PURA VIDAReceta para hacer mantequilla de maní casera

La popularidad de las cremas para untar de frutos secos y semillas ha incrementado en los últimos años. De hecho, en la actualidad se pueden encontrar en variedades como de almendras, pistachos, girasol, anacardos, entre otros.

La mantequilla de maní  es un producto versátil que se puede preparar en casa con pocos ingredientes. El producto final es ideal para consumir panes, galletas y otras recetas del desayuno y la merienda.

La popularidad de las cremas para untar de frutos secos y semillas ha incrementado en los últimos años. De hecho, en la actualidad se pueden encontrar en variedades como de almendras, pistachos, girasol, anacardos, entre otros. No obstante, una de las alternativas preferidas es la mantequilla de maní casera. ¿Te gustaría aprender a prepararla?

Hay varias ventajas de hacer en casa este tipo de producto; por un lado, es fácil de preparar y no requiere mucho tiempo. Por otro lado, se puede incorporar en diversas preparaciones y tiene cualidades nutricionales que contribuyen a cuidar la salud. A continuación, te contamos más al respecto.

¿Cómo hacer mantequilla de maní casera?

La «mantequilla de maní» o «crema de cacahuete». Es un producto que se obtiene a partir de una pasta de maní, que se puede combinar con otros ingredientes para mejorar su sabor y textura. Veamos en detalle la receta básica.

Ingredientes

2 tazas de mani pelados y crudos (450 g)

½ cucharadita de café de sal (2 g)

Instrumentos

Una bandeja de horno (en caso de querer tostar el maní).

Un mixer o procesador de alimentos.

Una espátula.

Recipientes de cristal con tapa herméticos para envasar y conservar.

Preparación

En primer lugar, tienes la opción de tostar el maní. Esto permite dar más color y sabor a la crema, aunque no es estrictamente necesario. Para ello, se calienta el horno a 180 grados y se introduce el maní en una bandeja, durante 10 minutos.

Enseguida, se introduce el maní tostado en el mixer  o en un procesador de alimentos (cuando todavía están un poco calientes). Se tritura durante un minuto.

Pasado este tiempo, ha de quedar un producto con una consistencia parecida a la arena gruesa. Es conveniente raspar los lados y el fondo del aparato con una espátula para corroborar que no quedan trozos enteros.

Luego, se bate de nuevo con la sal, hasta que la mantequilla adquiera una textura cremosa y lisa.

Por último, solo tendrás que introducir el preparado en recipientes herméticos de vidrio. Puedes almacenar a temperatura ambiente o en la heladera.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat