General de Gobierno en reemplazo de Karla Rubilar, que pasa a Desarrollo Social y Familia.

Desde distintos sectores de la oposición, señalaron que los cambios realizados no van en sintonía con las demandas de los y las ciudadanas, sino que implican la llegada de «la derecha dura» al gobierno. Para Álvaro Elizalde, del Partido Socialista «hoy se ha instalado el gabinete del Rechazo. El Presidente Piñera ha optado por los sectores más duros del oficialismo para implementar este cambio de gabinete. Aquí se requiere un cambio de política, hacerse cargo de las demandas ciudadanas. El Presidente de la República ha optado por lo contrario, privilegia la unidad interna de su coalición por sobre la necesidad de sintonizar con lo que chilenos y chilenas están demandando».

La presidenta de Convergencia Social, Gael Yeomans, agregó que lamenta «el camino y la señal» que el mandatario «le está entregando a Chile al otorgarle más poder a la derecha dura del país en vez de abrir la democracia. La ciudadanía nos está pidiendo todo lo contrario, así que mientras el gobierno se arrincona en su vereda del rechazo contra lo cambios, como Frente Amplio seguiremos luchando por una agenda social al servicio de las personas y defenderemos como nunca el proceso constituyente que se viene el próximo 25 de octubre».

Por su parte el vocero del gobierno dijo que «las opiniones que hemos dado hoy día quienes somos ministros y que en el pasado fuimos diputados lo hacíamos a título personal». Y añadió «si algunos están pensando en que el gobierno va a salir ahora a decir ‘nosotros como gobierno completo estamos por la opción rechazo, por la opción apruebo’, eso no va a ser así».

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat