En lo que va de año seis dirigentes fueron ultimadosReclaman que el Estado tome medidas por las agresiones a los líderes sociales

0 76

Más de un centenar de líderes colombianos fueron víctimas de agresiones en los últimos cuatro meses, según un informe de la Misión de Observación Electoral (MOE) publicado ayer en Bogotá.

Al menos 107 dirigentes políticos, sociales o comunales sufrieron agresiones del 27 de octubre de 2018 al 25 de febrero de este año, señala la fuente.

La violencia es más letal entre más local es el liderazgo, lo que convierte a los guías comunales en el blanco predilecto de los ataques, expuso Camilo Vargas, coordinador del Observatorio de Violencia Política y Social de la MOE, de acuerdo con una información del diario digital El Espectador.

Los ataques alcanzan su punto máximo durante procesos electorales, como las consultas internas de los partidos para elegir sus candidatos, los períodos de inscripción y las propias elecciones, señala el documento.

La MOE llamó al Estado colombiano a tomar medidas de cara a las consultas de los partidos que se realizarán en los próximos meses, teniendo en cuenta que en lo que va de año seis dirigentes fueron ultimados.

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz denunció el asesinato de al menos 226 líderes sociales y defensores de Derechos Humanos del 1 de enero al 17 de noviembre del 2018.

Menciona además que en los dos últimos años las estadísticas muestran un aumento de los homicidios, pues en 2016 la cifra ascendió a 97, mientras que 2017 cerró con 159.

Fuentes oficiales refieren que el punto más álgido de esta situación se registró en 2003 con mil 912 asesinatos.

Indígenas bloquearon vía Panamericana

Miles de indígenas colombianos mantenían ayer bloqueada la vía Panamericana para exigir acceso a la tierra, mejores precios para el café y subsidios a los agricultores, entre otras demandas.

Como consecuencia de la protesta quedó interrumpido el tránsito entre las ciudades de Cali y Pasto, capitales de los departamentos de Valle del Cauca y Nariño, respectivamente.

Los manifestantes forman parte de la llamada Minga Indígena, protagonizada desde el domingo último por unos 20 mil nativos ante el incumplimiento del Gobierno a sus reivindicaciones.

Los indígenas reclaman también la inclusión de la declaración de la ONU sobre los derechos del campesino en el ordenamiento jurídico nacional, la activación de la mesa de diálogo y una reunión con el presidente Iván Duque.

La víspera las protestas fueron reprimidas por el Escuadrón Móvil Antidisturbios de la policía, con el resultado de dos comuneros heridos.

Un comunicado de la Consejería de Derechos de los Pueblos Indígenas rechazó los actos violentos por parte de los agentes e instó al gobierno a crear espacios de diálogo y concertación con los pueblos originarios que luchan por la defensa de la vida.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.