Que vivan los estudiantes

Bajo la consigna «Su lucha sigue vigente, contra el miedo y el retroceso», el movimiento estudiantil se moviliza hoy en el marco de la conmemoración del día de los mártires estudiantiles.

4 1.770

En Montevideo la marcha partirá, como cada año, a las 18 horas desde la Explanada de la Universidad de la República hacia la plaza 1º de Mayo. Allí se llevará adelante la lectura de la proclama del movimiento estudiantil. La movilización es convocada por la Coordinadora del Movimiento Estudiantil que nuclea a estudiantes de secundaria, UTU, universitarios, formación docente, magisterio y educación social.

El acto finalizará con un espectáculo artístico a cargo de Alejandro Balbis, El Alemán, Los Sapos Tetones y Eli Amic & Dj RC.

Además de la movilización en Montevideo, se realizarán actividades en los departamentos de Paysandú, Salto, Colonia, Rocha, Tacuarembó y varios puntos de Canelones.

La plataforma estudiantil

Mauro Conti, secretario de Asuntos Gremiales de la FEUU, explicó que la consigna de este año se enmarca en lo que consideran «una continuidad histórica de la lucha del movimiento estudiantil», a 51 años de la muerte de Líber Arce. Para el dirigente, esto se refleja en la idea de «soñar con un mundo mejor, sin violencia y con justicia social.»

Los estudiantes ubican la marcha en un contexto de «avance conservador» en América Latina, que se expresa en el «incremento de la represión a los movimientos sociales y recortes en las políticas sociales».

Para los estudiantes, este proceso también se vive en Uruguay de diversas formas a través de un avance en el «discurso punitivo y de propuestas políticas que promueven mayor capacidad de represión del Estado».

Sostienen que la consecuencia de estos planteos ha sido un proceso de «criminalización de la pobreza, que no ha servido para mejorar la inseguridad».

Para las organizaciones estudiantiles, la propuesta de reforma promovida por el senador Jorge Larrañaga «instala un salto cualitativo que va a atentar contra muchas garantías democráticas y no va a resolver los problemas de seguridad».

Desde su punto de vista, «los sectores dominantes intentan quitarnos los derechos conquistados». Mencionan como ejemplos las iniciativas para derogar la ley trans, los ataques contra los Consejos de Salarios y las libertades sindicales.

Las organizaciones estudiantiles también denuncian el fallo judicial que obligó a retirar los carteles colocados por gremios de estudiantes en centros educativos. Lo consideran un mecanismo de censura y rechazan los planteos de Robert Silva y Pablo Abdala como «caras visibles» de los cuestionamientos contra el movimiento estudiantil.

Uno de los puntos principales de su lucha es la reivindicación de un incremento del presupuesto educativo, para lo cual exigen 6% del PIB para ANEP y la Universidad de la República y 1% para investigación. También reclaman presupuesto para salud, vivienda y avanzar en derechos democráticos. Sostienen que la educación es un «arma transformadora, más allá del ascenso social, en la construcción de conocimiento al servicio de la sociedad». Agregan que el aumento presupuestal es imprescindible para afrontar «las nuevas formas de conocimiento para actividades productivas y los procesos populares». «Cada vez más se nota que el acceso al conocimiento es una necesidad y nosotros tenemos la obligación de convertirlo en un derecho», sostuvo.

Para Conti, el hecho de que 49% de los estudiantes actuales sean la primera generación de universitarios constituye un avance, pero considera «imprescindible» profundizar el proceso de descentralización para que el «conocimiento contribuya al desarrollo del conjunto de la sociedad».

Uno de los principales obstáculos que identifican para la finalización de los estudios es la necesidad de trabajar y estudiar al mismo tiempo. Al respecto señalan que «no es lo mismo poder acceder a la universidad sin tener que trabajar. La mayoría de los estudiantes tenemos que estudiar y trabajar. La educación se pondera, pero en la vida real, la gente no puede elegir dedicarse a estudiar exclusivamente». En este sentido, reivindican ampliar las modalidades de cursado y el incremento de horarios para que se adapten a las necesidades de los estudiantes que estudian y trabajan.

También proponen políticas que permitan compatibilizar los estudios con la maternidad generando espacios de cuidados. «Lo que pasa cuando uno ve el acceso acríticamente, pareciera ser que el que no va es porque no quiere y la mayoría de las veces, lo que pasa es que el que no va es porque no puede».

Compromisos

La lucha por autonomía y cogobierno en toda la educación pública es vista como «central» por los gremios. Desde su punto de vista, «la falta de autonomía encierra a las instituciones; la virtud de la Universidad es que permite pensarse desde las grandes mayorías» en el entendido que «la diversidad enriquece».

Otro de los puntos en los que hacen hincapié es en el fortalecimiento del Hospital de Clínicas por su función en la formación universitaria y por su vínculo con los sectores más vulnerables.

Las organizaciones estudiantiles también se pronunciaron en defensa de los recursos naturales y en contra de la instalación de la segunda planta de la empresa UPM.

Otro de los ejes de la marcha será la defensa de «verdad, memoria y justicia» en relación al pasado reciente. En ese sentido, exigen «políticas claras porque (de lo contrario) lo que se genera es impunidad. Es Gavazzo mostrando trofeos de guerra en una entrevista, hablando libremente de que mató a un compañero en democracia».

Sobre los cuestionamientos al compromiso de los jóvenes, el militante reivindicó el protagonismo juvenil, utilizando como ejemplos la campaña contra la iniciativa de bajar la edad de imputabilidad, la lucha actual contra la reforma, las marchas del 20 de mayo, todas con importante protagonismo de los jóvenes. Desde su punto de vista, por parte de algunos actores y a través de miradas distantes, «se intenta generar apatía y les estamos demostrando que no pueden ni podrán lograrlo».

Vidas

Luana es estudiante de sexto año de artístico del liceo IAVA. Vive desde diciembre en Montevideo, luego de pasar toda su vida en Durazno.

Es el primer año en el que participa en la marcha y ha estado esperando con mucha expectativa que llegara el día de hoy.

Junto a sus compañeras y compañeros participa en la preparación del toque que año a año se realiza en el callejón de la Universidad previo a la marcha.

Su vínculo con la historia de los mártires estudiantiles adquirió «otra conexión» a través de Liberarte, un colectivo de jóvenes que desde el arte pretende sensibilizar sobre la historia del 14 de agosto.

El colectivo funciona en el IAVA y realiza durante el año talleres de sensibilización sobre el pasado reciente del país. El día de la marcha, Liberarte realiza intervenciones artísticas. Buscan generar de esa forma «empatía» con las personas que vivieron aquella historia y con las situaciones vividas en aquel momento.

Luana cuenta que con sus compañeras viven la marcha del mismo modo y tal como afrontan la vida: con mucha alegría y «con seriedad cuando toca ser serios».

Conoció la historia de los mártires estudiantiles hace tres años y se cuestionó la falta de información que existe en el sistema educativo sobre los hechos. Desde ese momento se volcó a participar activamente en instancias que buscan rescatar del olvido esa historia.

La historia del 14 de agosto

El día 14 de agosto fue escogido por el movimiento estudiantil para homenajear a los mártires estudiantiles por recordarse el asesinato de Líber Arce, que se produjo en el año 1968. Fue el primer asesinato durante la represión estudiantil vivida bajo el gobierno del presidente colorado Jorge Pacheco Areco.

Todavía en democracia, el gobierno de Pacheco inició un giro autoritario en la conducción del Estado que estuvo marcado por el incremento de la represión bajo la aplicación de medidas prontas de seguridad.

La deriva autoritaria concluyó en el golpe de Estado del 27 de junio de 1973, momento en el que el también colorado Juan María Bordaberry resolvió la disolución de las cámaras del Poder Legislativo, dando comienzo a la dictadura cívico militar que asoló al país entre esa fecha y el 1º de marzo de 1985.

A la muerte de Líber Arce la siguieron los asesinatos de Hugo de los Santos, Hebert Nieto, Íbero Gutiérrez, Santiago Rodríguez Muela, Julio Spósito, Ramón Peré, Walter Medina, Joaquín Klüver y Nibia Sabalsagaray.

A partir del golpe de Estado, la detención a estudiantes detenidos, víctimas de tortura y persecución, se multiplicó por miles.

También podría gustarte
4 Comentarios
  1. juan romano dice
    Me alegra mucho esto que esta pasando con los estudiantes.Cuando se estudia se aprende y esto nos permite discernir entre lo que es justo de lo que no lo es,y eso al poder economico dominante le enfurece y no quiere que eso suceda.QUE VIVAN LOS ESTUDIANTES.
  2. alfredo alsamendi dice
    Entre las víctimas de esa represión falta mencionar a Susana Pintos. Y sí, fueron crímenes. No se puede alegar la «teoría de los dos demonios» ni una guerra. Policías y militares dispararon contra estudiantes desarmados. Cuando cayó Líber Arce herido, la policía no permitió que fuese auxiliado; cuando recibió asistencia, ya era tarde. Y las manifestaciones no eran por Cuba ni por el comunismo ni nada foráneo: se peleaba por el aumento del boleto a los estudiantes. Los pibes que hoy tienen boleto subsidiado o gratis, deben saberlo.
  3. Felix dice
    Que vivan los estudiantes que son la levadura.. ..y memoria para los caídos y repudio para los asesinos
  4. Walter dice
    Abajo los los lacalle, sanguinetti , batlle,talvi, manini Rios, Mieres, novick todos ellos alcahuetes de los grandes empresarios que quieren que caiga el consejo de salarios para pagar lo que se les ocurra.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.