#IdearioSabotear a Andrés Manuel por todos los medios

2 990

Al sector de capital que le declaró la guerra a Andrés Manuel López Obrador luego de suspender la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional, se le sumó el grupo de los bonistas interesados en convertirse en «fondos buitres» y, ahora, el Poder Judicial proclamó su disgusto por la reducción salarial de los más altos funcionarios, en especial los magistrados de la Suprema Corte que perciben 30 mil dólares mensuales.

A fin de tener una dimensión de este superlativo ingreso, apuntaremos que los más cercanos son sus pares de Chile y Brasil, quienes obtienen ingresos cercanos a los 10 mil dólares; en otros países no superan los 4 500 billetes verdes, en tal sentido, AMLO afirmó que solamente Trump gana más que dichos magistrados en el mundo.

A modo de justificativo de este insoslayable exceso, los susodichos explican que esa percepción es indispensable para realizar su labor en un país donde la justicia brilla por su ausencia. Entre las linduras de los togados, recordaremos algunos episodios emblemáticos. En el sexenio de Felipe Calderón iniciado en el año 2000, el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna encarceló a una francesa, Florence Cassez, como supuesta secuestradora.

Describir los hechos excede el objetivo del presente artículo, solamente diremos que arribaron a México un grupo de abogadas francesas a realizar un estudio pormenorizado cuya conclusión resultó exculpatoria; estudio publicado que llevó al presidente de la Nación gala, Nicolas Sarkozy, a pedir la liberación de la connacional al mismísimo presidente Calderón en un viaje amistoso en el que fue invitado a hablar en el Congreso de la Unión donde también tocó el tema.

Sin embargo, el poderoso García Luna se negó a liberarla y con el apoyo de la Suprema Corte la retuvo hasta el cambio de gobierno (hoy sabemos que ese señor era el puente entre Calderón y el narcotráfico). Apenas asumió Peña Nieto la absolvieron sin que el retenedor mereciera castigo alguno.

Al iniciar el gobierno pasado, la Suprema Corte decidió liberar a los asesinos de Acteal, un suceso abominable donde 45 hombres, mujeres y niños (indígenas chiapanecos), fueron asesinados en manos de paramilitares mientras oraban en una capilla construida con tablones.

El artero crimen enlutó al mundo entero, sin embargo, los ministros entendieron que no se respetó el debido proceso, liberando a quienes estaban sentenciados y confesos. Sin esclarecer el caso -cuyo máximo instigador fue el entonces presidente de la República, Ernesto Zedillo-, la liberación resultó un clavo más en los ataúdes de los asesinados, algunos en el vientre materno.

En estos días se le continúa el juicio al ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, que convirtió ese estado en un feudo y semejante a un gran cacique, robó, secuestró, persiguió, mató a diestra y siniestra, además de desviar abundantes fondos destinados a favorecer la campaña del ex presidente Peña Nieto (2012).

Días antes de entregar el mando a su sucesor se evaporó; tiempo después, lo hallaron en Guatemala de donde fue extraditado. Una maniobra que le permite ser juzgado porta solo algunos de los múltiples delitos cometidos, en especial los referidos a asuntos económicos. Sin embargo, los jueces debieron rechazar la extradición e insistir en la deportación ya que el ex gobernador entró a Guatemala ilegalmente.

Esto son unos pocos casosque demuestran a las claras que estos jueces están allí para cumplir la voluntad del presidente. Y no solo ellos, también los que se dedican a juzgar delitos electorales. Hace pocos días, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), confirmó como gobernadora de Puebla a Martha Érika Alonso (esposa del gobernador saliente), luego de que se demostrara con abrumadoras pruebas, el fraude vio-len-to cometido en contra del candidato de MORENA.

El tema no es la resistencia del poder judicial a la intención presidencial de establecer un gobierno austero luego de varias administraciones altamente corruptas; una resistencia materializada en 6 mil juicios de amparo que suspende -en los hechos- la mentada reducción salarial; tampoco lo sería la enconada divisiónentre el poder legislativo y el judicial. Lo verdaderamente relevante es: ¿cómo fue que estos señores resultaron beneficiados con ingresos tan excesivos?

Si un magistrado gana 30 mil dólares al mes en un país desbordante de pobres, estamos hablando de algo distinto a la justicia. En todo caso, subrayamos que el poder Ejecutivo usó los recursos con el objetivo de fortalecer a una burocracia aurea cuyo fin último es el sostenimiento de un sistema estrictamente injusto; entonces, las abultadas remuneraciones son premios y nunca elpago ajustado a la labor ejercida. Ese es el trasfondo del asunto, premios auto-otorgados por responder fielmente a las necesidades del presidente en turno, empeñado en mantener a rajatabla el modelo neoliberal que empobreció y ensangrentó al país.

Pero hay más en este lamentable desaguisado. Los togados insisten en que ellos no ganan 600 mil pesos mensuales sino 269. Sin embargo, según el ejercicio fiscal del presente año, todos los ministros percibieron un ingreso bruto total -sin descontar impuestos- de 6 millones 938 mil 234 pesos, cuyo promedio mensual es 578 mil 186 pesos.

Cifra que comprende el salario nominal más un conjunto de pagos que cada ministro recibe por diversas prestaciones: bono especial por riesgo, prima vacacional, aguinaldo, gratificación de fin de año, prima quincenal, ayuda para despensa, seguro colectivo de retiro, seguro de gastos médicos mayores, seguro de separación individualizado, apoyo económico para adquisiciones de vehículo, entre otros.

Lo cierto es que el presidente en funciones no puede imponer la reducción que aceptó sin ambages el Poder Ejecutivo y el legislativo, no obstante, dio inicio a un debate entre jueces y parlamentarios, que exhibe la insensibilidad de los primeros; jueces entrados en lid empecinados en resguardar sus privilegios a costa de arrojar la justicia al basurero.

Afortunadamente, el pueblo es testigo de lo que acontece y aunque se le haya imposibilitado a AMLO concretar el ajuste, se fortalece en tanto político comprometido con sus electores. Al decir del economista José Blanco: «Hoy el poder político cambió, y el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo buscan un cambio de régimen: no es extraño que un Poder Judicial que no se constituye por la vía del sufragio, y que ha sido parte de un régimen al servicio de la élite, esté en radical discordancia con quienes buscan ese cambio. Y todo ha empezado por ese pétreo leitmotiv tan caro al funcionamiento del Poder Judicial: la plata».

P.S. El más importante plástico mexicano Francisco Toledo, denunció el faltante de 33 obras de arte de Los Pinos, residencia de los presidentes anteriores a AMLO. Entre las obras desaparecidas figuran las de Rafael Coronel, José Luis Cuevas, José Chávez Morado, Rodolfo Morales, Vicente Rojo, Juan Soriano, et. al. También se llevaron muebles, el menaje, los cubiertos que usó Porfirio Díaz y de paso, los colchones y las almohadas.

También podría gustarte
2 Comentarios
  1. Luis II dice
    Arriba compañero PRSIDENTE!!!
  2. alfredo alsamendi dice
    Cualquier medida que tome AMLO encontratá la oposición de la derecha, los corruptos y la prensa que (des)informa a gusto, menioando hechos a medias. Bue, si ya empezaron a cuestionarlo antes de asumir…

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.