"Empezamos a vender algo a los comedores de la Intendencia y hace un mes empezamos con una de las cocinas del Ministerio de Defensa", dice Danilo Gómez, productor ruralProductores de Canelón Chico desarrollan exitosa experiencia cooperativa

0 741

Doce productores de la Sociedad de Fomento Rural de Canelón Chico formaron una cooperativa (Calprodec) con el propósito de vender sus productos al Estado. La Dirección General de Desarrollo Rural del MGAP los ha apoyado a través de diversas convocatorias: Proyecto de Fortalecimiento Institucional, «Más Integrados», y «Somos Producción Familiar: del campo, río y mar». Actualmente, le venden a cocinas del Ministerio de Defensa y proyectan seguir creciendo.

«Empezamos a vender algo a los comedores de la Intendencia y hace un mes empezamos con una de las cocinas del Ministerio de Defensa», dice Danilo Gómez, productor rural de la zona de Canelón Chico, directivo de la Sociedad de Fomento Rural Canelón Chico, e integrante de la cooperativa Calprodec.

La cooperativa se inició para funcionar como brazo comercial de la Sociedad de Fomento. «Hoy por hoy somos 12 cooperativistas, vendemos lo nuestro y algo de otros socios de la Fomento que no tengamos nosotros».

Producen básicamente todo lo referente a hojas: lechuga, acelga, puerro, perejil, remolacha, nabos, tomate (todas las variedades), morrones, berenjena, zapallito… y además tienen algo de zapallo, calabacín, zapallo criollo, algo de cebolla. De una cooperativa de Joanicó, consiguen manzanas y peras, porque si bien hay socios de la Fomento que las producen, al momento tenían la fruta comprometida con sus operadores habituales.

Las ventas al Estado

«Esto recién empieza. Se hizo pensando en los productores más chicos, porque acá, como en otros lugares, el que es más chico es más vulnerable: planta, saca poquita producción, la pone a la orilla de la carretera, ahí pasa el camión del comisionista y está a la suerte de que le pueda vender o no, y se le paga lo que el camionero quiere. Eso es así».

La idea que tienen es «poder vender a un precio que ellos sepan, porque sale difundido en la página del Mercado Modelo, ya saben cuánto es la operativa que pone arriba la cooperativa de porcentaje. El precio es a la vista. Y puede ayudar a los más chicos, porque los más grandes ya tienen colocación, tanto en supermercados como en ferias…»

Si bien empezaron a venderle al Estado, al momento es poco volumen, pero apuestan a seguir creciendo: «Ahora nos vamos a presentar a los llamados descentralizados, ya tenemos todos los papeles, los registros y por ley nos tienen que comprar. Más allá de que se presente una persona de afuera licitando, la ley te ampara en las compras descentralizadas, compra directa como le llaman, las organizaciones pueden vender hasta un 100% de la producción; y las compras por licitación tenemos un resguardo del 30%», explica el productor.

La Ley Nº 19.292 declara de interés general la producción familiar agropecuaria y la pesca artesanal y crea un régimen de compras estatales que beneficia a las Organizaciones Habilitadas, en tanto están conformadas mayoritariamente por productores de este tipo. El régimen consiste en la aplicación de una reserva mínima de mercado para la adquisición de bienes alimenticios.

Se establece un mecanismo de reservas mínima de mercado del 30% para las compras centralizadas y del 100% para las no centralizadas, de bienes alimenticios provenientes de Organizaciones Habilitadas, siempre que exista oferta.

Se considera Organización Habilitada a toda aquella que esté integrada por al menos 5 productores agropecuarios, de los cuales como mínimo el 70% deben ser productores familiares agropecuarios y/o pescadores artesanales. Los productores familiares agropecuarios deben ser titulares de empresas con registro activo en la Dirección General de Desarrollo Rural del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. La Organización Habilitada debe estar inscripta en el Registro Nacional de Organizaciones Habilitadas (Renaoh).

Claprodec está Registrada ante el Renaoh, tiene RUPE, cuentas en el Banco… «Todas las formalidades, que hay que hacerlas…; hoy por hoy somos habilitados como proveedores del Estado», dice el productor. Están vendiendo a una cocina del Ministerio de Defensa: «Ahí nos presentamos varias veces, ellos ya tenían un presupuesto armado y andando. Ahora ese proyecto se terminó, les quedó un bache, y nosotros estamos cubriendo ese bache y nos vamos a presentar a licitación para agarrar todo el período», explica.

Al momento venden unos 400 kilos de manzana por semana, más de 100 kilos de tomates y tomates cherry, acelga y remolacha… «Siempre se va a más. (…) Cuando nosotros entregamos la mercadería, la reciben la nutricionista y los cocineros, y han quedado asombrados de la calidad y la frescura de la mercadería, cosa que no sucedía de la manera que ellos estaban comprando, porque ellos les compraban a operadores mayoristas, que podrían tener la mercadería en cámara tres o cuatro días… Nosotros en cambio estamos entregando lunes y miércoles; los domingos y los martes de tardecita se corta todo lo que es hoja, entonces llega con una frescura óptima… Ellos no estaban acostumbrados a eso y están muy contentos», dice el productor.

Proyectos a futuro

«Estamos muy contentos y vamos a más. También tenemos pensado, en un futuro inmediato, el tema de las canastas inteligentes. Eso es algo que tiene que funcionar, para cualquier dependencia del Estado, tanto municipal, como estatal, una canasta básica de ocho o diez productos y otra más completa, a un precio real –porque hoy por hoy, si en el mercado el kilo de tomates está 50 pesos, al productor le llega a 75 o 90 pesos. El que lo va comprar le gana un 50% arriba…- Nosotros tenemos ese precio que sale en la página del Mercado Modelo, y la logística no va más de un 35%. Estamos vendiendo mercadería fresca y de una producción integrada. No es ecológica, pero sí un manejo integrado, o sea, con control de plaguicidas, respetamos todos los tiempos de espera, y con el mínimo impacto ambiental posible, porque somos muy cuidadosos en esto», concluye el productor.

Los apoyos del MGAP

Según cuenta el productor, desde la DGDR recibieron apoyo para su fortalecimiento institucional, además instrumentaron un fondo rotatorio para plantar papa, y ejecutaron y finalizaron proyectos en el marco de las convocatorias «Más Integrados» y «Somos Producción Familiar, del campo, río y mar»: «Ahora estamos transitando con las secuelas que dejó ese proyecto, como cursos para la cooperativa, el fondo rotatorio para la papa, aprendimos a cómo funcionar como cooperativa, mantuvimos reuniones con distintos asesores, tuvimos asistencia técnica y predial, todo facilitado por la DGDR». «El dinero para plantar papa fue el año pasado; no nos fue muy bien por la lluvia, la papa se puso fea, pero con ese dinero seguimos, y hoy por hoy lo tenemos como fondo rotatorio para poder enfrentar otras cosas», narró.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.