Se achica el margen de error para Diego López y Carlos Sánchez

La Comisión de Fútbol se reunió con ambos y el Consejo Directivo trató la situación.

0 532

Es increíble lo mucho que cambian las cosas en el fútbol en cuestión de meses. El semestre pasado, todo era alegría en Peñarol, que ganó el Apertura y no se movió jamás de la cima de la decisiva Tabla Anual. Ahora, una tormenta se desata sobre el club aurinegro.

La eterna comparación con Nacional lo desfavorece (los tricolores le llevan ahora 6 puntos en la Anual y se acostumbraron a ganar), y el rendimiento del equipo está en su punto más bajo de la temporada. Encima, el mal momento físico también está en la mira, pues salta a la vista lo mucho que les cuesta a los mirasoles afrontar la recta final de los encuentros.

Con este panorama, y pocas horas después de que Peñarol perdiera ante Liverpool en Belvedere, la recientemente resucitada Comisión de Fútbol se reunió con Diego López y Carlos «Tío» Sánchez, Gerente Deportivo del club, para tratar el flojo momento en que está sumido el equipo.

Un rato después, el Consejo Directivo se reunió y se escucharon todas las voces. Si bien nadie quiere decir demasiado sobre lo ocurrido, una cosa quedó clara: tanto el crédito del entrenador como el de Sánchez comienzan a tambalearse. El partido del jueves, ante Wanderers en el Campeón del Siglo, será decisivo, pues tras él llegará un poco de paz o se agravará la crisis.

«Hay preocupación»

El único dirigente que habló públicamente tras la reunión del Consejo Directivo fue Marcelo Areco, integrante del Movimiento 2809.

Aunque prefirió no develar demasiados detalles de la conversación que mantuvieron los dirigentes, contó que «el tema deportivo fue excluyente. Escuchamos a todos, pero el régimen del Consejo establece que no podemos hablarlo afuera».

Sin embargo, reconoció que «hay preocupación, se habló de todo, pero no hay ninguna modificación en cuanto al cuerpo técnico ni la gerencia deportiva. Todo lo que se habló fue tomando en cuenta el momento difícil que tiene Peñarol, y en ese sentido fueron las cosas que se hablaron, y las cosas que se planificaron para lo que viene».

Aunque nadie lo dijo directamente, las evasivas y el historial de los mirasoles, proclives a decapitar entrenadores cuando las cosas no salen, deja claro que el crédito de López y Sánchez se está agotando.

Peñarol atraviesa su peor momento de la temporada, y reencontrarse con el triunfo se torna impostergable para que empiece a reverdecer la paz.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.