Se trasladarán a 1.500 pacientes con COVID-19 fuera del estado de Amazonas

Desde hace semanas, el estado de Amazonas, y sobre todo su capital, Manaos, vive una grave crisis sanitaria por el aumento de casos de COVID-19.

El ministro de Salud, Eduardo Pazuello, explicó en rueda de prensa que los aviones de la Fuerza Aérea ya trasladaron a 300 enfermos hacia otras regiones del país y que el objetivo es llegar alrededor de «1.500 personas desplazadas», según informó la agencia internacional de noticias Sputnik. Desde hace semanas, el estado de Amazonas, y sobre todo su capital, Manaos, vive una grave crisis sanitaria por el aumento de casos de COVID-19, unido a la falta de oxígeno en los hospitales, lo que provocó la muerte de decenas de personas que no consiguieron ser atendidas.

El ministro de Salud está siendo investigado en el Tribunal Supremo Federal por una supuesta omisión durante la crisis sanitaria del estado de Amazonas. Según la Fiscalía, la recomendación de trasladar a pacientes a otros estados ya se dio el 6 de enero, pero el Gobierno recién inició los desplazamientos diez días después. También se apuntan otros indicios, como la demora en actuar a pesar de las alertas sobre la falta de oxígeno y el envío de miles de dosis de medicamentos sin comprobación científica para combatir el COVID-19.

El juez del Tribunal Supremo Federal Ricardo Lewandowski autorizó la apertura de la investigación, que empezará con un interrogatorio de la Policía Federal al ministro de Salud en un plazo de cinco días, según adelantó la cadena de televisión Globonews. Según consigna Sputnik, la petición de apertura de una investigación fue presentada por la Procuradoría General de la República, que en el documento afirma que el Ministerio de Salud recibió informaciones sobre un posible colapso del sistema sanitario del estado de Amazonas en diciembre, pero que sólo envió representantes a la región en enero.

También se apuntan indicios de retrasos en el envío de oxígeno hospitalario a las ciudades de Amazonas, así como el hecho de que el día 14 de enero, cuando Pazuello fue informado del inminente colapso, el ministerio decidiera enviar a Manaos 120.000 unidades de hidroxicloroquina, un medicamento sin comprobación médica contra el COVID-19. El procurador general, Augusto Aras, pidió la apertura de una investigación por los «gravísimos hechos imputados» al ministro, remarcando que tenía el deber legal de actuar para mitigar los daños, y que no haberlo hecho puede acarrearle «consecuencias administrativas y/o criminales».

La actuación tardía del Gobierno federal en la crisis de salud que vive el estado de Amazonas está generando fuertes críticas en los últimos días; durante el fin de semana en varias ciudades de Brasil hubo protestas pidiendo la apertura de un proceso de «impeachment» contra el presidente Jair Bolsonaro. Bolsonaro, se refirió ayer a la crisis sanitaria que atraviesa su país y puso en duda los propios números oficiales, que señalan 8,8 millones de casos y 217.664 muertes. Lo hizo sin aportar otros datos ni explicar por qué se deberían corregir los que se recabaron hasta ahora.

1 comentario
  1. ANGEL dice
    El crimen contra Manaos del Edo.Amazonas es el símbolo más visible de ese bestia presidente producto del fraude electoral, al impedir a Lula como candidato. La falta de oxígeno es un atentado contra ese pueblo. Venezuela sigue enviando caravanas de cisternas con oxígeno hospitalario, información que las agencias internacionales supeditadas a los gringos, se cuidan mucho de no divulgar. Las bombonas llevaban un orden dictatorial de Maduro, que decía SALVEN A ESTOS ENFERMOS, y pajaritos que piaban el Himno a la Alegría, dirigidos por Beethoven.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat