Programa Microcrédito Rural: herramienta financiera para el desarrollo inclusivo

1 153

El Programa Microcrédito Rural, PMR, comenzó a funcionar en el año 2004, y desde ese entonces lo instrumenta el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca a través de la Dirección General de Desarrollo Rural (MGAP/DGDR), en coordinación y articulación con la Fundación Uruguaya de Cooperación y Desarrollo Solidarios, Fundasol, y con la población integrante de los Comités de Créditos Locales.

Sus objetivos son satisfacer las necesidades financieras de corto plazo de la población rural que no tiene acceso al crédito formal por falta de garantías o ingresos no comprobables; generar organización a nivel local que defina el uso de los fondos basándose en la confianza, el conocimiento y el control social; y generar fondos locales que cubran requerimientos de las familias y de la producción a nivel local.

Desde 2004 y hasta mediados del presente añoel PMR ha otorgado 43.330 créditos por unos 721 millones de pesos. Son 14.257 las personas que accedieron a un préstamo. El 64,7% de los usuarios ha operado entre 2 y 18 veces con el programa. Un 51,53% de los créditos fueron solicitados por mujeres y 48,47% por hombres. Al cierre de febrero de 2019, la cartera activa (el dinero prestado en territorio) era de $U 56.697.462 (3.748 créditos activos), con un 97,33% de la cartera al día o con menos de 30 días de atraso.

El programa Microcrédito Rural dispone líneas de crédito dirigidas a las poblaciones menores de 5.000 habitantes, tanto para lo productivo como para las necesidades familiares y de vivienda.

Las solicitudes de crédito son analizadas por el Comité de Crédito Local, CCL, integrado por referentes sociales de la zona, que desempeñan esta tarea de forma honoraria. Los comités de crédito se reúnen con frecuencia mensual y en esa instancia se evalúan las solicitudes. Las aprobadas reciben el aval, se envían los formularios a la DGDR, donde se chequea la información y luego a Fundasol, entidad encargada de emitir los vales y hacer el desembolso del dinero. Los integrantes del Comité de Crédito Local visitan al solicitante, que deberá firmar un vale por el dinero que recibirá, para que finalmente reciba el monto de dinero pedido.

El índice de repago de los créditos supera el 97%, lo que es un indicador del compromiso de los tomadores de crédito con el Programa y de los integrantes de los comités de crédito locales. 

Los CCL son la base fundamental dela herramienta, ya que son quienes dan la garantía social necesaria para que el beneficiario acceda al Microcrédito. Estas entidades se encargan de aportar el conocimiento de la localidad, sus pobladores y las necesidades de la zona. En este sentido, deciden sobre la viabilidad de la propuesta recibida y fiscalizan la utilización del crédito; acompañan el estado de situación de los créditos activos entregados y el desarrollo del PMR; e interactúan con el Analista de Crédito Local.

Quien asume la responsabilidad como Analista de Crédito Local debe realizar la gestión de las solicitudes, y el seguimiento y cobranza de los créditos otorgados; además de promover al PMR en su área de influencia.

Para que un habitante del medio rural acceda a un microcrédito debe residir en una población de menos de 5000 habitantes, ser mayor de 18 años, y tener cédula de identidad vigente. Una vez que firme su solicitud, deberá contar con el aval del CCL. 

Los montos del crédito dependerán si son de libre disponibilidad; para potenciar emprendimientos productivos agropecuarios o no agropecuarios; o para financiar refacciones o ampliación de viviendas. La forma de pago será mensual, en tres, seis o 12 cuotas, con un interés más bajo que el de los créditos del sistema financiero convencional. Los buenos pagadores tendrán como beneficios adicionales el incremento en el monto que podrán solicitar en nuevos créditos y la rebaja en la tasa de interés.

Según fuentes de la DGDR, el funcionamiento del sistema se basa en el conocimiento local y en la confianza. Las personas interesadas en obtener este crédito deben contactarse con los comités locales.

Fundación Uruguaya de Cooperación y Desarrollo Solidarios, Fundasol, es una fundación constituida el 21 de diciembre de 1979. Obtuvo su personería jurídica el 1 de julio de 1980. Sus fundadores son instituciones del sector social de la economía, Central Lanera Uruguaya (CLU), Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR), Federación de Cooperativas de Producción del Uruguay (FCPU) y Manos del Uruguay. Asimismo, Fundasol el socia de la Sociedad Cooperativa Ecuménica de Desarrollo, OIKOCREDIT, por su sigla en inglés.

CAF renovará autoridades

El martes 13 de agosto a las 13 horas, Cooperativas Agrarias Federadas, CAF, realizará su ceremonia de cambio de autoridades. El evento será en el Plenario de Central Lanera Uruguaya, ubicado en la calle Río Negro 1495, entrepiso, en Montevideo. 

CAF es la única Federación que nuclea a las cooperativas agrarias del Uruguay y representa a más de 10.000 productores rurales, fundamentalmente de pequeña y mediana escala. Como agente económico tiene una importante gravitación en la economía del país, sobre diferentes cadenas de valor, entre ellas, ganadería, agricultura, lechería, granja y floricultura.

En el mes de julio, CAF realizó su Asamblea General Ordinaria, marco en el cual se eligieron Autoridades para el Consejo Directivo correspondiente al período 2019-2020. El próximo martes 13 de agosto, se realizará la Distribución de Cargos y la Asunción de Nuevas Autoridades entre los directivos electos en la Asamblea.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.