#ContraseñaRÍO 2020: ¿primer duelo electoral Lula y Bolsonaro?

Las municipales de octubre de 2020 serán el primer termómetro real que tengan tanto el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, como su principal rival político, el recientemente liberado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), para medir el respaldo popular que tienen. Ambos ya tejen sus posibles alianzas políticas.

0 134

Con la asunción de Jair Bolsonaro el 1 de enero de 2019 se cerró un ciclo en la política brasileña que había tenido uno de sus hitos iniciáticos con el juicio político y destitución de la presidenta Dilma Rousseff en agosto de 2016.

Pero también incluyó el acoso judicial y finalmente la prisión para el expresidente Luiz Inácio Lula Da Silva en abril de 2018, y su correspondiente impedimento para postularse a un nuevo mandato en las elecciones de octubre de ese mismo año, en las que se impuso Bolsonaro.

El politólogo Andrés del Río, de la Universidad Federal Fluminense, consideró en diálogo con Sputnik que no está claro qué pasará con el líder del Partido de los Trabajadores ya que «hay nuevas denuncias» en su contra, aunque «con menos sustento jurídico» que las presentes cuando fue preso en abril de 2018.

En este sentido explicó que hay movimientos en varias direcciones para empezar a conformar las alianzas para las municipales. Uno de ellos fue realizado por el propio Bolsonaro. Anunció el 20 de noviembre que abandonaba el Partido Social Liberal que lo convirtió en presidente para crear una nueva agrupación.

Otro de los movimientos lo encabezó Lula. «Un ejemplo puede ser en el Estado de Río de Janeiro, donde el líder del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), un partido de izquierda, se juntó al Partido de los Trabajadores de Lula para intentar ir por la Intendencia de Río como para comenzar a crear una coalición superando diferencias».

Del Río opinó sobre el balance del primer año de gestión bolsonarista. Destacó el hecho de que haya terminado en el cargo. «Su primer año de Gobierno en cierto modo es un éxito personal por no haber caído en un impeachment ni haber sido derrotado por las cuestiones que surgieron sobre su gestión», apuntó.

Pancartas ofensivas

En otro orden, un juez brasileño rechazó una solicitud del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva para prohibir los sobrevuelos de aviones en las playas con pancartas con mensajes ofensivos contra él, financiados por un empresario aliado del mandatario Jair Bolsonaro. El magistrado Fernando Machado Carboni afirmó en su decisión, a la que AFP tuvo acceso, que dado que «Lula es una figura pública, está expuesto a las críticas de la población». Según el juez, la prohibición de estas pancartas equivaldría a «censura».

Lula acusó a Luciano Hang, dueño de la red comercial Havan y fiel seguidor del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de un delito contra el honor y la propia imagen al patrocinar «frases ofensivas y difamatorias» contra el exmandatario. Hang anunció el pasado 1 de diciembre en sus redes sociales la puesta en marcha de una campaña para difundir presuntos «mensajes patrióticos» en aviones que sobrevolarían las playas del estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil.

«Durante el verano voy a patrocinar un avión que va a pasar con mensajes patrióticos por el litoral de SC (Santa Catarina). Pedí a los internautas que me ayudaran con sugestiones de frases. Dé ‘play’ al vídeo y vea algunas», escribió Hang en su perfil oficial de Twitter, que cuenta con cerca de 350.000 seguidores. En el vídeo aparece un avión, dibujado con los colores de la bandera de Brasil, sobrevolando una playa y con diferentes carteles como «Lula, borracho devuelve mi dinero», «Mejor que el verano, es Lula en prisión» o «Lula enjaulado es Brasil despierto»», entre otros.

Para la defensa del exgobernante (2003-2010), esos mensajes son «ofensivos, jocosos y provocadores» y tienen la «nítida intención» de «ofender y manchar la imagen y dignidad» del líder del Partido de los Trabajadores (PT). «La circulación de las frases sugeridas hieren gravemente la propia imagen y el honor» de Lula, quien recobró su libertad en noviembre pasado tras 580 días en prisión, señalaron los abogados en la querella, en la que piden la suspensión de la campaña.

También solicitan el pago de una multa de 100.000 reales (unos 24.700 dólares) por el «daño moral» ya realizado a partir de la difusión de ese tuit por parte de Hang. El empresario reaccionó a la denuncia en esa red social y volvió a cargar contra el ex jefe de Estado: «Lula continúa igual, quiere ganar sin trabajar. ¿Dónde está la libertad de expresión? ¿Y el Estado democrático de derecho? Jajaja. Idiotas».

Condenado a 8 años y 10 meses de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero, el expresidente izquierdista (2003-2010) fue excarcelado en noviembre, después de haber estado preso en Curitiba (sur) durante un año y medio.

Acusado de haber recibido un apartamento tríplex en el litoral del estado de Sao Paulo como soborno de una constructora, siempre ha clamado su inocencia. El expresidente, que enfrenta otros seis procesos en la justicia y se declara inocente en todos, fue liberado -aunque no absuelto- tras una decisión de la corte suprema que impide la ejecución de sentencias antes del agotamiento de todos los recursos judiciales.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.