#Opinión¿Qué nos pasa?

1 369

¿Qué nos pasa como sociedad? Los grandes medios de comunicación, la gran sociedad, esa que come todos los días, la que se viste bien, la que estudia, es decir, sabe leer y escribir, esos son “los buenos ciudadanos”. Los otros, los vagos y mal entretenidos, los que no estudian ni trabajan, los que no tienen oportunidades, son los malos ciudadanos.

Atahualpa Yupanqui en coplas del Payador perseguido dice: “El que tenga sus reales hace muy bien en cuidarlos, pero si quiere aumentarlos que a la ley no se haga el sordo, que en todo puchero gordo los choclos se vuelven marlo”. Hoy con algunos hechos delictivos ocurridos en estos días, vemos a más de uno, que se arrastra queriendo defender a ladrones y reducidores, seguros estos son dueños de campos, con parientes en el Poder Legislativo, sí legisladores.

Hace tiempo que el decir estancieros, es decir empresarios, con el nombre que saltó a la luz -Oscar Dourado- el empresario dueño, según se dice de más 100 taxímetros y al que se le acusa en las redes sociales de quedarse con la propina que dejan los pasajeros de taxis en Tres Cruces, además es el Presidente de la gremial de los patrones de taxis. Pero hay otros doce vinculados al robo de ganado en el departamento de Rocha.

Todos, los 13, están vinculados al campo desde hace muchos años, como vendedores por pantalla, veterinarios o productores rurales. Es más, hay uno con vínculo en el MGAP, en la gestión del sistema de trazabilidad, lo que no queda muy claro si es o no un funcionario del Ministerio, aunque todo nos lleva a creer que no.

De lo que aquí escribimos es un hecho denunciado por dos empresarias brasileñas con campos en nuestro país, a mediados de diciembre del pasado año. Ellas tenían en pastoreo, en un campo propiedad de Eduardo Cabrera, unas 300 vacas, muchas a punto de parir.

En diciembre, cuando van a buscar las vacas están no están en el campo de pastoreo, el dueño, que es primo del diputado del Partido Nacional Alejo Umpiérrez, termina suicidándose, pues se descubre la maniobra. En Rocha algunos recuerdan el suicidio de “Villita” Saravia, ¿pues este hombre sabría mucho, o no?

Pero volvamos a lo anterior, esta gente vinculada entre sí (todos de buen pasar), con grandes vínculos políticos algunos, otros son profesionales, otros tienen estudios como para no dejarse engañar. Pero siempre hay un pero, según consta en algún lado, el empresario Luis Berruti “ya había sido investigado por el Banco Central, por el tema de documentaciones que no cumplían con las formalidades del caso y le terminan cerrando empresas, al parecer a su nombre o de terceros”.

Causa extrañeza cuando el diputado Alejo Umpiérrez dice muy suelto de cuerpo: “Conozco a muchos de los empresarios que compraron el ganado de buena fe, sin saber su origen, pues la trazabilidad no es lo mismo que la propiedad y los compradores se fijan en la trazabilidad en el momento de adquirir el ganado”. En la misma entrevista agrega que él conoce a todos esos empresarios y ninguno es militante o integrante del Partido Nacional ni tampoco de Un solo Uruguay.

En el interior los pueblos son chicos y todos se conocen, y “vaya si nos conocemos como decía un vecino”. Pues, al principio por las redes sociales se decía que el diputado estaría vinculado al hecho, pero lo negó en forma enfática, y agregó “que repudia este tipo de hechos”. La Justicia al parecer también lo descartó, pues no aparece su nombre en esa lista de 13 ciudadanos.

El 11 de enero, en el Juzgado Letrado del Chuy en presencia del Juez de feria Dr. Jorge de Grossi por el oficio 8, sentencia Número 3 dispuso la formalización con sujeción al proceso a Eduardo Bobadilla, por presunto delito de abigeato especialmente agravado en calidad de autor; a Milton Amaral por el delito de receptación (se le suspendió el proceso); Oscar Molina, por presunto delito de abigeato, especialmente agravado; a Oscar Dourado, presunto delito de receptación, Suspendido el proceso; María D. Zeballas, por el delito de receptación; María F. Perdomo, por el presunto delito de receptación; Kleiber A. Perdomo, por presunto delito de receptación; Sebastián San Martín González, por presunto delito de receptación; Yubet E. López, presunto delito de receptación; (a todos los nombrados anteriormente se suspendió el proceso). Alejandro L. Berruti; Tania K. Silvera; Jorge G. Aboi Mombelli y Sebastián Caligaris, estas últimas cuatro personas llegaron a un acuerdo reparatorio con la firma denunciante.

Todos adquirieron animales denunciados como robados a través de sus empresas ganaderas. Se pudo verificar que existieron irregularidades en la confesión de guías de propiedad y tránsito, en la colocación de caravanas que no correspondían a las características de los animales comercializados entre otras cosas.

Con la muerte de Eduardo Cabrera, el dueño del campo, se pudo saber mucho, pues si bien él fue quien colocó caravanas falsas al ganado, pero no lo llegó a remarcar. Eso era muy fácil de comprobar, aun así los inocentes compradores no comprobaron que la marca coincidiera con la guía.

En el campo todo el mundo sabe que el abigeato a gran escala es producto de ladrones bien organizados y con una gran infraestructura para la movilización de los animales. Es más los animales que se vendieron por pantalla, no solo no se controló la trazabilidad, sino que la marca del animal era tapada en forma deliberada. Eso se puede observar en el video en el que se publicitó la venta de algunos de los animales robados.

También podría gustarte
1 comentario
  1. Mario Conde dice
    Si estuviera acá el Comandante Eterno, ya lo habría resuelto todo: Exprópiese!!! Y menos Gre Gre….

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.