Para Marcelo Gallardo, "ya no se podía jugar desde la agresión al micro"«Se esperaba una fiesta del fútbol y terminó siendo un bochorno total»

«Mi opinión la transmití a las cuatro de la tarde, no a las siete. Pero claramente nosotros no decidíamos, ni los jugadores de River ni de Boca ni los técnicos. Estaban reunidos los organizadores con los presidentes de los clubes. Todos estábamos a la espera sin mucho conocimiento. Ya no se podía jugar un partido en condiciones normales desde la agresión al micro de Boca», dijo el técnico «Millonario» sobre lo ocurrido ayer en el Monumental.

Para él, la lógica indicaba que había que suspender la final de la Libertadores que debió jugarse ayer por la tarde: «Era una situación de sentido común. No podíamos jugar el partido si los jugadores de Boca habían sido dañados física o psíquicamente. Di mi parecer aunque no podía tomar una decisión. Transmití lo que sentía. Quería jugar el partido en condiciones normales y no lo iba a jugar si los jugadores de Boca no estaban en condiciones».

«Estamos tristes. Se esperaba una fiesta del fútbol y terminó siendo un bochorno total. Primero la agresión al micro y después todo lo que se vivió durante el día. Nos toca vivir esto cuando deberíamos vivir un disfrute de un partido que nos ponía en el ojo del mundo. Y lamentablemente terminó como terminó», agregó.

«Que le den la Copa a River»

Darío Benedetto, delantero de Boca, fue mucho más picante con sus declaraciones. Dijo: «Que le den la Copa a River, que tiene tanto peso en la Conmebol. Es una vergüenza lo que hace la Conmebol con nosotros. Teníamos jugadores en el hospital y querían que jugáramos igual. ¿Qué tiene que pasar para que se suspenda el partido?

Si fuese Boca, ya estábamos afuera y la Copa era de River. El mismo médico que el día del gas pimienta estaba en la Bombonera y dijo que no se podía jugar, acá miró todo y dijo que jugáramos».

«Es lamentable»

Sobre lo ocurrido, dijo el Rodolfo D’Onofrio, presidente de River: «Es lamentable. Era una fiesta divina, así estaba programada, y es increíble que la custodia que tenía que haber tenido el ómnibus de Boca no estuvo como correspondía. Por cinco o diez inadaptados, el mundo se privó de ver un River-Boca hoy».

Agregó: «No entiendo cómo el micro que traía los jugadores de Boca fue tan castigado. Es algo que debería haberse previsto. Me preocupa que no se haya hecho la prevención adecuada, porque corremos riesgos».

Sobre la postura de River, comentó: «Nadie quiere jugar un partido con ventajas. El rival tiene que estar en las condiciones que debe estar. Nos pusimos de acuerdo con Daniel y el presidente de Conmebol en postergar el partido durante 24 horas».

Además, fue categórico en afirmar que «Puedo asegurar que River no es culpable de lo ocurrido».

«¡Qué espectáculo le dimos al mundo!»

Para cerrar el recorrido, repasamos lo dicho por Daniel Angelici, máxima autoridad «xeneize»: «La verdad que debió ser una fiesta, y se transformó en un día triste. Son unos pocos inadaptados, que hay en todos los clubes, que cometieron el ilícito de pirar piedras y hayan tirado gases dentro del micro.

Tras ver cómo estaban los jugadores en el vestuario, dije que no me parecía justo jugar en estas condiciones. Tengo que agradecerle a Conmebol y River, que lo aceptaron. Ojalá mañana podamos llegar en paz al estadio».

Sobre el espectáculo con que se encontró al entrar al vestuario de Boca cuando el equipo acababa de llegar a Núñez, relató: «Yo vi que había jugadores tirados en el piso, otros con tos. Por eso pedí que se prorrogue el partido 24 horas. Eso nos da tiempo para hacer las cosas con un poco más de normalidad. Mirá qué espectáculo dimos en el mundo».

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat