FARÁNDULASe vendió en 6 millones de dólares la mansión de Britney Spears donde tuvo su famosa crisis del 2007

Ubicada en las montañas de Beverly Hills, la propiedad cuenta con seis dormitorios y seis baños.

En medio de la nueva batalla de la Princesa del Pop para sacarle la tutela legal a su padre y recuperar su libertad –tópico en el que se centra su reciente documental Framing Britney Spears–, la propiedad de 90210 donde vivía cuando sufrió el breakdown que la llevó a raparse y a atacar el auto de un paparazzi a paragüazos, volvió a venderse.

El reciente documental de The New York Times, Framing Britney Spears, que revela el calvario que vive  bajo la tutela legal de su padre –que comenzó en 2008 y por la que la cantante no puede tomar decisiones desde ese entonces– generó titulares en todo mundo.

A pocos días de la première de ese largometraje y con la expectativa del movimiento #FreeBritney puesta en que Brit recupere su libertad, la mansión de Beverly Hills en la que la popstar vivía cuando sufrió su famoso breakdown del 2007 se volvió a vender y ésta vez fue por la cifra de 6,1 millones de dólares.

Ubicada en las montañas de Beverly Hills, la propiedad cuenta con seis dormitorios y seis baños. Britney compró esta residencia en enero de 2007 por 6,7 millones de dólares e inmediatamente se mudó allí. Un mes más tarde, en una crisis emocional se rapó la cabeza y una semana después fue fotografiada atacando el auto de un paparazzi con un paraguas.

Después de esos hechos le siguieron internaciones psiquiátricas y la pérdida parcial de la custodia de sus hijos, que finalmente llevaron a que la tutela legal de Brit esté a cargo de su padre, Jamie Spears, desde 2008 y ahora cumpla su decimocuarto año.

A los dos meses de la compra de la residencia, la propiedad estaba de vuelta en el mercado, con una cotización inicial de 7,5 millones. Ya en 2009 Britney abandonó Los Ángeles y se mudó a lugares como el Valle de San Fernando y el condado de Ventura.

La casa no fue vendida hasta mayo de 2012, cuando el capitalista de riesgo australiano Jeff Friedmann hizo una transacción por 4,4 millones, que significó para Britney una pérdida de 2,5 millones. Friedmann le hizo renovaciones y mantenimiento hasta venderla a 6,1 millones.

El anuncio de venta no ocultó la procedencia, el broker inmobiliario publicó que se trataba de una estructura de dos pisos, una «antigua villa mediterránea de celebridades con una arquitectura y un diseño inmaculados».

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat