ConflictosProceso de paz en Colombia ocupa al Consejo de Seguridad

Se ofrecerá un reporte sobre la actual situación, marcada por el ataque de hace unos días contra una academia de policía en Bogotá, cuya autoría fue reclamada por el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

2 62

La marcha del proceso de paz en Colombia y la misión de verificación de la ONU en esa nación son los temas centrales que ocupan en esta jornada al Consejo de Seguridad de la ONU.

El recién nombrado jefe del equipo del organismo multilateral en Colombia, Carlos Ruiz Massieu, ofrecerá un reporte sobre la actual situación, marcada por el ataque de hace unos días contra una academia de policía en Bogotá, cuya autoría fue reclamada por el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

La reunión de este miércoles en el Consejo de Seguridad estará presidida por el canciller dominicano, Miguel Vargas, y contará con la participación del ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, y su homóloga de Indonesia, Retno Marsudi.

Estos últimos tiempos, Colombia vive un aumento de la violencia, mientras la posibilidad de diálogo con el ELN está muy lejana.

Las conversaciones mantenidas en Cuba entre la administración del entonces presidente Juan Manuel Santos y el ELN se suspendieron en agosto de 2018, y el actual mandatario colombiano anunció que no se reanudarían hasta que el ELN liberara a las víctimas de secuestros y cesará sus acciones armadas.

Tras el atentado del pasado 17 de enero de un coche bomba contra una academia de policía, Colombia solicitó a Cuba que entregara a los miembros del ELN que fueron a La Habana con motivo de las conversaciones de paz.

El gobierno de Bogotá apunta que no se considera obligado por los protocolos establecidos durante la administración de Juan Manuel Santos a proporcionar garantías de seguridad a la delegación del ELN en caso de ruptura en las conversaciones.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, afirmó que la isla caribeña sí respetará los Protocolos del Diálogo de Paz firmados entre el Gobierno y el ELN.

También Noruega, otro de los garantes de ese proceso, señala que deben cumplirse los protocolos acordados en la negociación con la guerrilla del ELN, en especial, el establecido en caso de ruptura de los diálogos.

Luego la firma del Acuerdo de Paz en Colombia en noviembre de 2016, después de unos cuatro años de diálogos en la capital cubana, el Consejo de Seguridad de la ONU dio luz verde a una misión para verificar el cese al fuego y la entrega de armas en la nación suramericana.

Al concluir esta, se aprobó una segunda misión con el fin de dar seguimiento al proceso para la reincorporación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) a la sociedad y para la implementación de medidas de protección y seguridad.

El pasado 13 de septiembre, el Consejo de Seguridad adoptó por unanimidad una resolución para extender el mandato de la Misión de Verificación de Naciones Unidas en Colombia hasta el 25 de septiembre de 2019.

Pero el secretario general de la ONU, António Guterres, en su informe de diciembre de 2016 destacó algunos temas que debía ser resueltos cuanto antes, como el asesinato de líderes sociales y activistas, y las garantías de seguridad, entre otros.

También podría gustarte
2 Comentarios
  1. alfredo alsamendi dice
    Este atentado del ELN y los múltiples asesinatos de políticos de la izquierda hacen muy difícil el cumplimiento de los tratado de paz del anterior gobierno de Colombia con la guerrilla. Encima el actual gobierno se propone «revisar» -léase anular- la mayoría de los cláusulas de los tratados. No he oído ni leído nada al respecto de la derecha uruguaya.
  2. Mario Conde dice
    Las FARC y el gobierno de Colombia están comprometidos con el proceso de paz. Nadie está anulando nada. Te parece que cincuenta años de guerra (y qué guerra!!) se arreglan sencillamente?? Llevará años, y habrá tropiezos, retrocesos y avances. Lo importante es mirar al futuro. Y las FARC están jugadas a su integración pacífica en la sociedad. Y por más que Uribe chille y se ponga histérico, hay una sociedad colombiana madura para procesar los cambios necesarios para asegurar la continuidad del proceso. No despreciar fácilmente los esfuerzos -y compromisos- de uno y otro bando.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.