Un grupo de científicos ha logrado restablecer el crecimiento de un arrecife de coral en el fondo del mar gracias a la amplificación por altavoces del ambiente sonoro normalmente se escucha alrededor de un arrecife sanoReproducir los sonidos típicos de los arrecifes de coral podría salvarlos

0 208

Una de las principales víctimas del cambio climático han sido sin lugar a dudas los arrecifes de coral, los cuales se encuentran actualmente en un declive abrumador. La muerte de los arrecifes de coral no sólo es preocupante por la inmensa diversidad de especies animales y vegetales que los habitan, sino también porque éstos representan una de las principales reservas de carbono del planeta. Sin embargo, un grupo de científicos de Reino Unido y Australia ha descubierto que el reproducir a través de altavoces ubicados en el fondo marino los sonidos que se escuchan típicamente en un ecosistema de arrecifes ayudan a éstos a recuperarse. Según el estudio publicado en la revista Nature Communications, estos sonidos atraen a peces y otros animales que normalmente poblarían estos ambientes en condiciones más óptimas.

La investigación se realizó en la Gran Barrera de Coral de Australia, en la cual se registró en agosto de este año una disminución del 89% de nuevos arrecifes causado en gran parte por las olas de calor que golpearon la zona entre los años 2016 y 2017. “Los peces son críticos para que los arrecifes de coral funcionen como ecosistemas saludables”, comentó a Gizmodo Tim Gordon, un investigador de la Universidad de Exeter y el autor principal del estudio. “Aumentar las poblaciones de peces de esta forma podría ayudar a impulsar los procesos de recuperación naturales, lo cual contrarresta el daño que estamos viendo en muchos arrecifes de coral alrededor del mundo”. Los arrecifes en su estado natural y saludable se caracterizan por estar plagados de los sonidos producidos por ejemplo por los camarones y los peces que encuentran refugio y alimento entre el coral. Las especies se guían por estos paisajes sonoros para elegir el hábitat en el cual instalarse, por lo que un ambiente silencioso para las especies adaptadas a sobrevivir entre los corales es indicio de un hábitat deteriorado. Todo funciona como un efecto de retroalimentación positiva: los arrecifes enferman porque su ambiente se deteriora, pero este ambiente se deteriora aún más por la ausencia de las especies que son cruciales para mantener saludable el ecosistema.

Sin embargo, la reproducción a través de altavoces de un paisaje sonoro típico de un arrecife de coral sano logró atraer a aquellas especies que antes se encontraban desencantadas con el barrio en decadencia. Luego de generar artificialmente este paisaje sonoro, la diversidad de especies en el área aumentó en un 50%. “Aunque atraer a más peces no salvará a los arrecifes por sí solo, nuevas técnicas como esta nos dan más herramientas en la lucha para salvar estos preciosos y valiosos ecosistemas”, afirmó Gordon.

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.