Se impuso 2-0 con goles de Pastorini y Morales, derrotando así a los dos grandes en pocas semanasRapsodia Bohemia: Wanderers le ganó a Peñarol y lo bajó de la punta

0 78

Wanderers le rompió el invicto a Peñarol, que cayó 2-0 en el Estadio Centenario y cedió la punta del Torneo Clausura, que ahora pertenece a Fénix (está un punto arriba de los aurinegros).

Los goles de Rodrigo Pastorini y Lucas Morales materializaron la segunda victoria de los bohemios ante un grande con pocas semanas de diferencia, lo que llena al equipo de confianza en los días previos a su debut en la Copa Sudamericana, en la que enfrentará a Sport Huancayo.

El premio a no achicarse

Wanderers es uno de esos equipos que no sale a meterse atrás cuando enfrenta a un grande. Por el contrario, la idea de disputarle el protagonismo y jugarle de igual a igual, sumada a que sus jugadores parecen crecer en esa clase de encuentros, contribuye a que muchas veces ofrezca actuaciones como la del primer tiempo que ayer.

Y eso no quiere decir que la primera parte fuera completamente bohemia, pues durante casi media hora el episodio fue favorable para Peñarol.

Fiel a su libreto habitual, el aurinegro hizo de las bandas su principal vía ofensiva y, sobre todo gracias al buen trabajo de la dupla Hernández-Rodríguez por izquierda, generó sus oportunidades más claras.

De allí nació el centro que Viatri transformó en un cabezazo que pasó rozando el palo, y también el remate del “pibe” Rodríguez que no fue a parar a la red por una buena respuesta de De Arruabarrena.

Otro remate de Viatri, a quien el “Toro” Fernández asistió tras ganarle la posición a Andueza con un gran caño, completa las chances que generó el equipo del “Memo” López en la primera mitad.

Pero el dominio del partido cambió completamente de manos a partir de la media hora, cuando Wanderers comenzó a estirar sus posesiones y, sobre todo, a generar jugadas colectivas que pusieron en aprietos a Peñarol.

Iban 33’ cuando un pase profundo puso a correr a Riolfo, quien metió un centro que Albarracín cabeceó al arco o, mejor dicho, a centímetros de este.

En la segunda chance que tuvo, apenas tres minutos más tarde, no perdonó: un pase filtrado de Albarracín desconcertó a la defensa y dejó mano a mano a Pastorini, quien picó totalmente habilitado y definió con tranquilidad para poner el 1-0.

Cuando el primer tiempo agonizaba, Wanderers duplicó la diferencia y ennegreció el panorama de los aurinegros en el encuentro. Fue gracias a otra gran acción colectiva, que incluyó una sucesión de pases y terminó con una pared entre Morales y Pastorini, que el lateral zurdo culminó con un tiro contra el palo que fue a morir a la red.

Sin una pizca de fútbol

Seguramente Wanderers no haya imaginado nunca un segundo tiempo tan tranquilo como el que vivió en el Centenario.

Es que, empujado por la necesidad de llegar al gol para ver reverdecer su esperanza, el fútbol de Peñarol estuvo plagado de imprecisiones. Erró una cantidad inusual de pases, y careció de la profundidad necesaria para ilusionarse con un empate que parecía cada vez más lejano.

Hacer llover centros sobre el área rival parecía ser la única receta que conocían los aurinegros para tratar de generar peligro. Nada pudo cambiar eso, ni siquiera los cambios que hizo el “Memo” López (entraron “Maxi” Rodríguez, Agustín Canobbio y Gastón Rodríguez) durante el capítulo.

Las únicas aproximaciones mirasoles fueron un cabezazo y un tiro de media distancia de Viatri, y una opción aérea de Formiliano. Muy poco para un equipo que pretendía levantar un 0-2.

Por su parte, Wanderers trató de cuidar la pelota cada vez que la tuvo, así como explotar los espacios que inevitablemente dejó Peñarol. Aunque no pudo hacerlo, su triunfo jamás corrió peligro.

Los bohemios hicieron las cosas bien, ayudaron a Peñarol a tener su peor partido del campeonato, y obtuvieron un triunfo que les permite entreverarse en la parte alta de la tabla de posiciones.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.