"El gigante del Norte" tiene una situación interna muy complicada y una política exterior aún peorSanciones, guerras comerciales y ataques contra Siria e Irán: los dos años de Trump

0 130

Este domingo 20 de enero se cumplieron dos años de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Así que ya va siendo hora de hacer un balance de estos últimos 24 meses, informó Sputnik.

Guerras arancelarias y acuerdos comerciales liquidados

Las relaciones comerciales han sido de especial importancia para Trump como hombre de negocios. Durante este tiempo ha intentado renegociar los acuerdos con terceros países o directamente salirse de ellos en un intento por obtener condiciones más favorables para su país. En la línea de sus promesas electorales, Trump se puso al frente de la Oficina de Representación Comercial de Estados Unidos y desde allí sacó al país del Acuerdo Transpacífico (TPP).

Trump argumentó que el acuerdo, firmado por una docena de Estados —incluidos Japón, Malasia, Australia, Nueva Zelanda, Canadá y México—, dañaría la economía y a los trabajadores estadounidenses. El mismo destino le tocó seguir al NAFTA, firmado en 1994. El presidente estadounidense logró reemplazarlo por un acuerdo al que se adhirieron México y Canadá, el USMCA, con condiciones más justas, según Trump.

Siguiendo su política ‘America first’, el presidente Trump denunció las «injustas prácticas comerciales» con China e introdujo en 2018 aranceles del 25% sobre el precio de las importaciones chinas. Hasta ahora, EEUU ha castigado a China con tarifas arancelarias sobre productos valorados en 250.000 millones de dólares y ha amenazado, además, con tasar de la misma forma otros 267.000 millones.

De esta forma, Trump parece ir en serio con su idea de que nadie más «se aproveche» de Estados Unidos y, de hecho, gravó con un 25% de impuestos las importaciones de acero y con un 10% las de aluminio procedentes de la UE y de Canadá, respectivamente.

La mudanza de la Embajada en Israel a Jerusalén

El 6 de diciembre de 2017, el presidente estadounidense anunció que reconocía oficialmente a la ciudad de Jerusalén como capital de Israel y que había dado órdenes al Departamento de Estado de trasladar la Embajada desde Tel Aviv.

El anuncio despertó muchas simpatías en Israel y, a la vez, reavivó las tensiones en la región ya de por sí conflictiva. Muchas naciones árabes manifestaron su indignación, y los esfuerzos de la comunidad internacional de seguir adelante con la solución del conflicto entre los dos Estados —el de Palestina y el de Israel— se toparon con otra piedra en el camino.

Contra Irán

Tras meses de especulación y de rumores, el 8 de mayo de 2018 Trump anunció que Estados Unidos se retiraba del acuerdo nuclear con Irán —el Plan de Acción Conjunto y Completo— firmado en 2015.

La noticia fue recibida con fuertes críticas por los demás firmantes del pacto. El presidente iraní, Hasán Rohaní, denunció que el propio Estados Unidos había violado a lo largo de la historia diversos pactos internacionales.

A la reimposición de sanciones contra varios sectores industriales iraníes como el de la energía, el de las importaciones y el de las finanzas, se sumaron las amenazas de Trump de imponer otras tantas a las empresas extranjeras que mantuviesen acuerdos comerciales con el país persa.

Corea del Norte: del «fuego y furia» al estrechón de manos histórico

Las negociaciones entre EEUU y Corea del Norte sobre la desnuclearización de la península que culminaron con la reunión entre los mandatarios de las dos naciones estuvieron llenas de altibajos. Después de que el líder de la nación más hermética del mundo amenazase con lanzar sus misiles contra la isla estadounidense de Guam en agosto de 2017, Trump advirtió de que se cerniría «fuego y furia» sobre Pyongyang.

A partir de ese momento, el presidente Trump ha instado a la comunidad internacional a incrementar la presión sobre el país asiático.

¿El presidente estadounidense más duro con Rusia?

Durante los últimos 24 meses, a Trump se le ha acusado de favorecer los intereses de Rusia, a lo que el propio presidente estadounidense ha respondido asegurando haber sido el mandatario norteamericano más duro con Moscú.

La investigación en torno a las conexiones entre la campaña electoral de Trump y el Kremlin todavía continúa y Trump sigue negándose a iniciar una guerra sin cuartel contra Rusia. De hecho, organizó una cumbre con el mandatario ruso el 16 de julio de 2018 y ambos líderes declararon que las negociaciones de ese día habían sido «un éxito».

Los alegados intentos de Trump de mantener en secreto lo discutido con Putin en la reunión de aquel día han alentado acusaciones de que Trump sea un agente del Kremlin. Sus críticos han incluso exigido que se tenga acceso a las notas de la intérprete que estuvo presente en la reunión, Marina Gross.

El tratado INF, a punto de saltar por los aires

Las relaciones entre Rusia y EEUU parecen estar enrocadas. El arsenal nuclear de ambos países ha vuelto a estar de actualidad porque el presidente Trump anunció, el 20 de octubre, que deseaba abandonar el tratado INF —’Intermediate-Range Nuclear Forces’— que el país firmó con la Unión Soviética en 1987. Washington acusó a Moscú de violarlo.

Estados Unidos volvió a recordar, a principios de diciembre, que suspendería la firma del acuerdo a menos que Rusia volviese a respetarlo y dio un ultimátum de 60 días. Washington y Moscú se han acusado mutuamente en varias ocasiones de desarrollar misiles que infringen el Tratado, aunque Rusia lo niega rotundamente.

La firma del acuerdo de aquel entonces marcó la primera vez que las dos superpotencias decidían voluntariamente reducir sus arsenales nucleares al destruir todos los misiles de crucero y los misiles balísticos con un alcance entre 500 y 5.000 kilómetros. También se comprometían a permitir inspecciones al arsenal del otro.

Siria y las tropas

Tras estar 77 días en la Casa Blanca, Trump ordenó lanzar un ataque con misiles contra un aeródromo sirio como respuesta a un supuesto ataque químico en el que murieron 80 personas. El incidente tuvo lugar el 4 de abril de 2017. Los grupos de la oposición siria, con el apoyo de EEUU, culparon al Gobierno de Bashar Asad de usar armas químicas y de atacar deliberadamente a civiles.

Damasco, por su parte, rechazó las acusaciones.

En diciembre de 2018, Trump ordenaba a las tropas en Siria replegarse y volver a casa. La retirada de EEUU del país oriental se complicó después de un ataque suicida en la ciudad de Manbij, en el que murieron 20 personas, incluyendo varios estadounidenses uniformados, en enero de 2019. El Estado Islámico, que había sido derrotado según EEUU, dijo ser responsable del ataque.

¿Una OTAN obsoleta?

Desde que asumió el cargo, Trump ha criticado repetidamente a sus aliados transatlánticos por no cumplir con sus obligaciones en materia de gastos de defensa dentro de la OTAN. Trump ha señalado que solo cinco de los 29 Estados miembros gastan el 2% de su PIB en defensa y ha insistido en que los demás miembros de la Alianza paguen lo de que deben.

A los miembros de la Alianza les consternaron sus comentarios, temiendo que Trump buscara sacar a Estados Unidos de la alianza militar transatlántica.

Un artículo del New York Times podría haber alimentado estas preocupaciones. Según el rotativo, Trump les dijo repetidamente a sus principales colaboradores que intentaba retirarse de la organización. Los altos funcionarios de la Administración temían que, de ocurrir, la influencia de Washington al otro lado del océano saliese malparada y que Rusia se envalentonara.

A pesar de estos rumores, Trump nunca ha hecho públicos sus planes de sacar a Estados Unidos de la OTAN.

Adiós al Acuerdo de París

Durante su campaña electoral de 2016, Trump definió el cambio climático de «engaño» y se comprometió a cancelar el Acuerdo sobre el Clima de París de 2015 y a «dejar de pagar con impuestos estadounidenses los programas de la ONU en materia de calentamiento global».

Arabia Saudí y el caso Khashoggi

El 2 de octubre de 2018, Jamal Khashoggi, un periodista del Washington Post de origen saudí, desapareció tras entrar en el Consulado General saudí en Estambul. Tras semanas de tensión y de especulaciones, el fiscal general saudí confirmó que el periodista había muerto dentro de la misión diplomática.

Las autoridades saudíes han negado que la familia real saudí esté implicada.

A pesar de la presión de los principales senadores estadounidenses para que se adopten medidas contra el país petrolero y contra su príncipe heredero, Mohammed Salman, el presidente Trump ha dicho que los servicios de inteligencia de EEUU todavía están estudiando el caso y ha asegurado, a pesar de todo, que Washington seguirá siendo un firme socio de Riad.

La política de EE.UU. aún lidia con el racismo

La esperanza se apoderó el 20 de enero de 2009 de las miles de personas reunidas en Washington para celebrar la investidura del primer presidente negro de Estados Unidos. Diez años después, la política del país sigue lidiando con el racismo, informó AFP.

El republicano Donald Trump ha sido acusado de utilizar palabras racistas, de alimentar las dudas, cargadas de xenofobia, sobre los orígenes de Barack Obama y de dejar que los nacionalistas blancos «propaguen la ira», según los demócratas, al no condenar claramente las manifestaciones neonazis de Charlottesville.

Pero por otra parte, los estadounidenses acaban de elegir el Congreso más cosmopolita de su historia, con el mayor número de parlamentarios negros, hispanos y de otras minorías jamás elegidos, sobre todo en el bando demócrata.

«Trump encarna una reacción muy fuerte a la presidencia de Obama pero, al mismo tiempo, la población se ha vuelto mucho más multicultural», dice Lara Schwartz, profesora en la American University.

«Hemos logrado un avance extraordinario» en 10 años, asegura por su parte Joyce Beatty, una parlamentaria demócrata negra que ha entrado en la Cámara de Representantes. El Congreso «refleja mucho mejor el país», celebra.

En la Cámara Alta solo hay tres negros entre los 100 senadores, pero dos ellos, los demócratas Kamala Harris y Cory Booker están entre los posibles candidatos para las presidenciales de 2020, y el hispano Julián Castro, exalcalde de San Antonio, acaba de anunciar su intención de participar en esos comicios para ser el primer presidente de su comunidad en la historia de Estados Unidos.

¿Estará dispuesto el país a elegir de nuevo a un líder procedente de una minoría cuando acabe el mandato de Trump?

«Nada sugiere que esto pueda ser un inconveniente, al menos para las primarias demócratas», opina Jennifer Lawless, politólogo en la Universidad de Virginia.

Los racistas salen «del armario»

El comienzo del año se ha visto empañado por los comentarios del congresista republicano Steve King, miembro de la Cámara de Representantes, cuyas opiniones racistas se conocen desde hace tiempo.

«Nacionalista blanco, supremacista blanco, civilización occidental. ¿Desde cuándo se ha vuelto ofensivo este lenguaje?», se preguntó en enero durante una entrevista para The New York Times.

El porcentaje de estadounidenses que consideran el racismo con «un gran problema» ha pasado del 50 al 58% entre 2015 y 2017, especialmente entre los demócratas, según el instituto Pew.

Y Estados Unidos registró en 2017 una alza del 57% en el número de incidentes antisemitas respecto a 2016, el mayor aumento desde los años 1970, según la Liga Antidifamación judía.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.